Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Arrow, segunda temporada. Ahora sí: superhéroes

Los malos regresan a Starling City.

Arrow comenzaba su emisión en el canal estadounidense The CW el pasado 10 de octubre de 2012. La serie nacía con la idea de revitalizar al personaje de DC Flecha Verde, que recordemos había tenido un peso importante en las últimas temporadas de Smallville —serie completamente independiente a esta, ojo—, y su primera temporada trajo consigo algunas decepciones: los flashbacks de Oliver Queen en la isla en la que recibió su entrenamiento y el innecesario esquema procedimental suponían un lastre para una serie que podría haber dado mucho más de sí. La segunda temporada solventa gran parte de estos problemas y ha conseguido convertir Arrow en un producto realmente entretenido de ver, con sus altibajos, como todo, pero satisfactorio en términos generales. La ciudad de Starling City acaba de sufrir uno de los peores envites de su historia. Entre los escombros, Oliver Queen (Stephen Amell) como el enmascarado Arrow intenta mantener el orden en una ciudad agonizante. La candidatura para alcalde de Sebastian Blood y la vuelta e implicación directa de Deathstroke, uno de los peores enemigos de su pasado, serán las mayores adversidades a las que tendrá que enfrentarse para salvar Starling.

Arrow: Legacies

«Necesito unas mallas, Oliver, unas mallas»

Uno de los grandes aciertos de esta temporada es la trama principal. El arco iniciado por la primera temporada el año pasado acabó como acabó, dejando la puerta abierta a nuevas oportunidades para los personajes y con algunos cabos sueltos interesantes de los que tirar en el futuro. Y eso es lo que se ha hecho este año. Con Starling City al borde del colapso y con Arrow sin ataduras absurdas propias de una serie mucho más procedimental, los guionistas han tenido manga ancha para crear un arco argumental que se desarrolla durante los 23 capítulos que dura la temporada, que termina (todo lo que puede terminar una trama en una serie, claro) y que deja buen sabor de boca y con ganas de ver hacia dónde marchará la serie en las temporadas sucesivas. Quizá sea un poco agridulce comprobar lo poco que ha evolucionado el personaje principal en esta temporada, al contrario de lo que ocurría en la anterior, pero tampoco le vayamos a pedir peras al olmo: Arrow es una serie simplona con malos muy malos de convicciones absurdas y buenos muy buenos con la misión de salvar al mundo. Superhéroes en su forma más clásica. Y bien que lo hace. Hay que partir de la base de que la serie no nos va a cambiar la vida y a partir de ahí, dejarse llevar y disfrutar de un espectáculo de tortas e intriga. Destacar sobre todo la labor de Manu Bennet encarnando al personaje de Deathstroke, que se convierte por méritos propios en el gran villano de la temporada, dejando en un segundo plano a Sebastian Blood/Hermano Sangre (Kevin Alejandro), que ha quedado un tanto desaprovechado.

El trío de protagonistas sigue estando a la altura de los acontecimientos, aunque quizá en esta temporada se eche un poco de menos a John Diggle (David Ramsey), que se pierde y tiene poco que decir entre tanto personaje con superpoderes. Por el contrario, Felicity Smoak (Emily Bett Rickards) sigue ganándose el corazoncito de los espectadores y seguirá protagonizando muchos de los momentos más divertidos de la temporada, al mismo tiempo que se sigue dando cancha a sus desvaríos amorosos. Aparte del trío protagonista, en esta segunda temporada tenemos la llegada de Sara Lance/Canario Negro (Caity Lotz). Lotz como actriz deja muchísimo que desear y no consigue que el personaje se haga querer ni que los espectadores esperen ansiosos su aparición. Aun así, funciona bastante bien en la serie que Arrow cuente con un compañero durante gran parte de los capítulos y el personaje le da algo de trasfondo a la familia Lance y a los flashbacks de la isla, que se seguirán sucediendo a lo largo de todos los capítulos, aunque tendrán algo menos de peso argumental. Roy Harper (Colton Haynes) sigue ganando protagonismo en esta temporada. Se nota de lejos que los guionistas de la serie tienen grandes planes para el personaje y han ido montándolo muy poco a poco a lo largo de estos dos años de serie. El resultado gusta, y es bastante probable que sea en la tercera temporada donde veamos brillar a Roy por primera vez. Veremos en qué queda.

Canario Negro, la máscara no le salva la cara de palo

Canario Negro, la máscara no le salva la cara de palo

Dos de los capítulos más destacados de la temporada son aquellos en los que aparece Barry Allen (Grant Gustin) y que sirven como precuela para la próxima serie del personaje The Flash, que la cadena estrenará el próximo otoño. The scientist y Three ghosts, capítulos octavo y noveno de esta segunda temporada, funcionan como origen para el personaje en el nuevo universo que DC está creando en televisión. Tienen un tono mucho más ligero, que, suponemos, irá en la línea del de la nueva serie. Es curioso ver como Gustin consigue que haya tan buena química entre su personaje y el resto de protagonistas de Arrow, y una pena en cierto sentido que no se convierta en un regular de la serie de la Flecha. Pero Flash no es el único cameo con el que pueden disfrutar los aficionados al universo DC durante esta segunda temporada: el Escuadrón Suicida y Amanda Palmer harán su aparición en más de un capítulo y tendrán relevancia en la recta final de la temporada. Y también hay cameos de Nyssa al Gul, Dollmaker y hasta de Harley Quinn. Para todos los gustos.

La segunda temporada de Arrow ha confirmado que, a pesar de los tumbos que dio la serie durante la primera, The CW quiere hacer una serie de superhéroes, y eso es siempre de agradecer. Hay acción, héroes, villanos, cameos, guiños y ganas de hacer las cosas bien. Hay en camino una serie que parte como proyecto derivado, pero que tiene todas las de convertirse en algo grande por sus propios medios. Y sobre todo, hay carisma, buen rollo y respeto por el material original en el que nace todo el universo de los personajes. El próximo otoño —probablemente en octubre, que es cuando se ha estrenado años anteriores— volverán Arrow y The Flash cogidas de la mano, y esperemos que nos traigan grandes historias de superhéroes con las que seguir disfrutando.

 

Sinopsis

Arrow, 2ª temporada

Después del colapso de Starling City, Arrow sigue con su cruzada para defender la ciudad de los villanos que la asolan. Acompañado de Canario Negro y de algunas caras nuevas, se volverá a enfrentar a las consecuencias de las elecciones que tomó en su pasado y verá como estas vuelven a cambiar su vida por completo.

Seguir: Arrow | The CW | The Flash

Inicia sesión y deja un comentario