Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Sitges 2013: The Bride of the Minirreseñas Strikes Again

Minirreseñas de Open Grave, All Cheerleaders Die, Big Bad Wolves, Almost Human, Big Ass Spider y Haunter.

Como ya decía David Gómez en nuestra primera recopilación de minirreseñas de Sitges 2013, es imposible abarcar la variadísima oferta del festival. Aunque solo pude estar a partir del miércoles, la cantidad de películas que querría haber visto superaba con mucho la capacidad necesaria (y el tiempo disponible) para apuntarme a todas. Pero, aparte de películas que ya hemos reseñado, como Frankenstein’s Army, o que no terminan de encajar en Fantífica, como Nos héros sont morts ce soir, aquí tenéis lo más destacado que entré a ver.

Open Grave
Dirigida por Gonzalo López Gallego y protagonizada por (el últimamente omnipresente) Sharlto Copley, Open Grave es una de las pelis a las que me habría encantado dedicar una reseña propia con todas las de la ley, pero no he podido escribirla sin revelar demasiado del argumento y, por tanto, quitarle gran parte de la gracia. Porque su premisa es la siguiente: un hombre despierta en una sima llena de cadáveres y, tras salir con la ayuda de una mujer muda, llega a una casa donde hay un reducido grupo de personas que, como él, no recuerdan ni siquiera sus nombres. ¿La matanza es culpa de alguno de ellos? ¿De todos? ¿De ninguno? ¿Esa chica es mi novia? ¿Mi hermana? ¿Qué hacen tantos cadáveres atados a árboles con alambre de espino? Con los leves toques de humor justos y un ritmo más que correcto, da gusto intentar adelantarse a la cinta y resolver los misterios antes que los protagonistas.

All Cheerleaders Die, el autorremake de la peli que Lucky McKee y Chris Sivertson rodaron a lo cutre en 2001, hay que verla en casa con los colegas y tomando unas cervezas. No es del todo un slasher, ni una peli de instituto yanqui, ni de vampiros ni de zombis, pero sí consigue ir destrozando una expectativa tras otra a medida que el metraje avanza sin perder comba. Una chica decide arruinar el último año de instituto a la animadora jefa y a su tradicional novio quarterback, pero las cosas van a torcerse a base de bien. Varias veces.

Big Bad Wolves
Big Bad Wolves me resultó un poco decepcionante, supongo que por toda la expectación que había levantado Tarantino diciendo que era bestial y porque todo el mundo la ponía por las nubes. A ver, Keshales y Papushado no firman una película mala en absoluto, pero sinceramente tampoco la veo para tanto, más allá del impecable ejercicio de estilo. El padre de una niña torturada y degollada por un asesino en serie decide vengarse del principal sospechoso aplicándole su propia medicina. Buenas actuaciones, dolor muy explícito, diálogos delirantes y un buen elenco de secundarios que lo mismo sirven para reforzar la tensión que para hacer estallar al público en carcajadas, combinación que ha valido a este cuento de «lobos y brujas pedófilos», en palabras de sus creadores, el premio a la mejor dirección del festival.

Vamos con Almost Human o, como la titulé mentalmente después de verla, La motosierra de Chéjov. Dos amigos de Seth desaparecen en misteriosas circunstancias durante una noche oscura y llena de gritos así como de cerdo distorsionado. Dos años más tarde, parece que uno de ellos, Mark, ha vuelto transformado en otra cosa que también chilla como un cerdo distorsionado. Pringosa, violentísima y con detallitos muy divertidos —atentos al intento de transformación de la novia del malo y la resolución final—, Almost Human de Joe Begos es una de las pelis bestias imprescindibles de este año.

Big Ass Spider
Big Ass Spider, por su parte, no pierde el tiempo generando tensión ni explicando demasiado las motivaciones de sus personajes. Con una sinopsis que viene a ser: «Una araña gigante escapa de un laboratorio militar y un exterminador de plagas y su sidekick, al que llama «mi Robin mexicano», deberán salvar la ciudad de Los Ángeles», ¿para qué? Rápida, cachonda y gamberra, Mike Mendez carga buena parte del peso cómico en Greg Grunberg (el madero telépata de Heroes) para una película de bichos muy disfrutable.

Y para nuestra última minirreseña de Sitges 2013, tiene la palabra la gran Laura Fernández:

También tuvimos la oportunidad de degustar (terroríficamente hablando) lo último de Vincenzo Natali, el celebrado director de aquella pieza de cámara misteriosamente críptica llamada Cube. ¿Su título? Haunter, sí, Encantada, o la versión fantasma de Atrapado en el tiempo: la historia de una quinceañera que está harta de vivir una y otra vez el mismo día. Día que coincide con la víspera de su fiesta de cumpleaños. Lo curioso es que ella es la única de su familia que se ha dado cuenta de tan peculiar fenómeno y, por si esto (ver una y otra vez el mismo capítulo de Se ha escrito un crimen antes de meterse en la cama) no fuera suficiente tortura, no tardará en descubrir que la causa es decididamente aterradora. Natali ha vuelto a hacerlo. Al excelentemente caracterizado elenco (encabezado por una Abigail Breslin ya convertida en la nueva Neve Campbell), que es el punto fuerte de su filmografía —no olvidemos al par de científicos locos de Splice, sin duda lo mejor de su último paso por Sitges—, se suma en este caso una historia que bebe lo justo del absurdo (o la señora Muerte llamando por teléfono) pero que inevitablemente se encomienda a un insulso (por utilizado en exceso) misterio de fondo que empobrece las muchas virtudes de una película, por otro lado, impecable, original y con un estilo ya marca de la casa. Porque si algo tiene Natali es estilo. Y cada vez más.

Inicia sesión y deja un comentario