Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Colder, la locura hay que servirla bien fría

Paul Tobin y Juan Ferreyra firman un gran ejemplo de terror moderno.

La nueva serie de terror de Dark Horse lo está petando bastante —ya lo comentaba Sergi en nuestras Joyitas Inesperadas de 2015—, tanto que hasta estuvo nominada en los premios Eisner como mejor serie limitada en 2014, y motivos no le faltan. La locura es un tema bastante abstracto, y aunque muchos le pongamos cara, rostro y hasta colores o sonidos, puede tener una cantidad infinita de interpretaciones, una de las cuales bien podría ser la que propone Paul Tobin en Colder.

Colder - Paranoia
Colder nos invita a seguir la pista a Declan, uno de esos tranquilos pacientes de psiquiátrico sin aparentemente nada en especial, salvo por el detalle de que después de que el manicomio arda hasta los cimientos y un tal Nimble Jack entre en escena a través de un portal dimensional, Declan se quedó helado hasta los huesos. Y cuando digo helado lo digo en sentido literal: su temperatura no pasa de los ocho grados, algo físicamente imposible en cualquier ser humano corriente. Nadie parece conocer el motivo de tamaña frialdad pese a que los científicos no han dejado de hacerle pruebas. Declan vive con su antigua enfermera después de lo del manicomio, pero desde entonces no ha dicho ni mu en bastantes años, y sus buenas razones tenía.

Colder - Nimble Jack
Nimble Jack, el fulano que entró en el psiquiátrico a través del mencionado portal, da bastante grima y es una de las razones para leer Colder, o por lo menos a mí el sujeto me ha causado bastante buena impresión. Nimble Jack tiene todo lo que un buen villano necesita para este tipo de historias terror: un pasado misterioso (si es que tiene algo remotamente parecido), un objetivo claro y desagradable en mente (alimentarse del fuego de las personas y de paso perseguir a Declan para hacerle lo mismo) y un aspecto impactante que, por lo que imaginamos y luego confirmamos en los bocetos del final del libro, está calcado al George McFly de Regreso al futuro.

Si hay algo que no se le puede reprochar a Colder es que no deja de proponer situaciones muy idas de la olla y fuertemente inspiradas por los miedos personales (la escena de los perros es bestial, sin ir más lejos). Para eso ayuda muchísimo el que el lector se vea sumergido de lleno en el surrealista mundo paralelo de donde viene Nimble Jack, mundo que por cierto desafía la gravedad, los sentidos y la cordura con estructuras imposibles, criaturas de pesadilla y puntos de fuga improbables. Vamos, el lugar al que todos nos gustaría ir alguna que otra vez para perdernos por allí aunque sea un rato. Esto, de verdad lo digo, quedaría de lujo en una película.

Colder - Página de muestra
En el fondo, Colder es una historia sobre una suerte de antihéroe con un poder especial que, imagino, irá desarrollando poco a poco, y ahí está la gracia. Colder puede llegar a convertirse en todo un referente del terror, sobre todo gracias al apartado artístico de Juan Ferreyra, cuya calidad pictórica puede respirarse en cada viñeta, en cada figura y en cada gramo del color, con composiciones variadas y diferentes diseños de viñetas que dan al cómic una variedad que se digiere muy bien, por no hablar de cómo representa las frecuentes escenas donde la locura está presente. Aviso, Colder no se ha hecho para estómagos débiles.

En resumen, por si alguien ha llegado hasta aquí y no ha encargado ya una copia del primer volumen (que recoge la primera miniserie original de Dark Horse), Colder es una buena muestra de terror moderno que debe y tiene que ir a más. Si la locura hay que servirla bien fría, por favor que sea como Colder, mezclada pero sin agitar.

Sinopsis

Colder, volumen 1

La temperatura corporal de Declan Thomas cae un poco cada día desde que el manicomio en el que estaba recluido fue arrasado por un incendio. Además, Declan posee una extraña habilidad: es capaz de entrar en la locura de otras personas y, a veces, curársela. Su esperanza es llegar a curar la suya algún día, pero tiene poco tiempo, porque un depredador demoníaco le persigue.

Inicia sesión y deja un comentario