Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Pixels, en época de nostalgia no todo funciona

Pixels

Pixels se basa en la nostalgia de los 80 que nos asalta últimamente, y no basta para que la película funcione.

Allá por 2010 Patrick Jean rompía internet con su cortometraje Pixels, que podéis ver aquí abajo. Tuvo tanto éxito que Adam Sandler decidió comprar los derechos para hacer una película a través de su productora, Happy Madison Productions. El éxito de crítica y público de Rompe Ralph, unido a la oleada de nostalgia ochentera que nos asola estos años, allanaron el camino de la producción, con Chris Columbus de director y Tim Herlihy de guionista.

 
Desde su estreno en EE.UU. le han llovido críticas negativas por todas partes. Bueno, en honor a la verdad, le han llovido desde antes de su estreno. En cuanto la gente se entera de que sale Adam Sandler, el hater que todos llevamos dentro emerge y se hace con el control, y lo que sin él veríamos con buenos ojos de repente nos parece lo peor. Y por muy comprensible que sea ese odio visceral hacia Adam Sandler, y aunque no tenga maldita la gracia como actor, la crítica debería intentar ser ecuánime. Rotten Tomatoes ha dicho que está entre un insulto al cine y una película de Uwe Boll y, sinceramente, eso no es cierto.

Pixels - Peter Dinklage

El pelo de Dinklage es de lo mejor de la película.


No voy a decir que Pixels sea una buena película, pero está muy lejos de Uwe Boll. A pesar de sus muchos problemas (enseguida voy con ellos), Pixels no se hace aburrida ni lenta casi en ningún momento, y aunque la trama no tiene más remedio que ser predecible, no molesta. Es una película perfecta para una calurosa tarde de verano: compra palomitas, ponte cómodo, disfruta del aire acondicionado del cine y deja que las imágenes pasen delante de ti.

¿Problemas? Unos cuantos.

1. Adam Sandler.

Yo no soy de los que le odian, porque entre todas las porquerías que ha rodado hay un joya que le redime (y creo que sin saberlo): 50 primeras citas, una película que le redime a él y al género de la comedia romántica. Pero la verdad es que Sandler es un actor terriblemente malo, inexpresivo, y su mandíbula cada día cuelga más al estilo Ben Affleck. Al ser el protagonista de Pixels, sale en algo así como el 85% de las secuencias, y la película se resiente.

Pixels - Adam Sandler y Q*Bert

Adam Sandler y Q*bert. Tremendo combo.


 

2. Q*bert.

Ni en la máquina recreativa de principios de los 80, ni en consolas en los 90: Q*bert no ha molado nunca. Y en Pixels tampoco lo hace. No es mono ni adorable, sino hostiable y repelente. Todas sus escenas hacen generar bilis, y los momentos graciosetes, como cuando aparece vestido de esmoquin, son de lo peor de la película. No sé quién tomó la decisión de incluirle, pero se ha cubierto de gloria.

3. Lo previsible y lo esperable.

No es lo mismo lo uno que lo otro. En cualquier película hay cosas que te puedes esperar. Y cuanta más experiencia como espectador tienes, más cosas te esperas y más cuesta que te sorprendan. Por eso hay tantas películas de terror que, si no te pillan de adolescente, no te funcionan. Eso no es malo en sí mismo. Lo que sí es malo es lo que resulta previsible. Porque no debería serlo. Esperable es que dos tipos que están discutiendo acaben a puñetazos; previsible es saber en el capítulo 1 que el personaje X es el malo.

Y Pixels tiene demasiadas cosas previsibles. No voy a decirlas aquí, claro, que ya sabéis que en Fantífica acostumbramos a reseñar sin spoilers, pero hay varios momentos en los que resulta molesto.

Pixels - Donkey Kong

¡Oh! ¡Donkey Kong! ¡Qué sorpresa más sorprendente e inesperada!


 

4. El machismo

Que una película tenga una ideología u otra no me suele suponer un problema —aunque reconozco que El lobo de Wall Street es una excepción y me da ganas de poner bombas y montar guillotinas: no, no todos somos así y no todos habríamos hecho lo mismo, señor Scorsese—. Pero el machismo de Pixels es tan chusco que molesta, porque no puedes obviarlo. Y lo peor es que estoy seguro de que ni se han dado cuenta.

Cuando la veáis, fijaos en el personaje de Lady Lisa. Contad las palabras que dice en toda la película. Os ahorro el trabajo, ya lo he hecho yo: cero. Su papel es ser una guerrera buenorra y luego una madre buenorra. Y aunque Violet sea una mujer de armas tomar (se supone), lo que vemos de ella es: llora y bebe porque su marido la ha dejado, tiene que ser salvada por Adam Sandler y se preocupa por los niños y su equivalente, Q*bert.

Pixels - Ashley Benson

—Hola, me llamo…
—¡Calla, que no tienes texto! Pon morritos o mueve el culo, no sé.


 

5. El humor.

Como en tantas películas de Adam Sandler, hay muchos chistes que no son graciosos. Pero… hay otros que sí. Y en la primera mitad de la película hay bastantes. En la escena inicial, que transcurre en los años ochenta, hay un montón. Y sale Dan Aykroyd. Lástima que conforme avanza se vaya haciendo más seria, más de acción y pierda el tono.

6. Demasiado generacional.

Si tienes menos de 30 años es muy probable que no te guste esta película en absoluto. Si estás más cerca de los 40, mejor. Es una película dirigida a la gente que iba a los salones recreativos en los años ochenta. Si tú no lo hacías porque, qué sé yo, por ejemplo no habías nacido, pues no te gustará. No pillarás los referentes ni la mayoría de chistes. No entenderás por qué Peter Dinklage lleva ese peinado o por qué la barba es de un color y el pelo de otro. Hay muchas películas generacionales, pero el target de esta es tan marcado que realmente es difícil disfrutarla si uno está fuera. Avisados estáis.

Así que sí, es una película flojita, que podría haber sido mucho mejor, pero que no es ni de lejos lo mala que están diciendo por ahí. Supongo que a veces hay tantas ganas de que algo sea malo que da igual lo que haya en la pantalla.

 

Sinopsis

Pixels

Sam, Will, Ludlow y Eddie salvaron el mundo miles de veces en los años ochenta... a 25 centavos la partida en los recreativos. Ahora tendrán que hacerlo de verdad, cuando unos alienígenas encuentran vídeos de maquinitas clásicas, los confunden con una declaración de guerra y deciden atacar la Tierra utilizando los videojuegos como modelos para sus asaltos.

Inicia sesión y deja un comentario