Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Eso ya no es tu madre: breve historia del género Z (III)

Llegamos al final del pasado milenio con las obras de Dan O’Bannon, Wes Craven y Peter Jackson.

Historia Género Z - MiniParte 1 · Parte 2 · Parte 3 · Parte 4

 

Parte 3: El final del milenio

Acabamos el milenio Z (aunque no nuestro repaso al género) llegando a los años 90, en los que el zombi pareció quedar relegado a la serie B de la serie B de la serie B, aunque también a un nuevo mundo narrativo: el de los videojuegos.

El regreso de los muertos vivientes de Dan O’Bannon

 The Return of the Living Dead - Cartel
Las desavenencias entre los dos guionistas de La noche de los muertos vivientes se hicieron más patentes que nunca en 1985, cuando Romero estrenó Day of the Dead, escrita y dirigida por él mimo, y John Russo produjo y guionizó Return of the Living Dead para Fox Films, dejando la dirección en manos de otro (cosa que ha hecho desde entonces en toda la saga).

Si Romero opta por mantener el tono serio de la original, Russell rueda una comedia para adolescentes llena de humor negro y grueso. Veinticinco años después, la película sigue funcionando igual de bien… si el espectador tiene quince. Si ya te pilla algo más crecido, se deja ver, pero nada más.

The Return of the Living Dead - Zombi

El regreso a Barrio Sésamo de los muertos vivientes.


Lo curioso es que, mientras es Romero quien es mundialmente conocido de los dos, y mientras sus películas son estudiadas y admiradas, es esta (y sus secuelas) la que aporta la imagen típica del zombi que tiene la población no aficionada. El cadáver putrefacto que repite una y otra vez «cereeeebrooooos» («Braaaainz» en el original) y que se alimenta, precisamente, de cerebros. En la mayoría de las obras del género, los zombis no hacen ascos a ninguna parte del cuerpo. De hecho, la imagen del zombi comiendo tripas directamente de la barriga de un humano aún vivo es casi un icono. Pero en el imaginario popular los zombis verbalizan una y otra vez su ansia de comer cerebros. Y eso es debido a ésta película.

Hay otro tópico del imaginario popular sobre zombis que procede de El regreso…: su origen en un vertido químico, preferentemente de origen militar. En el film un militar conduce un camión de transporte mientras fuma marihuana, por lo que no se da cuenta de que se le cae un barril. Al día siguiente, unos chicos lo encuentran y lo abren, dejando escapar un gas de su interior. Ese gas reanimará a los muertos del cementerio vecino y provocará el apocalipsis zombi correspondiente. Aunque en los últimos años se ha abandonado la idea, en buena parte gracias a Danny Boyle y su 28 Días después, durante los quince años siguientes al estreno de El regreso… la gran mayoría de películas Z mantuvieron también la idea del origen por contaminación química.

The Return of the Living Dead - Bate

Un bate de béisbol es la mejor arma contra los zombis. Eso o una chica mona que grite y lleve tacones.


Cuando digo que el tópico se debe a El regreso de los muertos vivientes, no me refiero a que se originara en esta película. En la segunda parte de esta guía de visionado ya hablé de La invasión de los cadáveres atómicos, por ejemplo. Pero el éxito de público de la película de Russell y O’Bannon fue tal que para mucha gente se convirtió en una especie de libro de estilo de la ficción Z.

Así pues, se trata de una película floja pero absolutamente imprescindible para entender el género Z, porque ha aportado algunos de los tópicos más arraigados. Lamentablemente, es lo único que tiene. Compararla con las de Romero arroja un resultado bastante vergonzoso: Russell contó con un presupuesto mucho mayor y lo usó para hacer chistes fáciles, aderezados con una insufrible moralina ultraconservadora digna del Disney Channel.

La serpiente y el arcoiris de Wes Craven

 The Serpent and the Rainbow - Cartel
Después de cincuenta años de películas de zombis, David Ladd y Doug Claybourne, los productores de The Serpent and the Rainbow para Universal Pictures, decidieron en 1987 que ya era hora de rodar alguna de ellas en Haití. Sin embargo, su tacañería acabó provocando una revuelta de los extras y su huida a EEUU para terminarla, ya que a los haitianos nos les sentó muy bien que les pagaran 2 dólares por cuatro horas de rodaje (al menos, no cuando se enteraron de lo que pagaban por lo mismo en EEUU).

La película se supone basada en el libro homónimo de Wade Davis, y desde luego es una de las que han tratado al zombi vudú con más seriedad y cientificismo. La historia de un norteamericano que va a Haití a buscar la receta para hacer zombis, contratado por una farmacéutica, resulta la excusa ideal para hablar de la neurotoxina del veneno del pez globo (popularizando de paso las teorías de Davis). En ese sentido, la primera mitad del film mantiene una seriedad antropológica a la vez que va creando una sensación de desasosiego y de irrealidad.

The Serpent and the Rainbow - Bicha

Los ochenta y su fijación con las lucecitas.


Sin embargo, conforme la película avanza, ese tono se pierde y todo se encamina hacia el terror más previsible e incluso truculento. Resultan especialmente lamentables las escenas oníricas y las de estados de la percepción alterados por drogas, que a ratos parecen sacados de Pesadilla en Elm Street, estrenada pocos años antes por Craven.

A pesar de ello, y de una estética ochentera que por momentos resulta insufrible, la película sigue siendo de visionado obligatorio para todo aficionado al género Z. La serpiente y el arcoiris se une a las obras de Halperin y Tourneur en el podio de los mejores films de zombis tipo vudú que se han rodado. Pero en este caso, su importancia es más la de un canto del cisne, el útimo film de tipo vudú, el punto y final a una variedad que ya no parecía tener mucho sentido frente al caníbal descerebrado de Romero.

The Serpent and the Rainbow - Ataúd
Hay que fijarse muy especialmente en las escenas en las que Dennis (el protagonista) se encuentra con zombis. Estos, a diferencia de las películas anteriores, siguen teniendo una individualidad. El proceso de zombificación resulta especialmente trágico, dado que los sujetos son conscientes de morir y ser enterrados, y ven cómo luego resucitan convertidos en esclavos.

Braindead. Tu madre se ha comido a mi perro de Peter Jackson

 Braindead - Cartel español
Más que algo nuevo, Braindead (1992) es una curiosa mezcla de elementos. La producción de Wingnut Films y Avalon Fims es una película gore y, en cierto sentido, se la puede considerar canónica: tiene elementos de casquería al principio que después desaparecen, y comienza un crescendo paulatino que termina en un bloodfest absolutamente pasado de vueltas. Jackson es lo bastante listo para comprender que algo así solo puede presentarse en clave de humor, por lo que su película funciona perfectamente, a diferencia de tantos films de los ochenta. El gore no puede ser verosímil, así que no se puede pretender que funcione como obra realista. Braindead es un esperpento, en el sentido de Valle-Inclán.

Jackson crea unos zombis bastante curiosos: recuerdan, en su comportamiento y en su aspecto, a los endemoniados de Evil Dead, pero su origen es la mordedura de la rata-mono de Sumatra, es decir, una infección. Algunos son bastante inteligentes, la madre del protagonista sobre todo; otros, en cambio, son auténticos descerebrados. Cada parte del zombi es un zombi en sí misma: la persecución del protagonista por unos intestinos zombi es de lo mejor de la película. Y todos, sin excepción, están hambrientos. Muy hambrientos.

Braindead - Cortador de césped

Si no tienes bate de béisbol, un cortador de césped también puede servir.


Resulta especialmente destacable el bebé zombi, tal vez el primero de la historia (aunque no es el primer niño, no habíamos encontrado ningún bebé nacido zombi antes de esta película).

En conjunto se trata de una divertida comedia que destaca en ese erial que fue el cine de zombis durante los noventa, en abierto contraste con su boom en los videojuegos (hablamos de la década en la que aparecen Resident Evil y House of the Dead, no digo más). Y es, desde luego, la señal que indicó el camino a seguir a buena parte de las comedias Z del nuevo milenio.

Braindead - Bebé

—¿Cucú? ¡Tras!


Y con esto damos por terminado el repaso a lo más importante del género Z del segundo milenio. En la próxima y última entrega hablaremos de lo que han sido estos últimos años y terminaremos nuestro viaje por los hitos que han hecho del género zombi lo que es hoy en día.

Historia Género Z - MiniParte 1 · Parte 2 · Parte 3 · Parte 4

Inicia sesión y deja un comentario

One Response to “Eso ya no es tu madre: breve historia del género Z (III)”

  1. […] debas echar un ojo a aquellos artículos que sacamos hace unos años: Eso ya no es tu madre I, II, III y IV. Si ya sabes algo de zombis, unos mínimos, entonces estás preparado para disfrutar esta […]