Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Inside No. 9. La serie que necesitas ver.

Inside No. 9 banner

Hemos asistido al preestreno del primer episodio de la quinta temporada de Inside N0. 9 acompañados de su cocreador, Steve Pemberton.

Recientemente, el diario The Guardian hizo su lista de las mejores series de este siglo. Y ahí estaba Inside No. 9. Pero es que en otra lista parecida, pero de toda la historia, de nuevo aparecía Inside No. 9, y de hecho era la única serie que sigue emitiéndose (en la BBC en Reino Unido, en Filmin en España). Si no la conocéis (y no será porque no la hayamos recomendado veces), se compone de episodios autoconclusivos que suelen jugar con el humor, el terror y un giro que te congela la sonrisa en la boca.

Steve Pemberton, creador de Inside No. 9 junto a Reece Shearsmith , ha estado en Barcelona de la mano del festival Serielizados y ¡nosotros no podíamos perdérnoslo! Aquí puedes leer la charla.

Steve Pemberton en Serielizados haciendo bromas sobre el Brexit.

Asistimos al preestreno de la quinta temporada, que se inaugura con un capítulo que se desarrolla en el mundo del fútbol. ¿Qué podrías llegar a hacer por amor a tu equipo de fútbol? ¿cómo de lejos llegarías para conseguir que ganase? Este episodio en concreto se centra en el equipo de árbitros con sus vestidores como único escenario.

Pemberton, que acaba de ganar el BAFTA a mejor actor de comedia, nos contó que el nacimiento de la serie proviene, por un lado, de preguntarse si acaso no habíamos llegado demasiado lejos en el mundo de la televisión y las series: grandes decorados, cientos de actores, decenas de capítulos por temporada que, además, duran una hora o más, veinte localizaciones en todo el mundo… ¿Es todo eso realmente necesario para crear una gran historia? ¿para conseguir la satisfacción total y el engagement del espectador? Pemberton y Reersmith querían volver a los básicos: «nos gusta la idea de reunir a un pequeño equipo en un estudio y rodar, sin más«.¿Acaso no se puede disfrutar con series como las que veían en su infancia? Esas que solo duraban veinte minutos, con apenas decorados y un puñadito de actores. Pero con una historia redonda y perfecta. ¿No es esa la clave del entretenimiento? ¡Una gran historia y menos brilli-brillis alrededor!

Pero, al mismo tiempo, quisieron plantearse desafíos técnicos y formales. Así que con ingredientes tan aparentemente simples como pocos actores, pocos decorados (muy a menudo una sola habitación), media hora por episodio y un desafío técnico o formal en cada uno de ellos, han conseguido llevar un aire nuevo a la televisión y formar parte del olimpo de las series.

Jordi Sánchez Navarro entrevistó a Steve Pemberton.

Ah, y hay que destacar que, además, ellos dos escriben los guiones, protagonizan los capítulos y producen la serie.

Y, queridos, han conseguido pasar a la historia. Han conseguido hacernos gozar con los básicos: el contenido, la forma, la historia. Porque las historias de Inside No. 9 son brillantes, perfectas, redondas. A veces las comparamos con The Twilight Zone, porque son autoconclusivas y rozan nuestros géneros favoritos, el fantástico, el terror… A veces simplemente te sorprenden con un doble giro final que te deja boquiabierto y totalmente satisfecho, o porque técnicamente usan algún recurso que te flipa y que no has visto nunca antes tan bien usado, o simplemente porque te emociona y te hace llorar y te aterroriza al mismo tiempo.

Podemos destacar algunos episodios. Aunque en principio se pueden ver en cualquier orden, os recomendamos que no empecéis por el especial de Halloween, porque es el único que juega con elementos anteriores de la serie. Pero nosotros sí que comenzaremos por él:

El episodio especial de Halloween del año pasado, titulado Dead line, se emitió ¡en directo! Pemberton comentó que cuando se enfrentan a una historia a veces empiezan con la idea del «desafío técnico», y en este caso se trataba de hacer un episodio en directo. De manera que estudiaron dónde se iba a grabar (un estudio de Manchester) y descubrieron auténticas historias «de fantasmas» y sucesos que habían ocurrido allí en los años sesenta. ¡Pues eso había que usarlo! Así que el espectador asiste a un episodio de puro terror en el que a los actores les van ocurriendo cosas súper inquietantes, y a tu propia televisión le pasan cosas inexplicables… No es la primera vez que la serie juega con la metanarrativa, pero aquí lo llevaron hasta el extremo.

O el episodio de Navidad, el del Krampus, The Devil of Christmas, que imita a la perfección un episodio de una serie de los 70 o primeros 80: la luz, el guión, los fallos de rácord, el maquillaje, las pelucas… Todo es de la época. ¡Incluso el grano de la imagen! Con el agravante de que el supuesto director de aquel episodio lo va comentando en directo, en off, ahora en la actualidad, contando lo que ocurrió durante aquella grabación. Y acaba con un doble twist final que nos deja boquiabiertos. (La voz, la del director, es la de Derek Jacobi, para que os hagáis una idea de la calidad de los actores que aparecen en la serie).

O el episodio del zapato, Diddle Diddle Dumpling, en el que durante 25 minutos parece que se va enrocando en su propia absurdez, hasta que comprendes con horror todo el drama y la locura que encierra la obsesión del protagonista por el zapato perdido.

En la primera temporada hay un episodio que casi es una comedia de humor, en el que unos ladrones entran en una mansión de unos ricachones… Pero muchos episodios después vuelve a salir ese mismo episodio y entonces descubrimos que estábamos equivocados, nos había parecido humor, pero era de terror. Porque Inside No. 9 es una serie repleta de detalles en los que fijarse. Es un juego.

¡Uh! Karaoke

Incluso hay un episodio en el que en un karaoke, en una única y pequeña habitación, unos compañeros de oficina celebran la despedida de uno de ellos y las canciones que van cantando forman parte de los diálogos. Otro, en cambio, carece de diálogo. Otro tiene una cronología inversa…

Todos desafían tu mente, porque parten de ese previo desafío de los guionistas. Pemberton contaba que siempre, en todos los episodios, cuidan al milímetro la estructura. Ya sea el antes, durante y después del partido de fútbol (3 actos, de lo más clásico), o los 12 momentos en la vida de Christine (Navidad, su cumpleaños, Halloween, Pascua…) que retratan un personaje y sus dramas familiares aliñados con elementos de terror e incomprensión del espectador (que al final acaba llorando a lágrima viva cuando entiende el porqué de la estructura de lo que estaba viendo).

Todos los episodios buscan el disfrute y la sorpresa del espectador. Los guionistas juegan con los géneros, los mezclan (Pemberton confesaba que les encanta hacerlo) y asistes sorprendido a episodios en los que se cambia de repente de género, y lloras y pasas miedo, y ríes, y te sorprendes, o pasa todo a la vez o poco a poco.

Imagen de Diddle Diddle Dumpling

En la charla nos encontramos con Marc Pastor o Albert Monteys, y es que si eres un creador de historias no puedes hacer otra cosa que amar, quedarte boquiabierto y disfrutar como un loco con Inside No. 9 . Porque Inside No. 9 alimenta tu cerebro con la mejor ficción de los últimos tiempos.

Y, afortunadamente, las ideas parecen no habérseles acabado. Pemberton comentó que aún tienen muchas historias en el cajón: historias que no saben cómo acabar (esas son las mejores, después), ideas provenientes de sus series anteriores (Psychoville, League of Gentlemen, ambas también en Filmin). Y nosotros estamos deseando descubrirlas.

Inicia sesión y deja un comentario