Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Regresión: tener una buena idea no basta

Lo último de Amenábar es una de las grandes decepciones de la temporada.

Los caminos del infierno están empedrados de buenas intenciones, como la historia del arte está llena de buenas ideas mal resueltas. Regresión tiene una estupenda idea en la base: creemos lo que queremos creer. Por desgracia, no basta con tener una buena idea, luego hace falta desarrollarla, y ahí es donde la película de Amenábar fracasa.

Es lenta o, mejor dicho, se hace lenta. Los carteles al inicio contando que en 1980 hubo una auténtica paranoia con las sectas satánicas son el gran error, ya que elimina la intriga de raíz. Cuando los personajes se empiezan a plantear en serio si no estará el demonio detrás de todo, ¿cómo lo va a hacer el espectador si le han dicho al principio que todo es paranoia o psicosis colectiva?

Regresión cura

La religión está detrás de todo.


Y es una auténtica lástima, porque el guión está bien construido y juega con las frases que anuncian lo que va a pasar o lo que ya es, pero sin que el espectador se de cuenta. Lo mismo que Shyamalan hace en La visita (que reseñamos por aquí) o el propio Amenábar hizo en Tesis. Una ambigüedad a lo Tourneur le habría dado mucho mejor resultado, porque por muy bien que se construya, por muy interesante que sea el cómo la realidad depende del discurso o cómo según quién es el narrador creemos unas cosas u otras, por mucho que ese «la duda de lo que podemos creer y lo que no: la realidad y el relato» sea uno de los grandes temas de nuestra época, al final la película no funciona porque no hay intriga y, sin ella, no hay tensión narrativa.

En cuanto a la interpretación, Ethan Hawke hace de Decard, el protagonista de Blade Runner. ¿Sabéis esa expresión de Harrison Ford? Sí, esa, la de la boca entreabierta. Pues Hawke también la pone continuamente. Al margen de eso, bien. No ganará un Oscar por este papel, pero es creíble y solo sufre en las escenas con Emma Watson, que se lo come con patatas. Pero a estas alturas la noticia sería que Watson lo hiciera mal, ¿no?

Ethan Hawke Regresión

Ceño algo fruncido, boca sin cerrar, cara de «todo es muy fuerte».


Entre lo más interesante está la insistencia en usar la cabeza frente al dogmatismo y la creencia ciega, porque no se limita a ponerla en el lado de la religión, sino que el psicólogo hace exactamente lo mismo. Insiste en que la terapia por regresión es ciencia una y otra vez, sin aceptar la duda sistemática que está en la base del método científico, comportándose exactamente igual que los fanáticos religiosos que critica. La equiparación está además reforzada con frecuentes planos en los que el cura (Lothaire Bluteau) está detrás de Angela (Emma Watson) o el psicólogo (David Thewliss) está detrás de Kenner (Ethan Hawke). Encarnan lo mismo y están detrás de los males de nuestra sociedad.

Regresión Psicólogo
Mención especial merece el pésimo doblaje al castellano. Empezando por la elección de las voces, que hacen que Watson parezca una señora y Hawke un chaval, cuando es justo al revés (se supone que el personaje de Watson aún tiene 17 años). Pero es que el audio en general falla. Da la impresión de que se ha eliminado totalmente el sonido original, no solo las voces, pero no se ha rellenado y queda raro, sobre todo en las escenas de exteriores. Si podéis verla en versión original, mucho mejor. No es una gran película, pero el doblaje en esta ocasión la empeora notablemente.

La película ha sido puesta a caer de un burro y, si somos sinceros, no es tan mala. Es un filme mediocre, con algunas cosas interesantes y un guión fallido, pero sin grandes pifias. Aquí tenemos experiencia con ese tipo de películas, y esto no es Hitman, Yo, Frankenstein o Hércules. Regresión es una película que enfada porque podría haber sido grande y no lo es. Pero ya, eso es todo.

 

Sinopsis

Regresión

Cuando una adolescente denuncia a su padre por abusar de ella sexualmente, la investigación revela una trama satánica que no para de crecer. El padre no recuerda nada, pero cree que es posible que lo hiciera. Las sesiones con un psicólogo confirmarán lo que todos esperan, pero,  ¿no es precisamente eso lo que todos esperan?

Inicia sesión y deja un comentario