Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Men In Black International, todo desaprovechado

mib international banner

La nueva de Hombres de negro lo tiene todo, pero no sabe qué hacer con ello.

Hace años que doy clases de narrativa a adolescentes. Evidentemente, les hablo de libros sobre los que pongo ejemplos. También les hablo de películas, incluso les hago ver algunas. Estas clases me han permitido comprobar dos cosas: la primera es que las películas anteriores a 2010 son “cine antiguo”. Y la segunda es que las anteriores al 2000 entran en la misma categoría que las pinturas rupestres de Altamira. Y eso en el caso de que les suene de lo que les estoy hablando.

En Hollywood deben haberse dado cuenta de lo mismo. Siempre hemos tenido remakes o reinicios de sagas que parecían agotadas, pero cada vez son más cercanas en el tiempo a sus originales. Como anteayer queda muy lejos sólo hay que recalentar un poco las sobras y presentar el plato como recién hecho. Así podemos explicar fenómenos como Cazafantasmas o la fallida Hombres de Negro. Si te presentan una hoja de lechuga mustia y nunca has visto una lechuga fresca, la hoja mustia te parece el colmo de la lozanía. Pero hay algunos que todavía esperamos nuestra ración de ensalada. Que en Hollywood hayan acortado tanto los intervalos para resucitar sagas moribundas ha producido otro efecto. Los que vimos las originales seguimos vivos. Y cualquier comparación sale a perder. Qué más da. Ni la nueva Cazafantasmas y la nueva Hombres de Negro se dirigen a nosotros.

Sí, hemos ganado en efectos especiales de última generación, en diversidad racial y de género, pero hemos perdido en originalidad, en frescura, en mala leche y en eso tan denostado hoy día como es la incorrección política. No, hacer un mal chiste sobre sexo entre humanos y alienígenas no es ser políticamente incorrecto. Unos actores con ganas de pasárselo bien y dispuestos a reírse de sí mismos también ayudaba mucho. Y no, lanzarle un martillo a un personaje con pobres resultados tampoco es demasiado autoparódico, ¿eh, Thor? Hemos conseguido un quiero y no puedo, o peor, un puedo y no quiero.

Ver la nueva Hombres de Negro es como plantarse delante de Masterchef. Te dan los ingredientes, tienes cocineros, lo último en cacharrería y el nombre del plato. Pero a alguien se le ha olvidado darte la receta. Y así acabas cocinando algo aparente pero sin sabor. Sin guion, o con un guion que avanza a trompicones ya puedes tener una pareja de actores entre los que hay química, Chris Hemsworth y Tessa Thompson, que si te pones a dar saltos entre París, Londres, Nueva York, Marrakech y Nápoles, aparte del guion les tienes que dar una Biodramina.

Hemsworth tiene ese aire entre gamberrete y socarrón y Tessa Thompson el potencial para convertirse en una gran comediante. No aquí. No da tiempo a que sus personajes evolucionen y echamos en falta situaciones en las que salten chispas por su tensión sexual no resuelta o por la incompatibilidad de sus caracteres. Introducir un personaje secundario robaescenas como Peoncín, que en realidad a duras penas podría robarle un caramelo a un niño, da todavía más la impresión de que todo está muy desaprovechado. Y muy mal hilado. Si desde el minuto uno en una trama en la que hay un topo escondido en la agencia de los Hombres de Negro pones a un personaje que lleva tatuado en la frente “Topo aquí”, poco más puedes ofrecer en las siguientes dos horas. Falta de imaginación, de mordiente, de crítica, de humor. Sí, el diseño de producción y los efectos especiales son de primera, pero ¿y lo demás? Emma Thompson desaprovechada, Liam Neeson que pasaba por allí y que preferiría estar jugando a golf. Y Danny Elfman reciclándose a sí mismo para componer la banda sonora.

¿Tú sabes qué hago yo en esta peli?

Hombres de Negro no se decide en ningún momento entre ser una película de acción o una comedia. Y no es que hubiera que decidir, bien podría haber sido las dos cosas. Pero un ningún momento despega ni como una cosa ni como la otra y tampoco sabe mezclar los dos aspectos. Lo mismo le ocurría a Cazafantasmas. Y recordemos que en ambas teníamos a Chris Hemsworth. Por favor, que alguien lo mantenga alejado de la trilogía de Regreso al futuro, no sea que a alguien se le ocurra reiniciarla.

Sinopsis

Men In Black International

Los Hombres de negro siempre han protegido La Tierra de la escoria del universo. Ahora, se enfrentan a una amenaza como nunca antes: un topo en la organización.

Inicia sesión y deja un comentario