Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

La pirámide, un curso CCC de mitología egipcia

Si sois de los que tras leer El código Da Vinci os creíais expertos en teología, de aquí saldréis egiptólogos.

Lo primero de todo, un aviso: cuanto más cine de terror hayas visto, menos te gustará esta película. Y es que no tiene nada original, ni siquiera algo que no huela a refrito. No es que esté mal hecha pero, si ya tienes un bagaje, te queda esa desagradable sensación de haberlo visto todo ya antes. ¿Os acordáis de Las ruinas, aquella película sobre una pirámide maya en la que había plantas trepadoras devoradoras de personas? Pues en esencia es lo mismo, pero en Egipto y con otra amenaza no tan distinta que, obviamente, no diré. Y por si alguien no se da cuenta del parecido, en un momento dado hasta se ponen a hablar de los aztecas y los sacrificios humanos a sus dioses en las pirámides, sin que venga a cuento.

La pirámide - Documental

La idea de hacer un documental permite dar mucha información al espectador sin que chirríe.


La pirámide no es un found footage en sentido estricto, pero juega con ello. Un par de reporteros están haciendo un documental sobre el descubrimiento de una nueva pirámide en Egipto que podría cuestionar todo lo que sabemos de aquella civilización. Así que buena parte de lo que vemos es lo que graba el cámara, pero a menudo también lo vemos a él desde un punto de vista externo. Se agradece que no sea el enésimo found footage, que normalmente no es más que una manera cutre de ahorrar dinero (con honrosas excepciones, como la española La cueva). Aquí al menos es una manera de dar la información al espectador con algo de naturalidad, sobre todo al principio.

Por desgracia, la combinación de found footage y narración convencional pierde el sentido conforme avanza la película, y solo vuelve a tenerlo al final, cuando la visión nocturna de la cámara toma protagonismo. Sí, como en REC. Pero durante media hora simplemente se deja de usar el recurso, sin ningún tipo de justificación ni explicación. Como si hubieran empezado así sin plantearse el por qué.

La pirámide - Suelo

Ya no se hacen suelos como los de antes.


Y es que ese es el principal problema de La pirámide: que todo da sensación de hecho sobre la marcha. Especialmente el guión, que no parece haber tenido ni una sola reescritura para cuadrarlo y, en consecuencia, va dando tumbos. O a lo mejor es que ha tenido demasiadas. El caso es que los personajes no tienen un mínimo de coherencia y los pobres actores hacen lo que pueden, que tampoco es demasiado. Las discusiones entre el padre y la hija, fuertes y algo absurdas, desaparecen de repente. El cámara cobarde y miedoso decide enfrentarse a la muerte como el que decide cambiar los chicles de menta por los de hierbabuena. Si le sumamos los diálogos de cartón piedra, tendremos un combo casi inmejorable.

Casi. Porque la trama avanza obligada, a base de macguffins y sobre todo de mala suerte. Mucha. Tanta como para que el suelo se rompa después de miles de años justo cuando llegan al extremo de la habitación. No cuando la cruzan, o al entrar, o al volver, no: justo cuando están más lejos de la entrada. Suficiente mala suerte como para que a uno de ellos le caiga una piedra enorme encima, justo en la pierna. Bastante como para chocar y caer de rebote justo, justo, en el foso con lanzas. Ya sabéis, el típico foso con lanzas que las pirámides tienen… oh, wait!

La pirámide - Pinchos

Fosos con estacas, pasillos que se inundan de arena, bichos salvajes… pero tranquilos, que no pasa nada.


Claro que lo realmente desconcertante es el concepto de laberinto. Una sala de la que salen dos pasillos muy largos que resultan ser el mismo, que da una vuelta, además del pasillo por el que han llegado los protagonistas. ¡Cómo no van a perderse! Y esa puerta secreta con unas cabezas gritando en relieve que uno tiene que empujar para que se abra… ¡Una puerta que no se abre sola! ¿Adónde vamos a ir a parar?

En fin, que La pirámide es un refrito de lugares comunes sin ninguna idea detrás. Una pena, porque el principio prometía más, aunque solo fuese por la situación: Egipto en plena primavera árabe, una pirámide de tres caras y no de cuatro… Pero al final, nada. No aburre, pero está más cerca de la risa que del terror. Eso sí, no se dedica a dar sustos fáciles a base de subir el volumen y meter algo en plano de repente.

Aviso: spoiler gordo después de la foto.

Visión nocturna

¿Por qué necesitan visión nocturna si se ve perfectamente? ¿Y de dónde sale esa luz?


No deberían haber mostrado la cara de Anubis. Era mucho más terrorífico sin vérsele la cabeza, intuyéndola. La luz y el gramaje artificial no le benefician en nada. Es como en aquella película de Tourneur, Satanás, que no se veía al diablo en toda la película y al final, por fin, lo mostraban. Y era una bajona. Ahora, con los FX de la época, encima es ridículo. Con un traje de látex y bengalas. Si aun después de leer esto pensáis ir a verla, que sepáis que ver a Anubis es también una bajona.

 

Sinopsis

La pirámide

Un equipo de arqueólogos encuentra una nueva pirámide, enterrada al sur de El Cairo. Podría cambiar nuestra noción de la historia, pero para ello tendrán que salir vivos de ella.

Seguir: La pirámide | Terror

Inicia sesión y deja un comentario