Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Henshin de Ken Niimura, mutaciones cotidianas

El madrileño J. M. Ken Niimura nos trae una recopilación de sus historias en la revista Ikki de Shogakukan, con las que hemos disfrutado como enanos.

Hace unos años Ken Niimura vino al Saló del Còmic de Barcelona y firmó en el stand de Norma Comics a la vez que alguien de mucho peso. No recuerdo si era Mignola, o Victoria Francés, o quién, pero era alguien de esos que tienen colas kilométricas. Lo que sí recuerdo es que yo fui a que me firmara Otras jaulas y un ejemplar de la revista Galaxia en el que había una ilustración suya. Él flipó al ver ese material, entre otras cosas por lo difícil de conseguir a esas alturas, pero yo recuerdo sentirme como el que consiguiera una dedicatoria de Spiegelman en los setenta. Ese tío podía llegar muy lejos.

Mientras leía este fin de semana Henshin he recordado esa sensación, y también el placer al leer Otras jaulas. Quizás sea porque, a diferencia de Soy un matagigantes, su anterior cómic, aquí vuelve a lo cotidiano y lo íntimo. Son historias cortas, autoconclusivas, todas estructuradas con un giro final, que son una demostración de su versatilidad.

J. M. Ken Niimura

J. M. Ken Niimura

Henshin se podría traducir como «transformación», aunque normalmente va asociado a superhéroes o mutaciones de distinto tipo. En este caso, las transformaciones son las que se producen, o se pueden producir, por lo nimio y cotidiano de nuestra vida. Pequeñas circunstancias que nos cambian la vida, hechos intrascendentes que resultan tener una enorme trascendencia para nosotros. Para reforzar esa idea, Henshin incluye algunas historias protagonizadas por el propio Niimura, combinadas con otras de todo tipo. Es difícil decir nada sobre ellas sin caer en el spoiler debido a la estructura que decía antes con giro final inesperado, así que lo mejor será que lo leáis vosotros mismos.

Quizás lo más destacable sea su aspecto gráfico, de una riqueza sorprendente y que contrasta con su aparente simplicidad de trazo. Frente a los fondos planos típicos del manga, Niimura sabe llenar las escenas de detalles que las vuelven ricas, pero, sobre todo, sabe hacerlo sólo cuando merece la pena, huyendo del barroquismo.

Henshin - Página

La consola, el interior de la cocina, el bichito en el armario… detalles que dan tridimensionalidad y realidad a la escena.

La composición es otro de los rasgos a destacar. Desde páginas diríamos «convencionales» hasta combinaciones de viñetas no perpendiculares, de diferentes tamaños y formas, con y sin margen… Si hacéis el experimento de releer alguna de las historias fijándoos en el diseño os lo vais a pasar en grande, sobre todo si comparáis dos historias bien diferentes, tipo Not good y La primera nevada.

A la espera de que Norma edite Travelling (está anunciado para agosto), Henshin es un cómic que no podéis dejar pasar.

Sinopsis

Henshin

Un puñado de historias autoconclusivas que van de lo autobiográfico a la fantasía, con el hilo en común de tener todas una estructura con giro final.

Seguir: Ken Niimura | Manga

Inicia sesión y deja un comentario