Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

En llamas y otras formas de perder el tiempo

Diez motivos por los que Los Juegos del Hambre: En llamas es un auténtico tostón.

Pensaba empezar esta reseña diciendo que me aburrí en el cine, pero no sería sincero. La verdad es que me aburrí mucho. Y mirando el reloj vi que no había estado tanto en el cine (dos horas y cuarto: hace tiempo que cualquier película dura eso), pero se me hizo realmente largo. Me he dado un par de días para pensarlo fríamente, y he llegado a una conclusión en forma de decálogo. Me aburrí porque:

1. No conseguí creerme a ninguno de los actores. Algunos no parece que sean capaces de mucho más que de poner la misma cara toda la película (especialmente Jennifer Lawrence, que arrastra la expresión del cartel durante las dos horas), y otros hacen lo que pueden con sus papeles.

Cartel de «En llamas».

Hola, soy Jennifer Lawrence y esta es la única cara que sé poner.


2. El guión consta de personajes inverosímiles y de estereotipos. Porque una cosa es que Lawrence o Josh Hutcherson tengan interpretaciones dignas de un Razzie, y otra ver a Donald Sutherland sufriendo por sacar una interpretación creíble de un papel que parece escrito en un taller de escritura para principiantes. Casi esperabas que, en algún momento, lanzara una risa malévola al grito de «¡qué malo soy!». Aun así, en varios momentos lo logra. Cosas de ser un pedazo de actor.

3. Demasiadas cosas. La historia del triangulo amoroso, la de la conspiración para la rebelión, la de las revueltas, la de la gira de promoción, la de los juegos… Demasiadas cosas y todas con el mismo nivel de importancia. Resultado: a ratos me agobié, a ratos me daba exactamente igual todo.

4. ¡Que se mueran ya! No hay ni un solo personaje que no deseara en algún momento que muriera. Empatía cero. Van pasando cosas que, se supone, uno debería ver sufriendo por ellos, pero nada. ¿Ha muerto fulanito? Pues vale. ¿A Menganita están a punto de matarla? Pues que lo hagan ya de una vez y santas pascuas. Bueno, de acuerdo: reconozco que Jenna Malone (Johanna Mason) me cayó bien. Pero es porque es tan borde con todo el mundo como lo habría sido yo.

Johana Mason en «En llamas»

Johana Mason es el único personaje creíble. ¡Y tiene un hacha!


5. ¿Ritmo? ¿Qué ritmo? De una película en la que pasan tantas cosas uno esperaría un ritmo frenético. No me habría importado un ritmo pausado. Pero lo triste es que no se han decidido. Hay varias escenas en que se les va de las manos. En el tren intentan dar ese ritmo pausado mediante secuencias de pocos planos, de larga duración, movimientos de cámara suaves y otros recursos. Paradójicamente, la escena avanza a trompicones y me dejó la sensación de que no la habían explotado. En cambio, la mayoría de escenas durante los juegos se hacen lentas. La persecución de la niebla se supone que es uno de los momentos de máxima tensión de la película, y en cambio me descubrí mirando el reloj.

6. El triangulo amoroso es ridículo. Por si alguien no recordaba de la primera parte que Katniss (Lawrence) no estaba enamorada de Peeta (Hutcherson) y le había dejado bien claro que no lo estaría nunca, nos lo explicitan tres veces. Tres. No sea que no lo pillemos. Katniss quiere a Gale (Hemsworth), que debe aparecer unos cinco minutos en toda la película. Pero, ¡oh! Katniss se va a enamorar perdidamente de Peeta. Y es que los juegos lo magnifican todo, como la casa de Gran Hermano. Bueno, vale, ya habían estado en los juegos en la primera parte y Katniss no se enamoró de Peeta, pero es que esta es otra película. Así que ahora nos lo tenemos que creer. Total, si nos creemos que ella está enamorada de Gale (cuestión de fe: el pobre muchacho solo aparece un puñado de veces y en todas se comporta como un cretino) y, lo más difícil, si nos creemos que ellos están enamorados de ella, con ese carácter y tratándolos como los trata; pues entonces no nos costará creernos ese cambio. Ni el final.

¿En llamas o Crepúsculo?

Crepúsculo. Digo, En llamas.


7. Las incoherencias. Tú no has visto nada. Ella es una superestrella, pero el jefe de seguridad de su zona no la conoce. Es difícil explicar esto sin hacer spoilers, pero digamos que hay varios aspectos importantes de la seguridad que tienen fallos justo donde interesa. Fallos inverosímiles. Pero, sobre todo, fallos que no se dan siempre.

8. Diez negritos. Si habéis leído esa novela de Agatha Christie sabréis la sensación de estafa que se puede sentir si, en los últimos cinco minutos de una película, te introducen elementos fundamentales que no estaban antes, o te hacen una revelación que, simplemente, contradice lo que te habían dicho durante los anteriores 140 minutos de metraje. Pues aquí pasa. Y de manera tan chusca que ni siquiera sorprende.

9. ¿Me lo estás diciendo en serio? Hay un puñado de momentos en los que se dice algo que va a resultar importante más adelante. Es evidente, siempre. Tan evidente que esperas que haya gato encerrado. Cuando, un rato después, vuelve a decirse (lo hacen con al menos tres cosas distintas), aún sospechas más. Pero no: lo repiten tanto porque el espectador es tonto. Lo sabe cualquier productor de Hollywood. Hay que decírselo todo y varias veces. No sea que no lo entienda.

10. Eso no es un final. Me parece estupendo que sea una trilogía y que tenga que venir aún la tercera parte. Pero la escena final de la película no es que no resuelva la historia, es que parece cortada. Como si hubieran eliminado un par de minutos de diálogo, o algo. Una desagradable sensación de coitus interruptus.

En resumen: debería haber entrado a ver Carrie.

Sinopsis

Los Juegos del Hambre: En llamas

La victoria de Katniss y Peeta en los juegos ha provocado disturbios en los distritos de Panem, por lo que el Capitolio quiere eliminarlos. Pero primero quiere que dejen de ser un símbolo para los rebeldes. Para ello les obliga a participar en los 75.º Juegos del Hambre.

Inicia sesión y deja un comentario

3 Responses to “En llamas y otras formas de perder el tiempo”

  1. Eleazar Eleazar dice:

    He tenido la misma sensación en la mayoría de los apartados, salí de la película decepcionado por las expectativas que tenía. Desconozco si en el libro tiene la misma línea, espero que no porque sino tendría una lectura muy pesada. Solo espero que la tercera película lo arregle todo, porque no me gustaría volver a gastar dinero para ver algo similar a la segunda. Le doy un 6 sobre 10, la historia es interesante, solo que ahora no han sabido sacarle el jugo.

    • Sergi Viciana Sergi Viciana dice:

      Me alegra que estés de acuerdo. La mayoría de los que la han visto me dicen que les ha gustado mucho. Claro, que la mayoría la ven desde el libro. Una película que necesitas haber leído el libro para disfrutarla no es una buena película, creo yo.

  2. Ramon dice:

    Pues si la verdad es que si te lees el libro, y asi la peli se aclara mucho. Tengo que decir que le faltaron cosa muy importantes y que la pelicula no deja clara o no muestra se que no se puede todo, pero que le darian sentido a la peli y al personaje de Katniss es el acoso a la que la somete el presidente todo el tiempo y que en la pelicula paresce mas un mafioso que el precidente que se ve en el libro.