Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Kiss Me, Satan!, balas, magia y colmillos

Magia, licántropos, brujas, vampiros y demonios: hay de todo en Nueva Orleans.

El cómic sirve como vehículo para plasmar muchas cosas, desde crítica social hasta historia, pero no olvidemos que también es un medio de entretenimiento, y los creadores de Kiss Me, Satan! lo saben muy bien. Kiss Me, Satan! es un cómic independiente de cinco números que en Estados Unidos ha publicado Dark Horse y que Medusa Cómics ha traído a España, donde puede verse que eso del «entretenimiento» no se ha tomado a la ligera y tenemos entre manos lo que esencialmente es un cómic de acción. Un cómic en el que cualquier cuestión filosófica o que dé que pensar se ha archivado, literalmente, en el cajón de las ideas.

¿De qué va Kiss Me, Satan!? Estamos en la Nueva Orleans de la época actual, salvo por el detalle de que la ciudad está gobernada en la sombra por una mafia de clanes licántropos. La esposa de Cassian Steele, el mandamás de la ciudad y todos los clanes que la dirigen, está a punto de tener un retoño, pero, oh sorpresa, ha nacido sin la marca licántropa. Eso significa que, como se sepa, el liderazgo y la descendencia del señor lobo se van a ir por el desagüe. Mientras tanto, un tipo calvo con pistolas y un extraño medallón, llamado Barnabus Black, busca redención por su naturaleza demoníaca, y si eso quiere decir abrirse paso a punta de pistola, mejor.

Kiss Me, Satan! - Barnabus Black
En un primer vistazo puede parecer un contexto extraño, pero nada a lo que no estemos acostumbrados en el mundo del cómic. Victor Gischler (MasacrePunisher, Conan: Los fantasmas de la Costa Negra) lo consigue, y no solo eso, sino que hace que todo el mejunje parezca tan natural como el yogur. ¿Una Nueva Orleans, una manada de licántropos vestidos con chaqueta y un tipo con dos pistolas que huye de una panda de demonios engominados no os parecen suficientes? Tranquilos, también hay cadáveres ninja, un vaquero esquelético que puede alzar a los muertos del suelo, vampiros, mercenarios, una tríada de brujas, objetos raros y mucha magia.

Todo esto es la salsa que da vida a uno de los pulps de horror más sinceros que hemos leído en años. Sigue la pauta de las películas de acción, con persecuciones automovilísticas incluidas, y no deja de ser una road movie ochentera sobrenatural con bastantes cantidades de hemoglobina por la que muchos hipotecarían su casa para verla en el cine.

Kiss Me, Satan! - Pagina
En el apartado artístico, si habéis leído Colder ya sabéis lo que vais a encontrar: los mismos lápices de Juan Ferreyra que hacen de Colder uno de los mejores cómics de terror de los últimos años. Kiss Me, Satan! tiene un apartado gráfico que quizá esté medio nivel por debajo del anterior trabajo del artista, pero no deja de ser una cuestión puramente formal motivada por la historia que se nos cuenta. Mientras Colder es un cómic que ejemplifica la locura y tiene situaciones oníricas que deben ir acompañadas por un dibujo a tono, Kiss Me, Satan! es acción y más acción y necesita otra expresividad. Pero no deja de ser un Ferreyra que ofrece viñetas espectaculares en un Kiss Me, Satan! que no tendría gracia sin sus aportaciones.

Lo malo es que, después de tanta acción y de pasar las páginas como un poseso, Kiss Me, Satan! al final se hace corto y nos deja con ganas de más (lo cual es bueno), sobre todo porque en apenas cinco números, aunque sea una historia autoconclusiva con un final que puede considerarse abierto, no se le puede sacar todo el provecho a tantos elementos fantásticos. Esto precisa otra ronda, así que desde ya exijo un Kiss Me, Satan 2.

Sinopsis

Kiss Me, Satan!

Cassian Steele es el jefe de la mafia de los hombres lobo, y tiene un problema: la vieja bruja Verona ha descubierto su secreto (uno que podría arruinarle) y ha escapado acompañada de sus tres jóvenes discípulas. Cassian lanzará contra ellas todo lo que tiene: hombres lobo gánsteres, criadas vampiresas, vaqueros vudú, ninjas zombis y hechiceros playboys.

Lo que no sabe es que Verona ha con tratado para su protección a Barnabus Black, un demonio desesperado por redimirse.

Inicia sesión y deja un comentario

One Response to “Kiss Me, Satan!, balas, magia y colmillos”