Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Extant, primera temporada

Spielberg y Halle Berry no han logrado mantener el interés durante 13 episodios.

El pasado 7 de julio se estrenaba en el canal CBS estadounidense Extant, la enésima serie de televisión producida por Spielberg. En esta ocasión se habían armado bien para la batalla: Halle Berry como protagonista interpretando a una astronauta, ciencia ficción, presupuesto decente, androides y una premisa que prometía. ¿En qué queda todo después de los trece capítulos que componen la primera —y es bastante probable que última— temporada?

Todo parecía indicar que la serie iba por el buen camino: Extant nos lleva a un futuro cercano en el que la humanidad sigue desarrollando el programa espacial y la robótica ha tenido avances realmente interesantes. Molly Woods (Halle Berry), una astronauta de la Agencia Estatal de Exploración Espacial, parte en una misión en solitario de 13 meses y al volver al planeta descubre que se encuentra embarazada de unos pocos meses, lo que es imposible si lleva sola en el espacio más de un año.

Extant - Hale Berry

La trama espacial mola


En la Tierra, su marido John Woods (Goran Visnjic) es ingeniero de robótica y se dedica a mejorar las capacidades de los humánicos, androides con inteligencia artificial creados por él mismo con los que pretende demostrar que los humanos y las máquinas pueden vivir en armonía. Ethan Wood (Pierce Gagnon), el hijo de la pareja, es uno de estos humánicos con el que pretenden suplir la imposibilidad de tener descendencia, aunque la sociedad y la propia Molly, atormentada por traumas de su pasado, quizá no estén del todo preparados para compartir su vida con una inteligencia artificial.

¡Robots, extraterrestres, terroristas! ¡Tenemos de todo, señora!

Hay que reconocer que la serie empieza bien, bastante bien, y los primeros episodios consiguen mantener nuestro interés con el misterio del embarazo de Molly y la conspiración que tiene que ir desentrañando. Los miembros de la pareja protagonista funcionan bien por separado, pero la química entre Halle Berry y Goran Visnjic es casi inexistente y no convence, justo lo contrario de lo que ocurre con el hijo androide. Pierce Gagnon borda su papel de autómata y hay muchas escenas que rezuman malrrollismo puro y duro gracias a la cara inexpresiva que es capaz de poner. Además, hacia el final los sentimientos empiezan a aflorar en el androide y Gagnon también realiza una actuación muy creíble. Esperamos sinceramente que Spielberg haya tomado nota y se apunte el nombre del chico para sus próximos proyectos.

Y aparte, tenemos a Hideki Yasumoto (Hiroyuki Sanada), que no es que lo haga demasiado mal, es que lleva haciendo el mismo papel desde que apareció por primera vez en Perdidos hace más de un lustro. Que este señor salga en pantalla es ya un spoiler de por sí: sabemos que no va a tramar nada bueno.

Extant - Claqueta
Uno de los grandes problemas de Extant es que intenta seguir dos tramas en paralelo, la de los humánicos y la de los extraterrestres. Encajan al final, pero ya es demasiado tarde para recuperar a los espectadores después de tanto divagar. No es que ninguna de ellas sea mala de por sí —obviando que son un cúmulo de clichés que no aportan nada nuevo—, sino que son completamente independientes hasta el tramo final de la serie, y prolongar tanto esa situación es pedir un salto de fe demasiado grande.

La serie empieza bien, pero llega un momento en el que todo se empieza a desmoronar poco a poco. Las escenas de Molly sola en la nave, teniendo alucinaciones misteriosas que no se sabe por dónde van a salir, dan paso a persecuciones en la Tierra, un intento de ataque terrorista metido en la trama con calzador y algún que otro desaguisado más. Por si fuera poco, cuando se descubre todo el pastel de la temporada y quién está metido en el ajo, la protagonista asume un papel de «no sin mi hija» que no viene a cuento y a partir de ahí la historia se va desarrollando entre sinsentidos hasta desembocar en un final apresurado que, sinceramente, aun así podría haber sido mucho peor. De ahí el pequeño repunte de la serie en los últimos episodios.

Hiroyuki Sanada

Este señor me quiere sonar de algo, pero no caigo…

 

Conclusiones

A la serie hay que concederle que la mayor parte de los flecos de la trama quedan bien atados y se deja muy poco a la imaginación de los espectadores, y eso hoy en día es muy de agradecer. Su creador Mickey Fisher ha comentado que de momento desconoce si la serie tendrá segunda temporada. El final es cerrado, pero deja en el aire algunos elementos para continuar la historia en caso de que la serie salga renovada. La CBS ya tuvo problemas durante su emisión y tuvieron que adelantar el final de la primera temporada una semana para que no coincidiera con la avalancha de estrenos de la tercera semana de septiembre, lo que dio lugar a dos episodios dobles cerca del final de la temporada. Uno de ellos terroríficamente aburrido, avisamos.

Extant - Traje de astronauta molón
Es cierto que la serie tiene momentos entretenidos y se deja ver, pero no hay nada, absolutamente nada original que nos haga levantarnos del sofá con las manos en la cabeza. Extant es un refrito de todos esos clichés de la ciencia ficción en los que estáis pensando, un refrito que parece todavía menos original después de haber habido series como Helix en la parrilla hace no demasiado tiempo, y para colmo también con Sanada interpretando a Sanada interpretando a Sanada. ¿Merece la pena verla? Tiene momentos un poco tontos y los capítulos antes del desenlace se pueden hacer algo pesados, pero no deja de ser un entretenimiento válido si se quiere ver una serie de ciencia ficción sin demasiadas pretensiones.

¿Buscan eso los aficionados más acérrimos del género? No, pero ya sabemos que en el audiovisual la ciencia ficción es un género válido y superventas, con todo lo que ello implica.

Sinopsis

Extant, primera temporada

Molly Woods, una astronauta de la Agencia Internacional de Exploración Espacial embarca de una misión de trece meses en solitario a bordo de la estación espacial Seraphim. Al regresar a casa junto a su marido John, un ingeniero de robótica que ha creado al hijo de ambos llamado Ethan, descubre que se encuentra embarazada sin motivo alguno y empieza a buscar respuestas.

Inicia sesión y deja un comentario