Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

El regreso de Mary Poppins: irreal como la vida misma

Mary Poppins banner

El regreso de Mary Poppins mantiene todo el espíritu de la original

Hacer una continuación de una obra tan icónica como Mary Poppins es siempre un riesgo, y los fans han estado desasosegados desde que Disney confirmó el proyecto. Afortunadamente, El regreso de Mary Poppins es una respetuosa secuela que mantiene el espíritu de la original y que ha tratado el material con cariño, cuidando todos los detalles. De hecho, ya en los créditos lo dejan claro: el logo de Disney se sitúa en el Londres de los años 30, con el Big Ben y Tower Bridge, y Mary Poppins saliendo volando de la ventana del castillo, porque no hay detalle demasiado pequeño para esta película.

mary poppins baila

Por supuesto, se trata de un musical. De hecho, puede que lo sea demasiado, ya que algunas de las canciones están casi pegadas a las otras y se agradecerían unos minutos más convencionales entre ellas. Claro que también debo reconocer que el musical no es mi género favorito. Sea como fuere, las canciones evitan el desagradable sabor a musical -esos temas que suenan a Broadway y podrían estar en realidad en cualquier obra- y tienen su propia personalidad. El trabajo que han hecho Marc Shaiman y Scott William con la banda sonora es casi perfecto, y solo se echa en falta algún tema estrella que se pueda convertir en un estándar que todo el mundo conozca y cante.

La película arranca con Jack, el farolero, cantando una canción mientras va apagando las luces de gas, porque llega el día. Se trata de una buena metáfora de lo que vamos a ver: Mary Poppins regresa al Londres de la Gran Depresión para iluminar las vidas de los Banks, y las nuestras, porque El regreso de Mary Poppins es un recordatorio de lo que era la magia del cine clásico: magia, música, color, alegría y emoción.

mary poppins baja

Visualmente, la película es una maravilla y merece ser vista varias veces para intentar disfrutarla del todo. El uso de los colores y de la fotografía, y la composición preciosista, con una cámara que está siempre colocada en el mejor lugar posible, convierten a El regreso de Mary Poppins en un espectáculo visual que nos lleva directamente al Disney más clásico. Y es que Rob Marshall se ha permitido hacer todos los cambios que ha considerado necesarios, pero manteniendo siempre el espíritu de la original. Supongo que eso es lo mejor que se puede decir de esta película: uno sale del cine con la sensación de haber visto Mary Poppins.

Y luego están las interpretaciones, claro. Brillantes y carismáticas hasta decir basta. Emily Blunt está simplemente perfecta y, aunque a algunos les duela, supera a Julie Andrews como encarnación de la niñera mágica. Tiene tanta fuerza que se habría comido al resto del reparto si estos no hubieran estado también enormes. Entre ellos hay que destacar a Lin-Manuel Miranda, actor curtido en el off-Broadway y que se siente en el musical como pez en el agua. Su papel como Jake recuerda, claro, al de Dick Van Dyke como deshollinador en la original, es a la vez agradecido y complicado, y Miranda consigue ser adorable sin ser empalagoso.

Mary Poppins miranda

El cariño hacia la película original está por todas partes, pero llega al paroxismo con los dos cameos de lujo: Angela Lansbury y Dick Van Dyke, ambos con número musical propio. Esa nostalgia omnipresente es el principal factor para atrapar al público adulto, además de, obviamente, los espectaculares números musicales. Porque no debemos olvidar que se trata de una película infantil, con tramas de demasiado complicadas y un desenlace bastante previsible. Rob Marshall fue también el director de Chicago, pero sería un gran error esperar una película adulta u oscura y cínica: Mary Poppins es optimismo y alegría, y nunca puede ser de otra forma.

En resumen, El regreso de Mary Poppins es una de las gandes sorpresas del año, y no solo está muy por encima de lo que nos podíamos haber temido, sino que es una de las mejores películas del año. Al menos, en lo que a cine infantil se refiere.

Sinopsis

El regreso de Mary Poppins

Durante la Gran Depresión, Mary Poppins regresa a Londres para ver qué ha sido de sus queridos Michael y Jane Banks, que ya han formado sus propias familias, pero que requieren de un poco de su magia para redescubrir el auténtico sabor de la vida.

Seguir: Disney | Mary Poppins

Inicia sesión y deja un comentario

One Response to “El regreso de Mary Poppins: irreal como la vida misma”

  1. […] actor principal por su papel de Freddie Mercury en Bohemian Rapsody, y el cero que se ha llevado El regreso de Mary Poppins. Aquí debajo os dejamos la lista completa, con el ganador destacado en […]