Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Cels Piñol: 25 años de no-dibujante

Entrevista Cels Piñol - Destacada

Aprovechando el Salón del Cómic, hemos bombardeado a preguntas a Cels Piñol. ¡El pobre creía que iba a comer!

Cels Piñol es el autor de Fanhunter, una de las sagas más exitosas del cómic español. Autor de cómics, novelas, juegos de rol y de mesa, culturalmente disperso y auténtica enciclopedia andante del frikismo. Incluso tiene su propio merchandising. De hecho, ahora mismo hay una campaña de financiación colectiva en marcha para reeditar el mítico peluche de Don Depresor, absolutamente imposible de encontrar.

Y encima es tan majo que no solo nos ha dejado entrevistarle durante la hora de la comida (y el tiempo durante el Salón del Cómic de Barcelona es un bien muy precioso), sino que nos ha regalado dos láminas de una serie limitada de Rorke’s Drift, su último cómic, dedicadas para vosotros, que sortearemos pronto.

Láminas Rorke's Drift - Fantífica

Se aproxima torment… un sorteo. Estad atentos.


Veinticinco años son muchos años. Cuando empezaste, ¿te imaginabas llegar a esta cifra?

No. Empecé a publicar en marzo de 1989, pero lo hice para divertirme. Yo iba para soldado, pero me rechazaron por asmático y además la carrera militar era muy cara. Así que no podía imaginarme que me fueran a leer los hijos de mis primeros lectores, ni que se fuera a expandir tanto. Yo solo enviaba cartas a las editoriales con viñetas, chistes, que luego se recopilaban. Cinco años después seguía buscando un plan B al oficio de dibujante, y veintiséis años después lo sigo haciendo.

Y en estos años has hecho de todo: tiras cómicas, series regulares, miniseries, novelas, el mítico juego de rol… ¿Qué será lo próximo?

Durante estos 25 años he seguido la política de comic books americanos: una serie principal y de ahí salen derivaciones. En formato cómic, pero también juegos, merchandising… Cuando empezaron a salir las librerías especializadas vi el potencial, pero las editoriales tardaron mucho más en verlo. Se están intentando adecuar ahora, pero con formatos caros y lujosos. No han entendido que deberíamos aprovechar esos canales para fomentar la lectura, no para tener contentos a lectores de 30 o 40 años. Lo vi en aquel momento, lo exploté y conseguí que unos formatos alimentaran a otros. El peluche, mono y redondito, me dio a conocer a gente que normalmente no me seguía por los tebeos.

¿Lo próximo? En Rorke’s Drift se ha acabado la línea temporal. Después ya no hay más Fanhunter. Es un círculo completo. Pero… van a seguir saliendo novelas, queremos resucitar el juego de figuritas, vamos a entrar en videojuegos por fin y vamos a coger autores distintos que exploren el universo Fanhunter. ¿Y yo? Pues voy a volver a hacer tiras cortas.

Lo que hacías al principio.

¡Eso! Lo he puesto en los extras de Rorke’s Drift. Quiero reeditarlo todo, que hay mucha gente que me lo pide. O en papel o en digital. Rorke’s Drift ha salido en los dos formatos, con Panini en papel y en Lektu en digital.

Rorke's Drift - Página

Página de Rorke’s Drift.


Has hecho de todo, llevas 25 años haciendo cómics, pero dices que no eres dibujante.

No. De hecho, cuando a mis hijas en el colegio les preguntan: «Y tu papá, ¿qué hace?», no me gusta que digan que soy dibujante. Hago diferentes cosas, pero no soy  ni un buen dibujante, ni un buen escritor, ni un buen guionista. Simplemente he contado cosas que han conectado con la gente. Cuando he querido depurar el estilo y hacerlo mejor, no ha funcionado. La gente quiere eso.

Siempre he buscado alternativas, porque me han marcado mucho las historias terroríficas de dibujantes que han perdido el gusto del lector y han acabado fatal. Me da mucho miedo, y siempre quiero buscar otras cosas. Soy community manager de una productora de televisión, estoy muy metido en el comercio electrónico… porque aprender a dibujar, no voy a aprender.

Pero no parece que eso sea lo que busca la gente. Al final todo Fanhunter es un continuo juego de referencias, a veces como parodia, a veces como homenaje. Hasta el punto de que a menudo tienes que añadir glosarios con todas las referencias. Quizás el éxito de tus narizones tenga que ver con ese componente de juego.

Sí. Hace unos tres años fui a un colegio a dar una charla sobre mi trabajo a chavales de 16 años y, al empezar a sacar referencias a La jungla de cristal o Arma letal o Aliens, me di cuenta de que no las conocían. El humor referencial funciona si son referencias atemporales y mitomanía pura y dura, que toque el corazón de los lectores. Es muy fácil hacer una parodia de caca, culo, pedo, pis. Pero con eso no consigues que te traigan un cómic de 1992 para que se lo firmes.

Rorke's Drift - Portada

Portada de Rorke’s Drift.


Y no solo hay referencias a la ficción, sino también a la realidad. Empezando por Alejo Cuervo, dueño de Gigamesh, déspota, tirano, ferviente devoto de Dick, al que has convertido en personaje de Fanhunter, y siguiendo con una larga colección de personajes basados en gente real (editores, libreros, traductores…). Pero a ellos no hace falta conocerlos.

Es un plus, un añadido. Cuando ambientas una novela en Providence en 1936 no queda bien poner personajes con nombres españoles, así que los adapto, pero sí, desde Cels Piñol Destroys the Forum Universe he ido metiendo gente real. Funcionó tan bien que la gente quería salir. Y claro, no cabían todos. Así que los iba matando. Y la gente entonces quería salir y morir en Fanhunter.

Alejo en la inauguración de Gigamesh se disfrazó de Papa Alejo.

Y creo que para el Saló quiere hacerlo otra vez.

Le gusta. Al final, en Fanhunter todo es juego. Las tiras de Fan Letal/Fan Con Nata, pero también las historias de Fanhunter, son ante todo divertidas. En los extras de Rorke’s Drift dices que aquellas historias eran «background para el juego de rol épico-decadente y postchorrapunk»; y recién acabada de salir En las montañas de la locura: Electric Bogaloo, la novela, salía también el juego de mesa. A ti en realidad lo que te va es jugar, ¿cierto?

¡Pero gusta! No me siento culpable. A mí lo que me gusta es pasarlo bien, y las historias de Fanhunter son historias que nos gustaría vivir, ser el héroe. No es una parodia de los frikis, ellos son los héroes. Así que hay que pasárselo bien.

Rorke’s Drift fue el cómic elegido por los lectores para ser reescrito por el 25 aniversario…

Sí, es parte del juego. A mí me gustaría tener un muñeco de Don Depresor, que McFarlane hace muñecos de sus obras. ¿Por qué no se puede hacer? Pues se puede. A veces es solo proponértelo. Necesitas un apoyo económico, pero si los lectores te garantizan que lo quieren, ¿por qué no? Yo primero pregunté si querían el peluche, y nunca he tenido tantas respuestas en Facebook. Así que decidí preguntar también qué les gustaría que reeditara.  El principio y el final del cómic, que cierran toda la cosmología de Fanhunter, tienen una historia en medio. Podía poner la que quisiera ahí. Podría haber sido La fuga de Aquatraz o La Guagua de la muerte o La batalla de Montjuïc. Preguntar es una forma de integrar como protagonista a la gente, y yo me divierto igualmente haciéndola.

Rorke's Drift - Konstantin
Y si hubieras elegido tú cuál hacer, ¿cuál habría sido?

O Drácula o esta. Drácula, con Chema Pamundi, fue muy complicada de hacer, porque teníamos mucha historia para pocas páginas.

Rorke’s Drift a ti te gusta mucho, lo sabemos. Y la gran pregunta es: ¿Zulú o Amanecer Zulú?

[Se ríe.] Ahm… Eh… ¡Ags! Amanecer zulú. Soy muy fan de las dos, y de la historia colonial y de la historia bélica. Pero no es solo la defensa del último reducto y la épica de un pequeño grupo contra miles de zulúes. Es que los zulúes no son los malos: ¡les invadieron, amigo! ¡Y eran ciento y pico contra cuatro mil! Cuando lo estaba dibujando se me ocurrió poner la edición antigua como extra en la digital. Así que pregunté en redes si la gente quería zulúes atacando a ingleses o zombis zulúes atacando a ingleses. Y claro, quisieron zombis.

Todo es mejor con zombis.

Sí. Y ya los habíamos puesto tímidamente en Deadfan, en Out of Barnacity… así que no había problema.

La novela que estás escribiendo ahora supongo que es la segunda parte de Las montañas de la locura. ¿Hay fecha?

Hay fecha: Las montañas de la locura: Atari Force sale en 2015. Lo pone en mi web.

¡Pero lo pone desde noviembre de 2014! ¿No nos puedes concretar un poco más?

Bueeeeeno. Si todo va bien, debería salir para noviembre. No iba a haberla, pero la gente preguntaba mucho por el después. Eso sí: no es una trilogía. Termina en esta segunda.

Las montañas de la locura - Electric Boogaloo - Portada
Ya para terminar, hay algo que me vengo preguntando desde 1994: ¿La Gusa era tu perro? ¿Y tenía de verdad esa ansia por dar lametones?

Tuve un perro que se llamaba Gusa, pero no viene de ahí. A una compañera de COU que me imprimió los primeros fanzines la llamaban Gusiluz, porque se ponía muy colorada. Le puse el nombre por ella. El animal era el de un amigo. Luego me enteré de que en algunos sitios la gusa es el hambre. Lo curioso es que la Gusa apenas ha aparecido, pero es uno de los personajes más queridos. Una mezcla de perro e hipopótamo del espacio exterior.

Muchas gracias por tu tiempo, Cels. ¡Vamos a comer!

Inicia sesión y deja un comentario