Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Hitman: Agente 47, o cómo dormirse en una escena de acción

Hitman Agente 47 Destacada

Hitman: Agente 47 es aburrida, absurda, no tiene ritmo y solo al fan más acérrimo del videojuego le puede interesar.

Hay pocas cosas más aburridas que ver a alguien jugar a un videojuego y no poder jugar uno mismo. Hitman: agente 47 es todo lo aburrida que puede llegar a ser y más, porque no es una película: es un videojuego.

El problema está ya en la misma concepción del proyecto. Parece que nadie fuera consciente de que no estaban haciendo otro videojuego de la franquicia, sino una película. Es un medio narrativo diferente y las cosas funcionan diferente. Algunas, de hecho, no funcionan en absoluto.

Hitman disfraz

47 es EL transformista, además de asesino. Sólo así se entiende que se cambie de ropa tan rápido.

La misma introducción, con una voz en off que explica durante varios interminables minutos el origen de los agentes y quién es el tipo que va a morir en tres minutos, es como la intro de cualquier videojuego, pero después de ella no tienes el control, ni el mando, ni nada. Lo que tienes son dos horas en las que te podían haber ido dando esa información poco a poco, y no de una vez y con embudo.

Toda la película sigue, por desgracia, por el mismo camino narrativo. ¿Sabéis esos canales de YouTube en los que alguien graba la partida de su juego favorito? Pues es básicamente lo mismo. Una sucesión de escenas de acción en las que echas de menos el mando y animaciones (en carne y hueso, eso sí) en las que la historia avanza a trompicones.

Hitman

La escena del ascensor es de lo poquito que se salva a nivel visual.

La consecuencia, claro, solo puede ser una: el aburrimiento. En una de las escenas de acción que se suponen cumbre, hacia el final del film, se me cerraban los ojos. En otra de las escenas, con cámara tipo Matrix y todo, me sorprendí pensando en poner una lavadora. Y bostezando. La acción simplemente no funciona. En parte es porque lo que deberían ser guiños al jugador de la saga son escenas enteras copiadas y alargadas, y las poses chulas para la foto aquí duran diez, veinte, treinta segundos, y se vuelven ridículas.

Al final solo hay dos maneras de que una escena de acción funcione: o como un ballet, y a disfrutar de la coreografía; o de forma ultrarrealista, sucia y brutal. Hitman opta por la coreografía, pero en vez de El cascanueces parece que estemos viendo el último vídeo de alguna rubia con PitBull. Aleksander Bach, el director, se estrena con esta película y demuestra su absoluta falta de interés artístico. La cámara se coloca y se mueve sin la más mínima preocupación estética y solo en la breve escena del hotel intenta ir más allá, con un homenaje a Terminator. Por desgracia, el homenaje resulta una parodia involuntaria en la que John Smith (Zachary Quinto) repite una y otra vez «¿puedo ayudarte?» mientras la luz entra por la ventana como si hubieran puesto allí todos los focos del mundo.

Hitman

«¿Puedo ayudarte? Déjame que te ayude. ¿Te ayudo? ¿Puedo ayudarte?»

Jason Statham debe sonreír en su casa pensando que rechazó el papel de agente 47. Nosotros, pobres, nos tenemos que tragar un guión lleno de tópicos; de frases sin sentido; de McGuffins; de lógica ilógica; de gente que es tan lista que deduce las cosas porque sí (¿un mapamundi lleno de papeles pegados? Es el rosa pequeño. Vamos a Singapur); de contradicciones a juego con los errores de rácord (si se ha curado el brazo izquierdo, ¿por qué lleva la venda en el derecho?); de errores de documentación y de escenas calcadas del videojuego que aquí no funcionan. Un guión que recuerda demasiado a Terminator primero y a Terminator II después, pero que no tiene la coherencia interna de Terminator: Génesis sin su ritmo ni su gracia, y que no se aguanta por ningún lado.

Me han preguntado si es también mala en comparación con la de hace unos años, pero no la he visto, aunque ahora tenga curiosidad. Quizás lo mejor es que también la reseñe. Si queréis que lo haga, dejad vuestro comentario aquí abajo. Convencedme.

Sinopsis

Hitman: Agente 47

Hitman: Agente 47 se centra en un asesino de élite que ha sido genéticamente alterado para ser convertido en una máquina de matar perfecta, y que es conocido por los dos últimos dígitos de su código, tatuado en la nuca: «47». Su objetivo es acabar con una megacorporación que planea desvelar los secretos de su organización secreta. Para ello, forma equipo con una joven.

Inicia sesión y deja un comentario

3 Responses to “Hitman: Agente 47, o cómo dormirse en una escena de acción”

  1. Geek Furioso de la Literatura Geek Furioso de la Literatura dice:

    Ciertamente, Sergi, si te queda estómago después de esto, me gustaría que reseñaras la otra. No he visto esta (ni tengo intención, lo mío es reseñar libros malos, si puedo salvarme de las pelis lo intento), así que no puedo estar seguro de cuál es peor. Pero si recuerdo que era bastante mala. Pero creo que la fotografía era mejor, y el Hitman que sacaron era calvo de verdad, y no un tío con corte militar xD

    • Sergi Viciana Sergi Viciana dice:

      La verdad es que tengo curiosidad. Pero primero vienen El corredor del laberinto 2 y la de Amenábar. Y estrenan ya La cumbre escarlata y El marciano. Y la cartelera no da un respiro hasta el año que viene. A ver, a ver….

    • Ernest dice:

      Pues a mí la de 2007 me pareció una peli típica de James Bond: escenas de acción imposibles, diálogos justitos,, agujeros del guión del tipo de «¿Cómo ha podido…?», una especie de chica Bond (más que nunca, porque Olga Kurylenko lo fue luego de verdad en Quatum of Solace)… Vamos, no era una buena peli, pero tampoco «mala».