Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Anacleto: Agente secreto, humor y barbaridades de vieja escuela

Anacleto: agente secreto es una comedia realmente divertida. ¿Qué más queréis?

Si el otro día decía que el gran problema de 4 Fantásticos era que aburría, con Anacleto: agente secreto pasa justo lo contrario. Se le perdonan sus defectos por su grandísima virtud: es una comedia y te hace reír. Que no es poco.

Porque la cuestión con Anacleto no es si se aparta más o menos de los cómics de Vázquez, sino si funciona como lo que se supone que es: una comedia. Y vaya si funciona. Y a juzgar por las risas de los niños, no es una cuestión generacional. Que se conozcan los cómics o no es irrelevante, porque los gags no se basan en tener unos referentes, sino que funcionan por sí mismos.

Anacleto Agente Secreto - Karate

«Tanto kárate y tanta polla.» Fenomenología del táser.


La película está construida con cuidado, presentando a los personajes, pero dando solo la información que se necesita. No importa por qué el malvado Vázquez es malvado, como no importa por qué lo es el Doctor No. James Bond es el referente que los tebeos de Vázquez parodiaban, y la película lo tiene muy bien aprendido. Y justo de ahí, del juego con el cómic y con James Bond (y con Bourne y con las películas de espías en general) sale algo que pasa desapercibido con facilidad o, peor aún, se ve como un mero chiste visual. La tecnología obsoleta, los funcionarios con la vista puesta en la jubilación, los sicarios de polígono industrial, los coches con demasiados años encima, los trastos que no funcionan, las contraseñas sacadas de otra época, de otra España que por suerte ya no está, el vocabulario ridículamente viejuno; todo es gracioso, todo hace reír porque es ridículo, pero a la vez tiene un deje de nostalgia.

Anacleto Agente Secreto - Picadora

«Dime que los embutidos con los que me cebabas no eran de carne humana.»


No una nostalgia de la España que dio a luz esos tebeos, sino una nostalgia de ese humor que reflejaban, de cuando los cómics podían tener protagonistas que fumaran y mataran malos a diestro y siniestro, aunque tuvieran que decir cosas como «sapristí» en vez de «joder». Por supuesto, si no se tiene una cierta edad es imposible que se perciba realmente esa sensación de paraíso perdido, de felicidad a pesar de todo, que la cinta transmite. Porque, a diferencia de las películas de Mortadelo y Filemón, Anacleto se inscribe en la misma linea que Yo fui a EGB: la del recuerdo edulcorado de una época que ya pasó y de la que ahora rescatamos la parte que nos gusta recordar y obviamos lo demás.

Y Javier Ruiz ha conseguido bastante bien esa sensación de que puede pasar cualquier barbaridad, tenga o no mucho sentido. El humor permite hablar de lo que sea, meter a un tipo en una picadora para hacer secallona y fuet, drogar a una familia entera o lanzar pelotas de tenis contra un niño atado. Justo como en aquellos tebeos. Y encima consigue que los actores brillen, con la excepción de Imanol Arias, que está un poco decepcionante. Estaba convencido de que se iba a comer a Quim Gutiérrez con patatas, y resulta que ha sido al revés. Arias no parece muy consciente de estar rodando una comedia, y al lado tiene a un Quim Gutiérrez en estado de gracia y a secundarios como Berto Romero, que personalmente me parece uno de los mejores humoristas que tenemos.

Anacleto Agente Secreto - Vázquez

Carlos Areces es El Malvado Vázquez.


Aunque el actor que realmente se sale, una vez más, es Carlos Areces. Este hombre parece hacerlo todo bien. Sus cómics son brillantes —si encontráis un ejemplar perdido de Vamos a contar cosas cochinas, compradlo y guardadlo en una caja fuerte—, y como músico juega a hacer el tonto y a la vez hace composiciones bastante complejas. Pero como actor es para echarle de comer aparte. Y en Anacleto da toda una lección. Con un simple cambio en la voz, o una mirada, es capaz de que el personaje sea terrorífico después de habernos hecho reír por lo ridículo durante minutos.

Anacleto Agente Secreto - Quim Gutiérrez

«¿Anacleto, agente secreto? Venga ya, eso te lo acabas de inventar.»


La película tiene algunos fallos, sí. Hay un momento en el que vuelven a estar en la sede de Correos de Barcelona sin que se sepa cómo han llegado allí. Y en algunas escenas del desierto se nota demasiado que es todo el rato el mismo sitio. Pero son fallos menores en una película que hace reír a carcajadas. Al salir, la gente repetía los chistes y comentaba los que más gracia les habían hecho. Y de eso se trataba, ¿no?

 

Sinopsis

Anacleto: Agente secreto

Adolfo es un tipo anodino, que está desperdiciando su vida. Cuando el temible Vázquez escape de prisión e intente vengarse de su padre, el agente secreto Anacleto, su vida dará un giro. Si es que consigue mantenerla.

Inicia sesión y deja un comentario