Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Lucy: hostias new age

¿Os van las metáforas facilonas, las pelis de acción sin acción y las contradicciones internas? Lucy es vuestra película.

Ridícula. Toda la película se puede resumir en esa sola palabra.

La idea es que una chica (Scarlett Johansson) consigue superpoderes por una droga. Hasta aquí, nada que objetar. No es un origen más absurdo que la picadura de una araña radiactiva o la exposición a los rayos gamma. Y claro, una vez con superpoderes se dedica a… bueno, no siempre queda claro qué está haciendo. Pero es que ahora es superlista. Con carteles que te lo recuerdan, no sea que se te olvide.

lucy_01

«Hola, soy Scarlett Johansson y molo mucho. Pon el ventilador de molar, aunque estemos en un pasillo.»


De hecho, toda la película está llena de carteles de uno u otro tipo. En mitad de una escena te ponen, así como si fuera un rótulo, tres segundos de un guepardo acechando a una gacela. O de un delfín nadando. O del mismo guepardo comiéndose a la gacela. Y yo no podía evitar pensar en Drax diciendo: «¡Metáfora!» en Guardianes de la galaxia. Supongo que los animalitos debieron de parecer muy complicados, porque después lo que vemos son porcentajes. 20%. 40%. 60%. E intuyo que el espectador, al ver el porcentaje de turno, debería pensar algo tipo: «¡Uala, nen! ¡Ahora sí que lo vas a flipar!».

20%

Y bueno, hay que reconocer que un poco sí que he flipado. Pero no como se supone que debería haberlo hecho. También me reí mucho, pero tampoco es una comedia. Incluso me dieron ganas de llorar, pero tampoco es un drama. De hecho, creo que es una película de acción, pero hay más bien poca. Vamos, que ni siquiera sales del cine con la satisfacción de haber visto a Scarlett Johansson dar hostias como panes embutida en cuero, como en Los Vengadores.

Pero bueno, al menos Johansson demuestra que es una pedazo de actriz y consigue que te creas a su personaje (y si lo piensas, es verdaderamente difícil creérselo). Morgan Freeman, en cambio… bueno, debía tener que pagar unos armarios, o la hipoteca, o qué se yo. Pone cara de Morgan Freeman (sí, sabéis a qué cara me refiero) e intenta que no se le escape la risa diciendo la sarta de tonterías que tiene que decir. Pero en vez del megacientífico que se supone que es, parece una mezcla entre abuelito adorable y charlatán magufo.

Lucy_02

«¡Ay, señor! ¡Las cosas que hago por dinero!»

40%

Y el caso es que, si fuera una película palomitera, podría estar muy bien. Pero se toma en serio a sí misma y al montón de tonterías que dice. De hecho, parece que lo único que no se toma en serio es al espectador. Ni siquiera para no contradecirse. Un ejemplo: nos cuentan que el delfín es el único animal que usa más porcentaje de cerebro que nosotros, un 20%; y cuando Lucy alcanza ese porcentaje de repente tiene poderes, pero los delfines no los tienen. Otro: ella se vuelve muy lista (pero superlista, ¿eh?) y de repente sabe leer los carteles en chino. Sí, no habla chino aún, pero ya los lee. Porque es superlista, ¿sabes? Y como ya es superpoderosa, decide ponerse taconazos para ir a por los malos. Superlista. Megalista.

Pero hablemos de los malos. Son malos. Pero malos, malos, ¿eh? Gente de esa que te echa droga en el colacao y no te da las gracias cuando les abres la puerta. Y para que al espectador le quede bien claro, visten todos de traje, casi no hablan y van uno tras otro a por ella. Aunque ella (ahora que es superlista) sea una máquina de matar y tenga poderes y los haga flotar sin siquiera mirarles la cara.

Lucy_03

¿Cómo podría alguien sospechar que estos señores tan majos en realidad sean esbirros malvados?

60%

Y es que es una película para idiotas. Y no me refiero a que tengas que serlo para pasártelo bien: si consigues poner el cerebro en stand by ya vale. Me refiero a que Luc Besson toma al espectador por idiota. Por eso todo está explicadito y bien masticado, porque Lucy es superlista, pero el espectador no. El espectador es tan tonto que necesita que le expliquen todo. Si no ponen al malo manchado de sangre y con los pies metidos en un charco de sangre, el espectador podría no pillar que es un tío malo.

¿Recordáis lo que responde Peter cuando Drax dice lo de «metáfora»? Responde: «Bueno… más o menos». Pues eso, señor Besson. Eso mismo.

Sinopsis

Lucy

Lucy se ve involucrada, sin querer, en una trama de tráfico de drogas. Deberá traer a Europa un paquete en sus instestinos, pero algo saldrá mal y, de repente, desbloqueará el 90% inactivo de su cerebro.

Seguir: Luc Besson | New Age

Inicia sesión y deja un comentario