Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Sharknado 2: El segundo, ¡no tan mala como estabais esperando!

Sharknado 2 - Destacada

La saga regresa a lo grande, con una entrega que mejora en todo a la primera. Ya, no era muy difícil.

En la reseña de la primera película de Sharknado, comentábamos que uno de los grandes errores de la cinta era lo mucho que tardaba en ponerse en situación y hacer que los protagonistas se tuvieran que enfrentar a tiburones voladores saliendo de un tornado. Bueno, pues Sharknado 2 empieza con una de estas terribles catástrofes naturales: los protagonistas se tienen que enfrentar a un sharknado en pleno vuelo de un avión comercial. Así que, por lo menos ese punto sí que han sabido solucionarlo, ¿no?

¡Tiburones voladores atacando un avión!

Sharknado 2 - Avión

Se masca la tragedia


Pues sí, hay muy poco que achacarle a los primeros quince minutos de la peli. Hay sangre, tiburones voladores, miembros amputados, una tragedia terrible dentro de un lugar del que no se puede escapar de ninguna manera… ¡hasta sale Wil Wheaton! Pero no se puede mantener ese ritmo durante noventa minutos. El viaje de los protagonistas, que obviamente salen ilesos (o casi), acaba en Nueva York, donde iban a promocionar el libro escrito por April Wexler (Tara Reid) después de la tragedia que tuvo lugar en la primera película: How to Survive a Sharknado and Other Unnatural Disasters (Cómo sobrevivir a un sharknado y a otros desastres no naturales). Pero, como era de esperar, la cosa se tuerce un poco y también allí empiezan a llover tiburones. Cosas que pasan.

Nueva York resulta ser la ciudad natal de Fin Shepard (Ian Ziering), y además de encontrarse con una antigua novia llamada Skye (Vivica A. Fox), también están su hermana Ellen Brody (Kari Wuhrer), su cuñado Martin Brody (Mark McGrath) y sus dos sobrinos Mora (Courtney Baxter) y Vaughn (Dante Palminteri) Brody, quienes, como era de esperar, pasan a formar parte del elenco de protagonistas. El sharknado no tarda en llegar a Manhattan y a partir de este momento empieza una carrera en la que Fin, que ya es todo un experto en el tema, está dispuesto a cualquier cosa por salvar a su hermana, su sobrina y su exmujer. Recorrerá media ciudad junto a su cuñado, su sobrino y un antiguo ligue para intentar reencontrarse con ellos y salvar la papeleta, como el héroe que es.

La ciudad que nunca duerme… cuando llueven tiburones

Sharknado 2 - Metro

Los peligros del metro de Nueva York


A pesar de que la película está mucho mejor equilibrada que la primera, también hay puntos negros en el desarrollo. Toda la parte de la hermana de Fin y los personajes que van con ella, se utiliza para que la tragedia tenga un punto de novedad y veamos la reacción desde el punto de vista de alguien que no se ha metido en la boca de un tiburón con una sierra mecánica. Es una idea que puede que funcionara en papel, pero en la pantalla se hace aburrida. Y eso es clave en una película como esta. También hay cosas que cantan un poco, como la manera en la que los protagonistas acaban con el sharknado, que es predecible a más no poder, y algunos personajes como los sobrinos de Fin o las amigas de la hermana, que dan un poco de vergüenza ajena.

No obstante, en las partes en las que seguimos a Fin hay escenas memorables como la del estadio de béisbol o la del metro de Nueva York, con cameo reptiliano incluido. Hay bastante buen rollo entre los personajes que acompañan al protagonista y se hace muy entretenida. Además, la cosa ha mejorado mucho a nivel técnico. Ya no tenemos esas horribles escenas de inundaciones que no pegaban ni con cola. En Sharknado 2, se nota que Anthony C. Ferrante ha hecho los deberes y también que hay muchísimo más presupuesto detrás. La calidad de los efectos especiales sigue estando por debajo de la media, pero se nota que la cosa ha mejorado muchísimo y, en general, todo queda mucho mejor en pantalla.

Sharknado 2 - Meteo

Interescualos nubosos


Y es que Sharknado 2 empieza tomarse mucho menos en serio a sí misma que la primera. Esas escenas con previsiones meteorológicas llenas de tiburones se suceden una y otra vez para anunciar la tragedia, las formas cada vez más inverosímiles en las que mueren los escualos y los personajes, las reacciones de los medios de comunicación y de las autoridades, etcétera. Lo mejor de todo esto es que no llega al exceso absurdo (bueno, un poco sí, pero no se pasa) y la película tiene un tono que consigue que destile buen rollo por los cuatro costados.

En definitiva, que Sharknado 2 es una de esas películas que parecen mucho peor de lo que son en realidad, y que la cosa no está tan mal. Hay que ser consecuentes: el guión hace aguas por todas partes y no os vais a encontrar con una obra maestra. Pero es entretenida, se ríe de sí misma (con buen hacer y moderación) y la hora y media que dura se pasa volando. Es mucho mejor de lo que esperábamos y seguro que a vosotros también os sorprende.

Y bueno, ya va siendo hora de que nos pongamos con la tercera, ¿no?

(Durante la redacción de esta reseña ningún tiburón ha resultado herido, pero en Sharknado 2 les dan candela con objetos como un bate de béisbol, una pistola aturdidora, un cartel luminoso, un cuchillo de carnicero, un horno, una pala de pizzas, un camión de bomberos, una espada bastarda, un hacha de bomberos, una sierra mecánica, una sierra de mano, unos tacones, napalm, un paraguas o el Empire State.)

Sinopsis

Sharknado 2: El segundo

Después de un accidentado viaje para llegar a Nueva York, Fin (Ian Ziering) y Alex (Tara Reid) tendrán que volver a enfrentarse a otro terrible sharknado, esta vez junto a Ellen Brody (Kari Wuhrer) y Martin Brody (Mark McGrath), la hermana y el cuñado de Fin.

Inicia sesión y deja un comentario