Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Sharknado 3: Oh Hell No!, hecha para los fans

Sharknado 3 Destacada

La tercera entrega de la saga está rodada para contentar al público que ha conseguido crearse.

Y después de haber sufrido lo nuestro con la primera Sharknado y de haber disfrutado un poco con la segunda, llegamos al estreno de la tercera, que tuvo lugar en SyFy España el pasado 23 de julio, tan solo un día después de su primer pase en Estados Unidos. Este hecho es un buen indicador que nos permite conocer hasta qué punto la saga ha ido escalando, haciéndose un hueco entre su público objetivo, incluido nuestro país: durante la noche de la emisión la etiqueta #sharknado3 llegó a ser tendencia de Twitter en España, por si quedaba alguna duda del éxito que ha tenido la saga.

Pero ¿qué vamos a encontrar en esta tercera entrega? ¿Puede una secuela ser todavía más absurda?

Salvar al presidente de EE.UU. es solo el entrante

Sharknado 3 Bandera
¿Recordáis que en la reseña de Sharknado 2 comentábamos que la saga empezaba a tomarse muy poco en serio a sí misma? Pues en esta tercera entrega la cosa llega a unas cotas de absurdismo realmente impresionantes desde los primeros segundos de la película. En Sharknado 3 han seguido con la tónica de la escena inicial de infarto que nos encontramos ya en la segunda, pero todo mucho más exagerado y catastrófico. En esta ocasión, un sharknado llega a Washington DC cuando Fin se encontraba en la Casa Blanca para recibir una condecoración por haber salvado Nueva York, pero la cosa se tuerce un poco y acaba salvando al presidente de los Estados Unidos. Y no os creáis que os hemos chafado la película, que esto ocurre en los primeros diez minutos.

Después empieza lo bueno, aunque cueste imaginárselo. En esta ocasión también tenemos a los protagonistas divididos en dos grupos: por un lado Fin, Nova y Lucas intentan llegar a Orlando por todos los medios mientras Claudia, April y su madre están de vacaciones en el parque de atracciones de la Universal en Orlando y sufren la llegada de un sharknado, al que deberán sobrevivir hasta que Fin consiga acabar con el desastre. Como habréis adivinado, la estructura es similar a la de la segunda parte, pero en esta quizá la trama en la que no seguimos a Fin sea un poco más entretenida que la de la hermana en la segunda. Un parque de atracciones siempre es un buen recurso para sacarse de la manga unas muertes muy originales y, además, los protagonistas no tardan demasiado en reencontrarse. Y atentos al pedazo de cameo, que no pensamos contaros. Un guiño muy curioso.

Por supuesto, no esperéis mucho más. Lo peor de Sharknado 3 es la sensación de que todo está forzadísimo. Las situaciones absurdas de las anteriores entregas lucían mucho más naturales, pero aquí todo parece mucho más exagerado y pensado para contentar al público que espera los chascarrillos característicos de la saga. No es que en las anteriores fuera muy diferente, pero Sharknado 3 llega a un nivel incómodo en el que sabemos que todo va a ocurrir de la manera más exagerada posible. El humor no funciona tan bien como en la segunda entrega, aunque también tiene algunos momentos memorables, claro.

Un producto creado para los aficionados de la saga

Sharknado 3 Nova
A pesar de que la película sigue teniendo ese tufillo de serie B, se nota que cada vez hay más presupuesto (y más libertad para hacer cualquier cosa que se les ocurra). A lo tonto, se ha conseguido que el público espere cosas cada vez más absurdas de la saga, y vaya si lo consigue. No hay más que ver el final de la película, en el que Fin tiene que reencontrarse con su padre (David Hasselhoff) para conseguir acabar con el desastre de los dos sharknados. ¿Habéis visto Machete Kills? Pues podría decirse que Sharknado 3 llega a esas cotas de inverosimilud y hasta las supera. Y eso es pasarse mucho. También es cierto que a estas alturas uno ya sabe a lo que va cuando se pone delante de una nueva película de Sharknado, y estos elementos son precisamente los que han catapultado la saga a su gran éxito televisivo. Así que vosotros veréis… Las risas están aseguradas, eso por descontado.

Y luego está el final. Porque la cinta no solo se toma todas las licencias que se toma, sino que además se permite el lujo de dejar el final con un cliffhanger bastante importante y preguntar a los aficionados qué quieren que ocurra con él en Sharknado 4. Y es que en efecto, el próximo verano tendremos nueva película. Está claro que la franquicia se ha convertido en toda una sensación dentro del siempre complicado mundo de las películas para la televisión, pero ¿qué les queda para sorprender en la cuarta entrega? ¿Tiburones mutantes? ¿Tiburones contra seres de otra dimensión? Es difícil de imaginar, pero no dudamos de que se les ocurra algo absurdo y divertido. Que la película sea buena ya es otra cosa. Una cosa que da un poco igual a estas alturas.

Sharknado 3 Motosierra dorada
(Durante la redacción de esta reseña ningún tiburón ha resultado herido, pero en Sharknado 3 les dan candela con objetos como una aspiradora, un premio en forma de motosierra, una espada, una pistola, una escopeta, una granada, una metralleta, un busto, una bandera americana, un cañón de iones, un coche de Nascar, el vagón de una atracción, una sierra doble, la bola del mundo de la Universal, una motosierra láser o la atmósfera de la Tierra.)

Sinopsis

Sharknado 3: Oh Hell No!

Dos sharknados se acercan a Orlando y, junto a su antigua amiga Nova, Fin tendrá que llegar a Orlando para salvar a su familia y detener de nuevo un desastre que podría convertirse en una catástrofe de proporciones inconmensurables.

Inicia sesión y deja un comentario