Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

El Bruto, humor negro e incorrecciones políticas

Reseñamos el número 11 de la serie del carismático personaje de Eric Powell.

Vaya por delante que soy un gran fan de la serie desde su primer número. Pero si vosotros no la habéis leído, no empecéis por este número, porque, para ser sinceros, es bastante flojo. El problema es que no se trata de un arco argumental, sino de varias historias cortas e independientes, y aunque alguna sí es buena, otras son poco más que un puñado de chistes. A Eric Powell le pasa un poco como a Mike Mignola, pero al revés: las mejores historias de Hellboy son las breves; cuando se mete en cosas más largas, chirrían. Las mejores de El Bruto, en cambio, son las largas. Las cortas, hacen aguas. Que sí, que es una generalización y hay excepciones, pero la idea es esa. Gráficamente Powell mantiene el listón al que nos tiene acostumbrados. Un dibujo solvente (aunque la historia de Roxi Dlite es algo irregular) y una composición de la página al más puro estilo Will Eisner, y con el color de Dave Stewart, que siempre lo mejora todo. De hecho, no sé por qué los de Norma no ponen su nombre en la portada.

El Bruto 11 - Viñeta

Por una vez le vemos los ojos al Bruto.


Pero es que el problema no es gráfico, sino de guion. Especialmente el capítulo 2, que casualmente es el que tiene guion de Evan Dorkin y no de Eric Powell, pero en general en todo el volumen. Hay tramas sincopadas a las que parece que les falte alguna página, con saltos que obligan a hacer un cerrado —rellenar mentalmente el lapso entre viñetas— complicado. Y chistes metidos casi con calzador, por muy graciosos que puedan ser. Menos mal que el capítulo 4, un homenaje a las huelguistas de Chicago, está ahí para subir el nivel del cómic: una curiosa fusión de pulp (el final es digno de Tales from the Cript), humor negro rondando lo directamente grotesco, historia de mafiosos y, por supuesto, lucha de clases.

Sin embargo, por mucho que me haya reído con algunos momentos, este undécimo volúmen de El Bruto es, en general, bastante decepcionante.

El Bruto 11 - Contraportada

Contraportada del volumen.


Con todo, una advertencia a los que no conozcáis la serie: es humor negro, negrísimo, y chistes políticamente incorrectos. Muy incorrectos. Y el humor negro, ya se sabe, es como las piernas: hay quien tiene, y hay quien no. Avisados estáis.

Sinopsis

El Bruto. Los de cuerpo deforme y los de mente retorcida.

El Bruto y Franky intentan relajarse un poco, pero no va a ser fácil: vampijos, adolescentes poseídas, ferias de monstruos, superhéroes y supervillanos, el rey de los vagabundos e incluso una cabaretera maléfica se interponen en sus planes.

Inicia sesión y deja un comentario