Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Spider-Man: Un nuevo universo. ¿Tienes algo en contra de los dibus?

Spiderman banner

Spider-Man: un nuevo universo (Into the Spider-verse en el original) es la nueva película de Spider-Man y es de dibujos animados. Vale, ya lo sabemos, se trata de un producto Marvel dirigido a un público adolescente. Muy adolescente. Y sin embargo es una pura maravilla. ¿Por qué? ¿Por qué está gustando tanto Spider-Man: un nuevo universo? ¿Cómo ha conseguido cautivar al público más viejuno, a la crítica más clasicorra y al mismo tiempo a esos preadolescentes que a priori eran su target principal?
Vamos a intentar desentrañar este misterio.

miles morales
Spider-Man: un nuevo universo cuenta la misma historia que todos conocemos: un chaval que no lo está pasando del todo bien en el instituto adquiere poderes especiales cuando le pica una araña radioactiva. La historia es la de siempre, pero Phil Lord y Christopher Miller la han escrito con una gracia especial: nos reímos (mucho) cuando vemos al pobre chaval muerto de vergüenza en la puerta del instituto cuando su padre le obliga a decirle que le quiere, cuando el pelo de la chica que le gusta se le queda pegado a las manos, cuando no le caben los pantalones porque ha crecido de un día para otro…
Y es que Phil Lord y Christopher Miller saben contar muy bien historias y darles un aire cómico. Ya nos lo habían demostrado en Lluvia de albóndigas (una película que, si no habéis visto, ya estáis tardando en ver) o en La Lego película. El humor, los giros en el momento adecuado y la evolución in crescendo de la historia están asegurados. Bueno, vale, eso es un buen punto de partida. Pero, ¿qué más? ¿Qué más nos ofrece Spider-Man: un nuevo universo?
Pues que, además, no está ambientada en el universo que tan bien conocemos de Peter Parker y compañía. Hay pequeños detalles que nos van descubriendo que el Nueva York que nos están enseñando no es el de siempre. Por ejemplo, la publicidad que vislumbramos en segundo plano es de empresas que se parecen a las que conocemos, pero no son exactamente las mismas (RedEx, por FedEx; Coca Soda en lugar de Coca Cola…). Y no es el universo de siempre porque… Spider-Man es ¡¿rubio?! Y va y ¡¡¡¿se muere al empezar la peli?!!!
Spider-Man ha muerto. Sí, hala, como en tantos cómics. Y el testigo lo tiene que recoger Miles Morales (el chaval adolescente, hispano, que lo está pasando mal en su nuevo instituto) y que cuando se abre un portal a diferentes universos paralelos (el multiverso de Spider-Man), tiene que convivir con toda esa extraña Spider-Gente procedente de mundos en los que Spider-Man es una chica, o una niñita japonesa, o un cerdo, o un hombre en blanco y negro de los años treinta o un Peter Parker (castaño) fondón y cansado de la vida.

spidergente

Spider-Man: un nuevo universo agrupa los Spider-Men (Spider-Personas, perdón) que han aparecido en diferentes universos de Spider-Man. Y aquí me vais a perdonar, porque no soy una experta y seguro que vosotros sí, pero la película recoge esos otros universos que han explorado los cómics de Spider-Man de una forma divertida, lógica y muy original.

Diferentes códigos visuales para cada Spider-Persona

Y como digo, es una gran película, no solo por la historia en sí (el contenido), sino por cómo se cuenta esa historia. Porque la forma, chicos, el continente, es per-fec-to. Cada Spider-Persona tiene sus propios códigos visuales y se van mezclando según interaccionan entre ellos. La niñita japonesa y su robot juegan con una animación propia del manga, el Spider-Man en blanco y negro es mucho más clásico y está “dibujado” con pocas líneas, el Spider-Cerdo es un típico dibujo animado que deforma los objetos, usa líneas cinéticas y sonidos descacharrantes… Y la historia se burla de esos propios códigos (“Pero ¡cómo se te mueve así la gabardina si aquí no hay viento!”).
En el universo del protagonista, Miles Morales, las tramas de la cuatricromía de los clásicos cómics impresos se notan, se ven y hacen que la animación luzca la mar de bonita. (Los redondelitos de las tintas de los cuatro colores que componían la impresión “de toda la vida”: magenta, amarillo, cian y negro). También en su universo vemos los típicos bocadillos tipo “Mientras tanto…” y la pantalla dividida en viñetas…
Pero esas viñetas son diferentes cuando aparece Spider-Cerdo, con sus onomatopeyas y sus movimientos (animación) a mayor velocidad… Y también son diferentes cuando el protagonista es nuestro Peter Parker de toda la vida.

peter porker spiderverse

¡Es el mismísimo Peter Porker!

En fin, que Spider-Man: un nuevo universo juega. Juega con los códigos que conocemos, los combina y se ríe de ellos. Y eso no es fácil. Y ellos lo han hecho y han salido airosos del desafío.
Pero ¡eso no es todo! ¡Aún hay más, amigos! La pantalla, si te fijas, juega también con todos sus recursos: está la pantalla tipo 16:9 a la que nos hemos acostumbrado, pero al principio de la película aparece una ¡pantalla vertical!, como si estuviera grabada con un móvil (cuando aparece el helado de Spider-Man). Por cierto, eso de grabar vídeos verticales, no es lo más adecuado.
Pero también hay una parte con la pantalla cuadrada (1:1) propia de los dibujos animados de Spider-Man de los años 60 y 70, que por cierto, anima los dibujos tal y como se hacía entonces: movimientos más “primitivos”, bocas que se mueven de otra forma…
Es un juego maravilloso. Un juego en el que, si te fijas en él, disfrutas como un enano. Spider-Man: un nuevo universo es meta. Muy meta.

spiderverse
Y por eso ha gustado a la crítica más clásica: porque han disfrutado de esos juegos. Y por eso también gusta a los adolescentes y a los niños: porque la historia es divertida y adictiva. Y también nos gusta a todos porque Spider-Man ahora puede ser negro, una chica, ¡o un cerdo! Porque los tiempos han cambiado, Spider-Man ha cambiado y esta película demuestra que ha sabido adaptarse a ellos. Al fin y al cabo, como bien nos dicen en la película, todos podemos ser héroes. Lo de que te pique una araña radioactiva es lo de menos. Porque Spider-Man: un nuevo universo, al contrario que muchas otras películas donde priman los efectos y la forma, no se ha olvidado de la historia y ahí debajo hay un guión de unos frikis que aman el personaje, su universo, los conocen y reverencian sus aspectos positivos y se ríen, desde el respeto, de los más inverosímiles.
El espíritu spidey está ahí, pero renovado. ¡Larga vida a Spider-Man! (a la Spider-Gente, cerdos de dibujos animados incluidos, perdón).

Sinopsis

Spider-Man: Un nuevo universo

Peter Parker, Spider-Man, ha muerto. Pero un portal dimensional hace que la Spider-gente de otros universos aparezcan en este. ¿Conseguirán entre todos evitar el fin del multiverso?

Inicia sesión y deja un comentario

2 Responses to “Spider-Man: Un nuevo universo. ¿Tienes algo en contra de los dibus?”

  1. […] de Oro, que en esta 76ª edición han dejado de lado a nuestros géneros favoritos: tan sólo Spider-Man ha conseguido un galardón, el de Mejor película de animación. Entre lo más destacado, la […]

  2. […] verán desconcertados esas reseñas que le ponen un 9. Pero todos estarán de acuerdo en que Spider-Man: Un nuevo universo le da sopas con […]