Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Capitán América: El soldado de invierno

Ya hemos visto Capitán América: El soldado de invierno. Y está bien, pero tampoco es para tanto.

Nunca me ha gustado el Capitán América. Ni cuando era pequeño y cualquier cosa dibujada me fascinaba. De hecho, fui a ver Capitán América: El primer vengador por puro completismo: veo cualquier peli de superhéroes. La sorpresa que me llevé con aquella película tan sólida, y con la construcción tan creíble de un personaje a priori tan poco verosímil, es lo que me ha llevado al cine a ver la segunda. Bueno, eso y que todo el mundo repetía una y otra vez que «es la mejor peli de superhéroes que se ha hecho». Que lo decís ya de todas las pelis de superhéroes que hacen, cansinos.

Quizás si no hubiera habido ese hype mis expectativas habrían sido menores y ahora estaría más feliz y cantaría las glorias del capi y loaría a sus directores. Pero la verdad es que la película no es para tanto. Es una buena película, sí. Y tiene grandes aciertos, sí. Pero no es esa maravilla del cine que muchos han dicho.

Capitán América 2 - Destacada
Quizás su principal virtud sea recuperar el concepto de individuo desplazado del tiempo. El final de la primera parte prometía más en ese sentido (al fin y al cabo, Rogers es un tipo nacido antes de la II Guerra Mundial), pero sus intervenciones en Los vengadores se han centrado más en estúpidos piques con Iron Man. Aquí, por fin, Rogers es un hombre que no consigue situarse por más que lo intente, que no puede tener una relación porque las mujeres le parecen otra especie, que lleva una libretita en la que anota todo lo que le recomiendan ver, leer, escuchar, de los últimos sesenta años; es un hombre que visita el Smithsonian para ver una retrospectiva sobre sí mismo y regodearse en su soledad. Un hombre, en definitiva, que va en una Harley porque es un vínculo con su mundo y una forma de intentar acercarse a este.

Capitán América - Harley

El Capi va en una Herley. ¿En qué, si no?


Por suerte, esta vez los secundarios están más desarrollados. Nick Furia sigue siendo un auténtico hijo de su madre, pero ahora está matizado, tiene un pasado, no es un estereotipo. Y la Viuda Negra ya no es solo un cuerpo espectacular embutido en cuero y repartiendo patadas (aunque tiene sus momentos), sino que es un personaje mucho más complejo, con escenas en las que deja entrever quién es en realidad. El diálogo con el Capi en el coche robado es, en ese sentido, de lo mejor de la película: ella es también un ser de otra época, de un mundo que ya no existe, y ha aprendido a adaptarse a los nuevos tiempos. No es lo que el Capi quiere, pero por un lado ahora sabe que no está tan solo ni es tan único como creía, y por otro lado sabe que es posible adaptarse, hacerse a la nueva época. A partir de esa escena, Rogers está más feliz. Sigue siendo él mismo, pero a la vez ha cambiado.

Pero el gran acierto, por encima de todo lo demás, para mí es haber optado por una película de espías más que por una de superhéroes. Que lo es, con hostias como panes, el escudo lanzado una y otra vez, luchas y más luchas y todo lo que queráis. Pero, por encima de todo, es una película de espionaje. Con intrigas, secretos, compartimentación de información, malos ladinos y esbirros muy fuertes pero no tan listos. Y con infiltrados, muchos infiltrados.

brutos

Los malos tienen cara de ser realmente inteligentes.


¿Las pegas? La principal es que se hace algo larga. Igual que pasaba con la primera parte, el tercio final de la película se desinfla, queda alargado y le falta tensión. Aun así, sigue siendo una buena película, pero no vayáis con las expectativas que a mi me habían creado, porque tampoco es eso.

Sinopsis

Capitán América: El soldado de invierno

Tras los devastadores acontecimientos acaecidos en Nueva York con Los Vengadores, Capitán América. El Soldado de Invierno de Marvel nos cuenta cómo Steve Rogers, alias el Capitán América, vive tranquilamente en Washington, D.C. intentando adaptarse al mundo moderno. Pero cuando atacan a un colega de S.H.I.E.L.D., Steve se ve envuelto en una trama de intrigas que amenaza con poner en peligro al mundo. El Capitán América une fuerzas con la Viuda Negra y lucha por sacar a la luz una conspiración cada vez mayor mientras hace frente a asesinos profesionales enviados para silenciarle. Cuando por fin se revela la magnitud de la malvada trama, el Capitán América y la Viuda Negra van a contar con la ayuda de un nuevo aliado, el Halcón. Pero deberán enfrentarse a un enemigo inesperado y extraordinario: el Soldado de Invierno.

Inicia sesión y deja un comentario