Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Vampire Academy, vampiros, institutos y la tragedia adolescente

Vampire Academy - Destacada

Empezamos fuerte con nuestra tanda de películas malas de este año. ¡Preparaos!

Como cada año, el resto de redactores de Fantífica hacemos de tripas corazón y nos solidarizamos un poco con nuestro Sergi repartiéndonos las peores películas de género que hayan estrenado el año anterior y no haya sufrido él ya. Después llorar sangre con la adaptación de The Host el año pasado, este me ha correspondido una que toca uno de mis géneros favoritos: el vampírico. Tan denostado que se encuentra en la actualidad, antes de empezar ya tenía claro que no iba a gustarme nada en absoluto lo que vería, pero para eso estamos.

Vampire Academy - Entrenamiento

¿Sesión de entrenamiento vampírico, hoy que hace bueno?


Vampire academy no engaña con su título. Va, en efecto, sobre una academia en la que tiene lugar la educación de unos vampiros llamados moroi y de otros llamados dhampir. Los moroi vienen a conformar la nobleza: están divididos en varias familias que van alternándose en el gobierno de la sociedad vampírica; y los dhampir son el brazo armado de la sociedad y se dedican a ser guardaespaldas de los moroi. ¿Y de qué los protegen? Pues de los strigoi, unos vampiros sanguinarios que se han apartado de la sociedad y que están decididos a acabar con la estabilidad que los otros han conseguido.

Hasta aquí la cosa no pinta demasiado mal, ¿no? Bueno, pues vienen curvas.

Vampiros, pero no

Vampire Academy - Compras

Pongámonos serias. Vámonos de compras.


Lo primero que llama la atención en Vampire academy es que los vampiros, en realidad, no son vampiros ni se comportan como tales. De hecho, a pesar de que se menciona más de una vez que los moroi necesitan sangre para sobrevivir —parece que los dhampir pueden alimentarse como los humanos—, no se ve hacerlo a ninguno de ellos excepto a la compañera de la protagonista, y solo porque se alimenta de ella de forma regular, algo que esta estrictamente prohibido. También se nos deja bastante claro que la luz diurna tan solo molesta a los moroi y que, lejos de ser inmortales, pueden palmarla como cualquier humano. Un aficionado al tema sabrá que los moroi existen realmente en el folclore rumano y de verdad son vampiros mortales, pero aquí están representados de una forma tan burda que dan hasta penica.

Estos supuestos vampiros también van al «instituto». Los moroi, para aprender sobre magia, una especie de magia elemental muy básica que parece consistir en poco más que manipular el elemento con el que cada uno de ellos sea más afín. Y los dhampir, para ir al gimnasio y aprender a dar buenas hostias para cuando a algún strigoi le dé por aparecer. Al contrario que el resto, estos vampiros malotes tan solo pueden morir cuando se les clava una estaca de plata en el corazón, y solo aparecen por la noche. Además de tener un aspecto bastante siniestro con los ojos inyectados en sangre. Lo que viene a ser un vampiro en toda regla.

Qué dura es la vida de instituto

Vampire Academy - Ortografía

Los vampiros también cometen faltas de ortografía.


La película trata de que Rosemary Hathaway (una dhampir) y Vasilissa Dragomir (una moroi), dos adolescentes de diecisiete años, escapan de la academia de vampiros. Un año más tarde consiguen encontrarlas y hacerlas volver, y allí sus antiguos compañeros se dedican a hacerles la vida imposible. El antiguo novio de Vasilissa se ha liado con otra y ella está supertriste. La protagonista se deja seducir por un tío mientras tiene a otro en la friend zone, pero en realidad se está empezando a sentir atraída por uno de sus profesores. Vamos, lo que es una película de adolescentes. Todo esto mientras de fondo tenemos el dramón de que Vasilissa es la última descendiente de la familia Dragomir (ya que sus padres y su hermano murieron en un terrible y sospechoso accidente de tráfico) y tiene que demostrar que algún día será digna de llevar la corona de la sociedad vampírica.

La trama va avanzando gracias al bullying indiscriminado que sufre Vasilissa. Pintadas en su habitación, animales muertos, burlas en clase, etc. Un grupito de alumnos de la academia se dedica a hacerle la vida imposible a la chica y a la protagonista, lo que desemboca en una conspiranoia que parece estar alimentada por el odio hacia los Dragomir y Vasilissa. Obviamente, también hay strigoi por ahí rondando y además un enemigo presuntamente inesperado, al que se le veía el plumero desde el principio, pondrá las cosas difíciles a las chicas de la peli.

Pero ¿merece la pena?

Vampire Academy - Ligoteo

«Tú… Yo… Tú y yo.» Ligoteo vampírico de alto nivel.


En realidad, el misterio y la duda de saber quién está detrás de todo lo que ocurre a las protagonistas es lo que hace que no nos aburramos soberanamente y terminemos de ver la película, ya que absolutamente todo lo demás es para echarse las manos a la cabeza durante los cien minutos que dura. Las coreografías de las escasas escenas de acción dan vergüenza ajena. Las interpretaciones de la mayor parte de los actores son de Razzie indiscutible, aunque hay que reconocer que por suerte Zoey Deutch no lo hace tan mal como el resto y, al ser la protagonista, hace la cosa algo más llevadera.

Las verdaderas joyas de la película están en los diálogos. Cosas como ese pedazo de «No cambies de tema. Tú… Yo… Tú y yo» nos sacan del todo de cualquier atisbo de sensación dramática que pudiera haber en la historia. Alguien como yo, que llega por primera vez a la historia, no sabe de qué manera tomarse este vaivén entre el dramatismo y el humor, y en más de una ocasión llegué a pensar que la película no se toma demasiado en serio a sí misma. Pero después hay escenas en las que parece que sí, que desembocan en otras escenas que son risibles a más no poder. Por ejemplo, hay un momento en el que, faltando poco para el baile anual en el que se planea dar el golpe definitivo contra Vasilissa, las chicas deciden irse de compras porque no habían tenido en cuenta lo más importante de la noche: «no tenemos qué ponernos». Y así todo.

Vampire Academy - Desprecio

Ksssss…


Yo sé que no soy el público objetivo de Vampire Academy y que hay muchas adolescentes que no sabían qué ponerse a leer después de terminar Crepúsculo, porque ¿para qué ponerse con Drácula o Entrevista con el vampiro? ¿Para qué? Y sé que quizá la saga Vampire Academy pareciera la mejor opción y por eso haya llegado a tener hasta seis entregas y esta primera adaptación cinematográfica. No conozco el material original, pero han hecho una película mala que no va hacia ninguna parte, a pesar de tener algo de ritmo, y cuenta con los peores diálogos que he escuchado en mucho tiempo.

Y parece que no soy el único que lo piensa: la segunda parte de la saga cinematográfica no convenció a las productoras y se intentó financiar con una campaña de micromecenazgo en IndieGoGo, en la que se pedía un millón y medio de dólares y que tan solo recaudó poco más de un cuarto de millón. Si ni los propios aficionados de la saga quieren que haya una secuela, no vamos a ser nosotros quienes sufran por ello.

Sinopsis

Vampire Academy

Rose Hathaway, una dhampir, dedica su vida a entrenar para convertirse en guardaespaldas de su mejor amiga la moroi, Lissa Dragomir, pero todo se complica cuando descubre que su tutor en la Academia de Vampiros va a ser Dimitri Belikov. Y es que se siente muy atraída hacia él, pero también es el único que puede ayudarla a salvar a su mejor amiga.

Inicia sesión y deja un comentario

4 Responses to “Vampire Academy, vampiros, institutos y la tragedia adolescente”

  1. Amaranta dice:

    Me he reído bastante con el artículo, la película es malísima. Una compañera de la escuela me prestó el libro y fue terrible. Me alegra mucho que no haya secuela.

  2. Geek Furioso de la Literatura Geek Furioso de la Literatura dice:

    No conozco Vampire Academy, pero tiene uno de esos títulos que echan a uno para atrás, como «Abuela en monopatín» o «Mi bebé es un hombre lobo». Y algunos de los críticos que más sigo en Goodreads ponen a este libro por las nubes. Pero por lo que dices Sergi, bien podría utilizarse como material de interrogatorio. Gracias por la advertencia, la evitaré y veré en su lugar Terminator Genesys.