Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Helix, primera temporada

O: El virus que vino del hielo.

Helix empezó a emitirse en el canal SyFy estadounidense el pasado 10 de enero. Venía avalada por el creador de la reinventada Battlestar Galactica, Ronald D. Moore, que actuaría en este caso como productor ejecutivo de la serie, dejando a cargo de la misma a Cameron Porsandeh, un desconocido. ¿El resultado? Lo iremos viendo poco a poco, pero en resumidas cuentas podemos decir que Helix cumple con lo que promete y se hace pesada en muy pocas ocasiones durante los trece capítulos que ha durado esta primera temporada.

La premisa de la serie no pinta nada mal y toma como escenario principal una región del Ártico, todo un punto a favor para los aficionados a La narración de Arthur Gordon Pym de Poe, Las montañas de la locura de Lovecraft o las múltiples versiones de La cosa. Un equipo de científicos del Centro de Control y Prevención de Enfermedades liderado por el doctor Allan Farragut (Billy Campbell) tiene que acudir a un laboratorio de investigación en el Ártico, en el que un extraño virus con el que trabajaban en secreto otros científicos del CCPE está empezando a causar estragos. La doctora Julia Walker (Kyra Zagorsky) y la doctora Sarah Jordan (Jordan Hayes), exmujer y posible interés amoroso actual del protagonista —sí, es una serie de la tele, ¿qué esperabais?— serán dos de sus acompañantes. En el centro se encontrarán con que Peter Farragut (Neil Napier), hermano y principal razón del divorcio del protagonista —lo dicho—, ha sido infectado por el virus y tendrán que poner toda la carne en el asador para acabar con la epidemia.

helix_01

El trío amoroso protagonista. No podía faltar


Y así da comienzo Helix. La trama baila entre las relaciones personales de los protagonistas, bastante bien llevadas en general, y la amenaza constante del virus que empieza a extenderse poco a poco por los cientos de científicos que pueblan el centro secreto. El doctor Hiroshi Hatake (Hiroyuki Sanada), científico jefe del complejo, pondrá a los protagonistas todas las trabas posibles para que no descubran la verdad que se esconde detrás del virus y de las investigaciones que llevan a cabo en el lugar. Quizá por culpa de Hatake se den algunas de las situaciones más absurdas de esta primera temporada: parece saberlo todo sobre el virus y las investigaciones, y los personajes se dan cuenta al poco de llegar, pero dejan que el japonés les vaya proporcionando la información con cuentagotas sin poner demasiadas pegas al respecto. Quitando esto, Hatake y su hijo adoptivo Daniel forman una pareja antagonista interesante durante la primera mitad de la temporada. Después la cosa se complica, para bien, y Hatake se convierte en una de las piedras angulares de la serie.

La trama tiene muchos más flecos de lo que podría parecer en un principio, aunque tampoco me gustaría desvelar demasiado. Digamos que hay bastantes personajes que saben más de lo que aparentan y que el virus es solo la punta del iceberg de algo mucho más grande —y sorprendente, la verdad— que puede gustar más o menos, pero que está bien resuelto. Además, el final de la temporada cierra muchas tramas y deja muy poco a la imaginación: el mayor misterio de la serie, que seguirá siendo explorado el año que viene, no tiene tanto que ver con el virus como podría parecer en un principio, o sí. La gracia es que no queda demasiado claro.

helix_02

«¿Que en este centro qué?»


Uno de los puntos más negativos de Helix no son sus personajes ni su trama en general, sino su escenario. No el escenario en sí, claro, que el Ártico siempre puede dar muchísimo juego, sino la manera en la que está aprovechado. Al empezar a ver una serie o película ambientada en un entorno tan hostil como este, todos esperamos que se plantee como un obstáculo natural que influya en la psicología de los personajes, pero nada más lejos de la realidad en este caso. Helix no es una serie de terror ni que profundice demasiado en este aspecto. Quizá estuviéramos apuntando demasiado alto. Helix podría haber tenido lugar en cualquier otro lugar del planeta y la cosa no habría cambiado demasiado, lo que es una pena. El centro donde tiene lugar la acción es el escenario principal y viene a plantearse como una prisión de la que los personajes no pueden escapar y en la que intentan evitar por todos los medios que el virus acabe con ellos, al mismo tiempo que tienen que investigarlo para conseguir una vacuna. ¿Que está bien? Sí. ¿Que podría haber estado mucho mejor? Pues también.

Helix_03

Hiroshi Hatake y Daniel, los antagonistas


Por lo pronto, y como os comentábamos la semana pasada, Helix ya tiene asegurado su regreso el año que viene para una segunda temporada. Está por ver lo que ocurrirá y cómo se desenvuelve la serie en un escenario completamente diferente al del Ártico. Veremos también si la serie se deja llevar por las modas y se va por unos derroteros en los que no me gustaría verla, que ya está la cosa bastante saturada con el tema. Por lo pronto, el final cumple y deja en el aire los misterios suficientes como para que la segunda temporada empiece fuerte. Veremos qué pasa. Invierno de 2015 parece que será la fecha elegida para el comienzo de la segunda temporada en SyFy.

Sinopsis

Helix, 1ª temporada

Un grupo de científicos del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Atlanta se ve en la misión de acudir a un centro de investigación de alta tecnología en el Ártico en el que se ha surgido una alarma biológica. Un extraño virus se ha empezado a contagiar entre los científicos y el personal del centro. Un virus que tiene unos efectos inesperados y cuya amenaza solo acaba de comenzar...

Seguir: Helix | Ronald D. Moore | SyFy

Inicia sesión y deja un comentario