Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Sharknado, ¡tan mala como estabais esperando!

Sharknado Destacada

Pero hay tiburones voladores. Y los tiburones voladores siempre hacen que las cosas mejoren.

La serie B es complicada de valorar. Muy complicada de valorar. Porque claro, siempre puede salir alguien diciendo que los personajes actúan mal aposta. Que el guión no tiene sentido aposta. Que el montaje es una mierda aposta. Que los efectos especiales son cutres aposta. Y todo lo que se os pueda ocurrir. Que la cutrez se haya convertido en género da auténticos quebraderos de cabeza. Como ejemplo, tan solo hay que fijarse en la enorme cantidad de opiniones encontradas que tiene un producto como Sharknado.

Sharknado es una peli de serie B de las profundas, no en su planteamiento sino en su propio seriebeísmo. Es decir, es una de esas pelis que depende completamente de que sepamos que estamos viendo una peli de serie B. No se mantiene de ninguna otra forma. Si la vemos como una parodia de una película de desastres naturales, va a fallar. Es una parodia de las películas de parodias. Es una parodia del propio concepto de cine. Es tan paródica que la gente escribe reseñas en plan de coña para intentar comentarla. Y es mala. No hay más.

Pero vamos al meollo de la cuestión: ¿de qué va Sharknado?

¿Tornados y tiburones? ¡Tiburonados!

Sharknado Tiburones

¡Esto promete!


Sharknado empieza en la costa de Los Ángeles, en un bar de playa. Allí nuestro protagonista se pasa los días surfeando y regentando su bar mientras intenta normalizar su relación con su exmujer y su hija y continuar con su vida. Este principio de la cinta tiene un cierto aire de parodia/homenaje a Tiburón que no le sienta nada mal, vamos a reconocerlo. Empiezan a llegar tiburones a la costa, la gente se asusta mucho, hay un buen par de mordidas… Lo típico que se ve mucho en estas pelis. Hasta ahí bien, pero la cosa empieza a desbarrar muy pronto. Quizá, y solo quizá, si la película se hubiera quedado con esto y lo hubiera desarrollado medianamente bien estaríamos hablando de algo mucho más decente. Algo que no hubiera tenido ni la mitad del impacto que ha tenido Sharknado ni sus dos entregas posteriores. Así que no, está claro que es algo que no se quería hacer.

Es difícil tomarse Sharknado como una película en vez de como un cúmulo de parodias y escenas absurdas que se van sucediendo en pantalla. Y es que es muy complicado meterse en ella, en serio. Los personajes se mueven entre las localizaciones en un coche mientras intentan evitar inundaciones y tiburones a mansalva, pero cuando la cámara apunta a la calle, el agua no les llega ni a los tobillos. Hay casas que desde dentro se ven absolutamente inundadas y en el exterior el agua no entra ni por debajo de la puerta. Protagonistas que conducen desesperados intentando escapar de la horda de tiburones que asola la ciudad mientras el resto de ciudadanos circula con total normalidad. Escenas de inundaciones que parecen sacadas de YouTube e incrustadas en el metraje con cinta adhesiva. Ese tipo de cosas. Cosas la mar de normales en una película de serie B, por otra parte.

Sharknado Taburete

George, el parroquiano que con su taburete nos salva del aburrimiento.


Y luego están los personajes, que bueno… ahí están. No vamos a juzgar su capacidad interpretativa, porque tampoco es que hayan tenido que esforzarse demasiado. Pero sí que podemos decir que Ian Ziering tiene buen porte y presencia en pantalla para interpretar a Fin Shepard y llevar el protagonismo. Después están por ahí Nova Clarke (Cassie Scerbo), que lo único que hace es cargar la escopeta una y otra vez, y April Wexler (Tara Reid), que no nos la cuela en su papel de madre soltera ni de broma. Pero por suerte también hay secundarios molones como George (John Heard), que ayudan a que la cosa no sea tan terrible.

¡Todo el mundo habla de Sharknado!

Lo de los efectos especiales es algo que clama al cielo. La película se rodó en su mayor parte bajo un sol que rajaba las piedras, así que hubo que añadir posteriormente todos los efectos de agua, inundaciones y demás. Y se nota, ¿eh? Se nota todo el rato. Sharknado es una película de bajo presupuesto rodada en dieciocho días, dirigida por Anthony C. Ferrante, un tipo que ha rodado posiblemente haya rodado una de las peores adaptaciones de Hansel y Gretel, y por escrita por Thunder Levin, que ha hecho cosas como Mutant Vampire Zombies from the ‘Hood! (¡Los zombi-vampiro mutantes del barrio!).

How to Survive a Sharknado - Portada

Este libro existe. De verdad.


Pero bueno, todo esto ya lo sabíamos, ¿no? Estamos viendo Sharknado: ¿alguien esperaba que fuera buena? El gran problema de la peli es que aburre un poco. No es que no pasen cosas, sino que el verdadero clímax, lo que viene a ser el Sharknado, tarda demasiado en llegar. La película empieza pasable y termina mejor, pero se detiene demasiado en los primeros compases de la tragedia, en la inundaciones de la ciudad y en cómo el protagonista se preocupa por su familia y tiene que rescatarlos, cuando lo que realmente estamos esperando es ver a tiburones voladores sembrar el caos. Cuando Sharknado se centra en lo que se tiene que centrar, que viene a ser durante los últimos veinte minutos, la cosa mejora mucho. Todo lo que puede mejorar un producto de estas características, claro. Es entonces cuando hay helicópteros, explosiones y casquería para parar un tren. Y no nos queda otra que aplaudir. Sharknado es un producto de obligado visionado en compañía. Os vais a pasar más tiempo de la película comentado las situaciones y riéndoos con los que tenéis alrededor que viendo la película, así que elegid bien con quién vais a verla.

Si hay algo que sí que tiene Sharknado es carisma. Lo absurdo de la idea es clave para la avalancha de éxito que ha tenido la película en todo el mundo. Estamos hablando de que Sharknado 3, un telefilme, se va a estrenar casi simultáneamente en Estados Unidos y en España. Ahí es nada. En definitiva, sabéis lo que os vais a encontrar. Montad una fiesta en casa con muchos ganchitos, refrescos y cerveza y que pase lo que tenga que pasar.

Sharknado Casa Inundada

La catastrófica casa inundada pero no.


Y os avisamos de que por aquí ya nos estamos poniendo la segunda

(Durante la redacción de esta reseña ningún tiburón ha resultado herido, pero en Sharknado les dan candela con objetos como un taburete, una bombona de oxígeno, un bate de béisbol, una estantería, una escopeta, una tabla de surf, un extintor, una sierra mecánica, una pistola, una torre de alta tensión o un cartel de neón.)

Sinopsis

Sharknado

Un gran huracán golpea Los Ángeles, causando inundaciones por toda la ciudad y tornados que escupen tiburones antropófagos. El surfista y propietario de un bar en el muelle de Santa Monica Fin acude con su amigo Baz y su camarera Nova a rescatar a su exesposa April y a su hija adolescente Claudia.

Inicia sesión y deja un comentario