Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Gravity, o cómo usar el 3D

Gravity

Muy buen uso del 3D en una película que, aun no siendo para tanto, sí es recomendable ir a ver al cine.

No me gusta el 3D. Será porque llevo gafas, y ponerme otras encima es molesto y llega a dar dolor de cabeza. O porque no me gusta que me timen, y estoy harto de pagar más por ver películas que en 2D funcionan exactamente igual de bien. Así que, cuando todo el mundo me decía que Gravity la tenía que ver en 3D, no pude evitar un profundo escepticismo.

Pues bien, por una vez y sin que sirva de precedente, me voy a sumar al coro de voces: hay que verla en 3D. Cuarón no ha rodado una película en la que hayan metido un puñado de planos con objetos dirigiéndose a la cámara para justificar un 3D que solo piensa en dificultar la piratería y obligar a la gente a ir al cine. Ha hecho una obra pensada en tres dimensiones. Desde el mismo principio se puede apreciar: en el espacio no hay arriba y abajo, por lo que los personajes están en cualquier posición, y la cámara se mueve fingiendo esa misma ausencia de gravedad. Es difícil explicarlo sin las imágenes, pero el 3D en esta ocasión no consiste en cosas vieniendo hacia el espectador, sino que el mismo espectador está dentro de la película, en el espacio.

Clooney

George Clooney se sale. Como siempre.


Por otra parte, no suelo meterme en si la gente ve la película doblada o en versión original, pero en este caso sí voy a recomendar que, si se puede, se acuda al original. Es cierto que Sandra Bullock nunca será una buena actriz, y verla doblada no supone perderse gran cosa. Sin embargo, a lo largo de muchas escenas oímos al protagonista masculino a través de la radio, sin verle, y ahí sí que su interpretación es importante. Y en castellano insisten en doblar a George Clooney como cuando empezaba y hacía papeles de chico guapo sin más. Y, por si fuera poco, la voz de Houston es la del mismísimo Ed Harris. Si le recordáis en la escena final de El show de Truman hablando, no hace falta que os dé más motivos.

Bullock

Sandra Bullock hace lo que puede.


Y sin embargo…

Sin embargo, la película no es para tanto. Entendámonos: es una buena película. A ratos, incluso muy buena. Tiene algunas escenas de grandísimo cine, e ideas brillantes aquí y allá. Pero después de tres días leyendo y oyendo a todo el mundo decir que es una obra maestra, a la altura de 2001, de Blade Runner… qué queréis que os diga. No es para tanto. Es una buena película (y para los tiempos que corren eso ya es mucho), pero no cambiará la historia del cine. Ha pasado un poco como con esa gente que cada vez que ven una nueva película de superhéroes salen diciendo que es la mejor que se ha hecho.

Recomiendo mucho ir a verla, y fijarse en los detalles. En la música, en la fotografía (una obra maestra: la luz cambia a cada momento cuando están en el espacio), en las voces. Disfrutadla. Pero no vayáis esperando ver la gran película de ciencia ficción de nuestra época, porque podéis salir decepcionados.

Sinopsis

Gravity

Un accidente deja a la deriva a dos astronautas, que deberán buscar una manera de volver a la Tierra.

Inicia sesión y deja un comentario