Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Alicia a través del espejo de la vergüenza ajena

¿Esperabais que la segunda parte de Alicia fuera mala? Pues es peor.

Alicia en el país de las maravillas recibió palos por todas partes, quizás más de los merecidos, y quizás muchos por ser de Tim Burton. Es lo malo que tiene haber hecho un puñado de películas geniales, haber creado una estética (no tan) propia y luego enlazar una mediocridad tras otra. Su Alicia era una película floja que se alejaba innecesariamente del libro que adaptaba y que tenía una estética chillona, exagerada e histriónica que llegaba a ser molesta, pero no aburría y solo resultaba ridícula cuando aparecía Johnny Depp.

Alicia a través del espejo - Sombrerero
Quizás por tantos palos, o quizás porque Burton nunca se ha sentido cómodo con las grandes productoras, el caso es que la continuación no ha estado en sus manos. Pregunta rápida: Alicia a través del espejo, de James Bobin, ¿es mejor o peor que Alicia en el país de las maravillas, de Tim Burton? Respuesta rápida: es peor. Bobin ha dirigido fundamentalmente episodios de The MuppetsLos Teleñecos si tenéis ya una edad—, pero en vez de aportar acidez ha convertido la película en una historieta infantil. Esto, por supuesto, solo es un problema porque no lo pretende. Todo el metraje se esfuerza por tener una épica y una trascendencia que a la hora de la verdad se quedan en alguna mala serie del Disney Channel.

Hay que reconocer que Bobin se ha esforzado por mantener la coherencia estética con la anterior película, y lo ha conseguido bastante, pero eso tiene su lado negativo: Johnny Depp sigue igual de ridículo, su maquillaje sigue siendo esperpéntico y él confirma que se ha unido a la lista de actores que hacen de sí mismos. No es el Sombrerero Loco, es Johnny Depp haciendo de Johnny Depp haciendo de señor raro. Y en vez de entrañable, resulta hostiable. Por lo demás, no hay ninguna ruptura estética y eso creo que es uno de los pocos aciertos de la película. Por desgracia, hay tanta preocupación con no alejarse de Alicia en el país de las maravillas que la novela de Lewis Carrol queda reducida a mera fuente de inspiración. No hay prácticamente ningún parecido con el libro y, de hecho, estructuralmente es otra vez lo mismo que ya vimos. Así que recordad: no hay nada imposible, niños.

Alicia a través del espejo - Espejo

Por un rato juegan con las luces a uno y otro lado. Luego se les olvida.


Por otra parte, el uso de efectos especiales puede resultar abrumador. Están por todas partes, y casi toda la película se ha rodado con cromas, pero no parecen realmente tan necesarios. Es como si el equipo se hubiera encontrado con un presupuesto desmesurado y hubiera buscado la forma de gastarlo porque, eh, para una vez que lo tenemos, habrá que aprovechar. Como esas oficinas que, a final de año, se dan cuenta de que les queda un remanente y deciden comprar lo que sea, no vayan a reducirles el presupuesto del año siguiente. Una pena que a nadie se le ocurriera gastar un poco de ese dinero en un guionista. Linda Woolverton es de la casa: ha estado metida entre los guionistas de grandes películas Disney como El rey León, pero en general se ha dedicado a la explotación típica de Disney: secuelas infumables directas para el mercado de vídeo… además del guión de Maléfica.

Lo curioso es que se ha intentado vender la película como feminista. Que una producción Disney se venda así ya es como para mirarlo con atención, porque hay algo ahí que no acaba de sonar bien. En el país de los ciegos, el tuerto es rey, y ante el machismo que domina en tantas y tantas películas, el mensaje de Alicia a través del espejo puede llegar a parecer de un feminismo radical. Si te lo ha parecido, te aconsejo que hagas una seria introspección. La idea que nos vende es, ojo, que una mujer puede ser lo que quiera si de verdad se lo propone. Incluso capitana de barco. No tiene por qué ser oficinista ni casarse con alguien a quien no quiere y que, encima, es un cretino integral. Y a lo mejor puede llegar a convencer a su madre. Del resto de mujeres ya hablamos otro día. Si esto os parece feminista a estas alturas de la película, no quiero saber lo que os parece Mad Max.

Alicia a través del espejo - Tiempo

Sacha Baron Cohen es el único que parece tomarse en serio su papel.


No me entendáis mal, no estoy diciendo que me parezca mal el mensaje de la película, y entiendo que quizás sea lo más feminista que Disney puede llegar a ser. Al fin y al cabo, hay una protagonista y la historia no gira en torno a si se conseguirá casar con un príncipe o no (spoiler: siempre es que sí). Y no hace tantos años habría sido impensable. Pero en serio, tampoco queramos sobredimensionarlo.

En cualquier caso, el mayor problema que presenta Alicia a través del espejo es que resulta aburrida. Algunos ratos de Sacha Baron Cohen haciendo de Tiempo merecen la pena, igual que un puñado de escenas de Mia Wasikowska haciendo de Alicia, pero la mayor parte del metraje el espectador se revuelve incómodo en la butaca, indiferente a lo que le pase a unos personajes que deambulan por la pantalla intentando que no se note demasiado que están ahí porque les han pagado un pastizal y no porque la historia les interese lo más mínimo. Si tenéis más de cinco años, os la podéis ahorrar. Es más: ahorráosla.

 

Sinopsis

Alicia a través del espejo

Alicia, que ya es adulta, regresa al País de las Maravillas para salvar al Sombrerero Loco, que se ha vuelto... loco.

Inicia sesión y deja un comentario