Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Toy Story 4

toy story 4 banner

Aunque es una buena película, Toy Story 4 está muy lejos de sus predecesoras.

¿Podía hacerse otra película de Toy Story con la misma calidad de las anteriores? Era difícil mantener el mismo nivel de calidad del resto de films, y Toy Story 4 es una buena película, pero no llega al mismo nivel de genialidad de sus predecesoras.

Vamos a ver por qué.

Forky
Hacer amigos… literalmente.

La historia

¿Se podía contar de nuevo la misma historia? A lo largo de tres Toy Stories hemos asistido a lo mismo presentado de diferentes maneras: los niños crecen y los juguetes son olvidados. Nos hemos emocionado con el fin de la niñez de varios personajes, hemos visto pasar juguetes de manos de un niño a otro y nos ha hecho ilusión descubrir cómo los juguetes volvían a sentirse amados y útiles… Buff, hay que reconocer que era difícil abordar los mismos temas desde otra perspectiva (que en el fondo era la misma de siempre) y con los mismos personajes: Woody, Buzz Lightgear, la vaquera Jessy, Mr y Mrs Potato, el dinosaurio Rex, Slinky el perrete…

Así que había que dar un nuevo giro a la historia.

Al principio de la película nos encontramos con un Woody que sencillamente ya no es el juguete favorito de Bonnie. Se ha cansado de él, pero no porque la niña haya crecido, sino porque prefiere entretenerse con otros juguetes.

De manera que en esta ocasión, el tema de fondo es la libertad; abandonar la zona de comfort y arriesgarse a una vida en solitario (sin dueño, sin niño) “asalvajada” y más feliz.

Aquí hay que hacer un inciso aclaratorio. En la cultura anglosajona decir “lost boys” supone unos referentes muy claros. Los “niños perdidos” son los niños del país de Nuncajamás de Peter Pan. Son niños solos, sin padres, felices, “asalvajados”. Se trata de un referente muy potente. En nuestra cultura decir “niños perdidos” más bien nos recuerda a niños perdidos en el parque y no se nos ocurre pensar en Peter Pan.

Por eso, vale la pena destacar que en la película, en inglés, se habla constantemente de “lost toys” (muy parecido a “lost boys”) y es un juego de palabras que se pierde en la traducción al castellano.

Y precisamente la idea de los “niños perdidos” (felices y asalvajados en Nuncajamás) es la misma de los “juguetes perdidos” que encuentran la felicidad viviendo de un modo “asalvajado” y sin dueños. Sin un niño que los posea, sin un Andy o una Bonnie.

muñecos de ventriloquía Toy Story 4

Betty, o el feminismo y la independencia

Ahí entra en juego Betty (la muñeca pastorcita que conocimos en otros films, la que se acompaña por tres ovejas siamesas y forma parte de una lámpara). En otras películas representaba a la perfección el papel de chica florero: la que acompaña al héroe, la chica a la que salvar, la que se queda en “casa” mientras el héroe, el Woody o Buzz Lightyear de turno, se van a vivir aventuras. A fin de cuentas, en realidad era una lámpara, no un juguete de verdad.

Ahora los tiempos han cambiado. La pastorcita femenina (con falditas) que acompañaba a modo de florero a los héroes de mediados de los 90 (Toy Story 1 es de 1995), ahora es uno de esos “juguetes perdidos”, felices, independientes, sin hogar, sin dueño y sin falditas (viste unos graciosos pololos).

Betty es una mujer de estos tiempos. Se ha adaptado. No como Woody, que sigue siendo el juguete fiel que necesita un dueño al que hacer feliz para, así, alcanzar su propia felicidad.

La inclusividad

Este nuevo Toy Story también es más inclusivo. Forky es un nuevo personaje, un nuevo juguete. Un nuevo amigo que Bonnie “hace” (con sus manos).

Forky es feo y está creado con basura. Se cree basura y no es muy listo. Pero, según avanza la historia, encuentra su propio sentido de la vida y no sólo eso: es capaz de hacer feliz a Bonnie y además se convierte en un compañero más al que todos quieren.

Por cierto, la escena que muy bien podría resumir esta película es en mi opinión la de la mano de Forky (hecha con alambre “peludo”) sobre la mano de otra muñeca, confortándola. Un simple alambre sobre una mano prácticamente humana.

Nuevos personajes

Hay que dedicar unas líneas a los nuevos personajes que aparecen en Toy Story 4.

Mis favoritos son los dos peluches de feria, Ducky y Bunnie, tan unidos que parecen siameses. La escena en la que fantasean con su destrucción del mundo es una de mis favoritas. ¡¡Crash, pum, plash!!

La desasosegante muñeca de forma humana de los años 50, Gabby, da mucho miedito y es casi tan inquietante como las marionetas de ventriloquía que la acompañan (¡esos giros de cabeza de 360 grados!).

Duke Kaboom está doblado por Keanu Reeves, que interpreta a un motorista que hace cabriolas y saltos unido a su moto… a veces.

En resumen: la franquicia Toy Story sigue funcionando, sigue emocionándonos, está bien construida, es técnicamente perfecta (¡esas texturas! ¡esa escena de lluvia con la que se abre la película!), pero no llega al nivel de las películas que la preceden. Por mucho que quieran, no se puede exprimir la vaca hasta el infinito (y más allá).

Sinopsis

Toy Story 4

Bonnie empieza la guardería y hace un nuevo amigo... literalmente. Forky está hecho con basura, y anda mal de autoestima, pero Woody entiende lo importante que Forky es para Bonnie.

Seguir: Disney | Pixar | Toy Story

Inicia sesión y deja un comentario