Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Wayward Pines, un castillo de naipes que se derrumba

WaywardPines-personajes

Un guión tramposo y un desarrollo irregular pasan factura al entretenimiento veraniego de la Fox.

Hace un par de meses, en la reseña de la primera novela de Wayward Pines afirmábamos que era un libro entretenido para pasar el rato, que terminaba en el momento en el que el protagonista descubría todo lo que estaba ocurriendo en el misterioso pueblo y que la adaptación televisiva no empezaba nada mal y era bastante fiel por el momento.

Bueno, pues esta última afirmación va a ser la protagonista de esta reseña ahora que la serie ha terminado hace poco y podemos hablar con un poco más de propiedad. ¿Merece la pena Wayward Pines en formato televisivo? La respuesta corta es que no mucho, sobre todo si lo que esperas es una serie de misterio como han intentado vendernos desde el comienzo.

Las trampas de Wayward Pines

Wayward Pines doctor

El pobre Toby Jones siempre es sospechoso


Es cierto que Wayward Pines empieza bien. La premisa de la serie es realmente interesante y consigue muy bien su objetivo de plantearnos una serie llena de misterios. El protagonista no tiene ni pajolera idea de lo que está ocurriendo y, junto a él, nos vamos enterando de los entresijos de este pueblo perdido en la espesura de Idaho. Hasta ahí bien, ¿no? Pues la cosa se empieza a complicar un poco y explota a mitad de temporada de una manera que habrá hecho que muchos telespectadores abandonen la serie despavoridos.

Para empezar, la serie está repleta de trampas de guión. Se supone que los ciudadanos de Wayward Pines están siendo vigilados constantemente y tienen que cumplir una serie de reglas a rajatabla, si no quieren sufrir lo que ellos llaman un «ajuste de cuentas». Pues esta supuesta vigilancia constante se obvia en los momentos más adecuados para que los guionistas puedan seguir moviendo y desarrollando a los personajes a su antojo, para luego justificarse colocando al protagonista en una posición privilegiada. Esto elimina del todo la sensación de opresión que se supone que los personajes deberían estar sufriendo en el pueblo: hay unos rebeldes, hay gente que habla de lo que le da la gana y hay gente que incumple las normas a diario, pero sabes que no les va a pasar nada.

A todo esto hay que sumarle el tremendo volantazo que pega la serie en el quinto capítulo de la temporada. De la misma manera que Blake Crouch ponía toda las cartas sobre la mesa al final de Wayward Pines: El paraíso, la serie revela todos sus secretos a mitad de temporada. Sabemos qué ocurre en el pueblo y qué se esconde detrás del misterio. Ahora, es cierto que puede que no llueva a gusto de todo el mundo. Wayward Pines, como la novela, engaña porque termina siendo una cosa completamente diferente de la que presume ser al principio. Y no os creáis que es algo que se vaya construyendo poco a poco, en el quinto capítulo se tira a la cara del espectador toda la información relevante sin estilo ninguno.

¿Hay vida después de la verdad?

Wayward Pines Familia

La familia del protagonista


Después de conocer el misterio y de la más que obvia pérdida de interés por parte de muchos espectadores, es cuando a la serie se le empiezan a ver las costuras. Todo lo que antes se perdonaba debido a que en realidad no sabíamos qué estaba pasando, son cosas que ahora no vamos a perdonar tanto. Cosas sin sentido como que, en los compases finales, haya detectores de movimiento en las afueras de la valla (sin afán de querer destripar mucho lo que ocurre) son detallitos que colman el vaso de las incongruencias que hemos ido teniendo que aguantar a lo largo de la temporada.

El de los personajes es otro tema peliagudo: Ethan Burke, el protagonista, es el prototipo de héroe pelele que no hace otra cosa más que ir de un lado para otro intentando salvar a la humanidad. Tiene familia y muchas veces estos tienen que superar situaciones realmente comprometidas, pero ignorarlos es el precio a pagar por ser el puto amo. Nunca me ha gustado demasiado Matt Dillon y, definitivamente, Wayward Pines no va a hacer que cambie de opinión. Una interpretación completamente plana del arquetípico héroe estadounidense.

También están por ahí su mujer Theresa Burke (Shannyn Sossamon) y su hijo Ben Burke (Charlie Tahan), que a pesar de tener bastante protagonismo, no logran llamar la atención del espectador. Theresa no pasa de ser la típica madre preocupadísima por su familia que se desvive por su hijo y Ben el típico niño repelente que termina aprendiendo que todo es por su bien. Con el resto de personajes la cosa cambia un poco: Kate Hewson (Carla Gugino) y Harold Balinger (Reed Diamond) le dan a la historia un contrapunto interesante que está condenado al fracaso desde el principio, por desgracia; y luego están el doctor Jenkins (Toby Jones) y Pam (Melissa Leo) que lo bordan y se podría decir que son los mejores personajes de la serie.

Wayward Pines Dillon

La esencia del putoamismo


Ahora ya sois vosotros los que tenéis que juzgar si ver la serie o no. Fox ya ha dicho que no habrá segunda temporada por el momento. No porque haya tenido unos índices de audiencia terribles, sino porque ha terminado la historia que Crouch contaba en sus libros y no hay razón para ello, aunque la cosa termina de una manera que se podría retomar en cualquier momento, eso sí.

Wayward Pines es una serie del montón que empieza interesante pero se derrumba hacia el desastre a medida que avanzan los capítulos. Es cierto que quizá no os aburráis (aunque hay algún episodio en la recta final que clama al cielo), pero tampoco es una serie para recomendar. Lo malo es que ahora uno ya no tiene tantas ganas de continuar leyendo la trilogía. A ver qué pasa cuando se publique en España el segundo volumen.

Sinopsis

Wayward Pines

Ethan Burke (Matt Dillon) es un agente del Servicio Secreto estadounidense que tiene una nueva misión: encontrar a dos compañeros desaparecidos. Durante la búsqueda, sufre un accidente de coche y despierta en el hospital del idílico pueblo Wayward Pines (Idaho). Pero, pronto descubrirá que no puede salir del pueblo, ni comunicarse con su familia para decirles que ha sobrevivido y que todos los habitantes parecen estar fingiendo. ¿Qué ocurre en Wayward Pines?

Inicia sesión y deja un comentario