Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Morgan, ciencia ficción de corte clásico

Morgan - Destacada

Una historia conocida de sobra pero bien narrada a grandes rasgos.

Uno de los temas tradicionales en la ciencia ficción es el de la humanidad, la pregunta de qué nos hace humanos. Los relatos de robots de Isaac Asimov, o la película Blade Runner, por poner dos ejemplos fáciles, plantean esa pregunta. Morgan vuelve a hacerlo, y lo hace de una forma tan clásica que puede quedar pequeña a un aficionado que tenga un buen bagaje a sus espaldas.

Y es que la historia de Morgan la conoces de sobra si tienes ya una edad. Una chica creada artificialmente que un buen día la lía parda, y hay que ver qué ha pasado y por qué. Dicho así, podría ser Yo, robot perfectamente, ¿verdad? Si me apuras, podría ser incluso Frankenstein. Y ese es su problema. La revelación final —siempre hay una, claro— se puede intuir fácilmente desde los primeros minutos, y en general toda la trama es bastante previsible.

Morgan - Sangre

A ver si Morgan no va a ser tan frágil como parece…


Sin embargo, está lejos de ser una mala película. Por un lado, da una pequeña vuelta de tuerca al tema y, al hacer de Morgan una adolescente, plantea una nueva cuestión: ¿los actos de barbarie son producto de nuestra naturaleza o de nuestra situación? ¿Morgan ha matado porque es mala o porque la han llevado a ello? La película, por supuesto, no nos da la respuesta. Y no, tampoco es una pregunta nueva ni revolucionaria, pero no es la que estás esperando.

Pero el acierto principal está en otro lugar. Una historia clásica se puede contar de muchas maneras, y Luke Scott (sí, el hijo de Ridley Scott) ha decidido hacerlo con una estética y, sobre todo, un ritmo clásicos. Los planos duran mucho más de lo que es habitual hoy en día, los movimientos de cámara son suaves, los actores tienen espacio y tiempo para interpretar. Las escenas de acción son pocas y están concentradas en la parte final del metraje, porque son el desenlace de una historia, no una forma de mantener al espectador enganchado viendo fuegos artificiales. Comparadla con Londres ha caído y entenderéis a qué me refiero, si es que aún no lo habéis hecho.

Morgan - Kate Mara
Quizás sea por ese clasicismo por lo que la película empieza mucho mejor de lo que acaba. La primera mitad, con la presentación de los personajes y las relaciones que hay entre ellos es toda una sorpresa. Sin aspavientos ni verborrea innecesaria, se da la información de muchas maneras, no solo explicitándolo todo oralmente. De hecho, el personaje de Lee apenas habla y, cuando lo hace, se diría que a regañadientes; sin embargo, Kate Mara consigue que la conozcamos y que sepamos lo que está pensando sin problemas. Pero es que, además, vamos recibiendo pistas de lo que está pasando realmente sin que nos demos cuenta, y solo en un segundo visionado tomamos conciencia de la cantidad de detalles que pueblan los planos.

Los planos están mimados, los personajes perfilados al detalle, y todo es mucho mejor de lo que uno esperaba… hasta que llega el giro argumental y la película se convierte en pura convención. Los personajes, de repente, parecen de cartón piedra y tienen unas motivaciones simples hasta decir basta. Las implicaciones de sus actos dejan de formar preguntas en nuestra cabeza y se conforman con lo obvio.

Morgan - Paul Giamatti

Hola, soy Paul Giamatti y ¡esto es Jackass!


Eso sí, se mantiene el ritmo tranquilo, incluso durante la persecución en coche —¿por qué siempre tiene que haber una persecución en coche?—, y se agradece, porque uno sale del cine aún con la agradable sensación de haber visto cine del bueno, del que está hecho tomando decisiones por alguna razón. Quizás sea precisamente por eso por lo que da tanta rabia, porque la primera mitad de la película es muy grande, incluso a pesar de ser una historia ya vista mil veces.

Sinopsis

Morgan

Una consultora corporativa es enviada a un remoto lugar secreto, donde deberá investigar y evaluar un incidente mortal. Allí descubrirá que Morgan, una humana artificial, puede no ser tan inofensiva como aparenta.

Inicia sesión y deja un comentario

One Response to “Morgan, ciencia ficción de corte clásico”