Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

La tribu perdida de los Sith: Espiral, de John Jackson Miller y Andrea Mutti

El primer arco argumental de La tribu perdida de los Sith no pasa de mediocre.

El universo de ficción de Star Wars no sería el mismo sin Relatos de los Jedi. La serie marcó un antes y un después en el Universo Expandido, ampliando el trasfondo de la saga galáctica hasta un mundo de posibilidades inesperadas, creando una línea temporal compleja más allá de lo visto en las películas, sumando personajes, historias, planetas, enemigos y aliados, criaturas y tecnología, todo ello diferente a lo mostrado en los films y al mismo tiempo parecido. Esa época ha sido lo que, desde principios de los noventa, ha marcado el patrón de los cómics de Dark Horse ambientados miles de años antes del nacimiento de Luke Skywalker. La huella que dejó Relatos de los Jedi en el imaginario de la saga, y en la forma de hacer cómics dentro de la misma, es difícil de superar e incluso de igualar. Estamos ante un clásico que otras historias ambientadas en una época similar han intentado alcanzar con diferentes propuestas argumentales; pero la huella es profunda.

La tribu perdida de los Sith: Espiral, imagen 2
John Jackson Miller es, hasta la fecha, el autor que más historias ambientadas en la época antigua de la saga ha publicado. Desde su Caballeros de la Antigua República, pasando por Caballero andante y, ahora, La tribu perdida de los Sith. Esta serie de la que ahora Planeta DeAgostini publica el primer arco argumental, Espiral, tiene lugar en el año 2974 Antes de la Batalla de Yavin (ABY), justo al término de las novelas cortas escritas por el mismo autor (recogidas en un único volumen titulado Lost Tribe of the Sith: The Collected Stories, de momento solo en inglés). La tribu perdida de los Sith se basa en dicha colección de novelas, pero ¿hace falta haberlas leído para sacarle todo el jugo a Espiral? Depende de nuestra exigencia lectora. Por un lado es recomendable haberlas leído previamente para ponernos en antecedentes, aunque por el otro, el propio Jackson Miller hace un pequeño recordatorio insertado en la historia del cómic, que en resumen es la historia de un colectivo de Sith que lleva generaciones al margen del resto de la galaxia, conviviendo pacíficamente en un planeta donde fueron recibidos como dioses a su llegada.

Pero John Jackson Miller no es un escritor hecho para mí. Las historias que surgen de su pluma pueden tener interés para cierto tipo de lectores, no lo pongo en duda, pero en conjunto sus historias me parecen demasiado frías, distantes, con unos personajes en esencia planos y poco trasfondo, sumado además a una falta de imaginación apabullante. Muy diferente es el caso de Relatos de los Jedi, donde los personajes tenían carisma, sabías que tenían un desarrollo, e incluso los temas eran diferentes, tenían un sabor distinto y rico en paralelismos con las películas. Pero las historias que he leído de Jackson Miller no encajan con lo que espero de la saga en cómic: algo que me atraiga, que me haga volver a ella. No logré conectar con Caballeros de la Antigua República ni con Caballero andante (salvo la primera entrega) , como tampoco lo he hecho con La tribu perdida de los Sith; reconozco, eso sí, que al final de la historia se intuye que mejorará con el segundo arco argumental. Esperemos que así sea. El villano (un Sith megalómano típico del autor, nada que ver con los de John Ostrander o cualquier otro), los personajes protagonistas involucrados, el entorno… todo me parece demasiado artificial, sin nada que indique que realmente estamos visitando una época antigua de Star Wars. Es una historia olvidable, que no deja el poso que en su momento sí dejó Relatos de los Jedi.

La tribu perdida de los Sith: Espiral, imagen 1
Pero aunque su guión no es rotundamente malo, el dibujo sí podemos decir que es como mucho irregular. Andrea Mutti, aunque no es ni de lejos el mejor dibujante de la saga, tiene momentos salvables, un «quiero y no puedo» que no termina de arrancar gráficamente, y que en conjunto refuerza la sensación de irregularidad, con unos rostros en los personajes que cambian demasiado dependiendo de la escena y de sus posturas —especial toque de atención a esto último, que el dibujante no domina en absoluto—. Le falta consistencia, algo que también ha ocurrido a otros ilustradores de la saga, algunos de los cuales, por ejemplo, parecen incapaces de dibujar bien a Darth Vader. Incluso el color de Michael Atiyeh es soso y anodino, cuando ha demostrado un gran talento en los cómics de Mass Effect, por ejemplo.

Pero ¿es La tribu perdida de los Sith: Espiral un mal cómic? Lo anteriormente expuesto apunta a que sí, y así es. En caso de que seas un lector exigente de los cómics o las novelas de la saga, seguramente terminarás su lectura con un regusto amargo, pensando que la historia podría haber dado mucho más de sí mejorando los personajes, las situaciones, las premisas, la ambientación y, por supuesto, el dibujo, con una obligatoria mejoría en lo que se refiere a la composición de las viñetas, los gestos, las expresiones y las posturas de los personajes e incluso los entornos por los que se mueven. El aspecto gráfico de un cómic es fundamental, y La tribu perdida de los Sith: Espiral tropieza con un dibujante que no está a la altura. Las expectativas eran altas, pero sintiéndolo mucho el cómic recibe la catalogación de título menor dentro del catálogo de Dark Horse.

Sinopsis

La tribu perdida de los Sith: Espiral

Kesh —un planeta gobernado por una tribu de sith que lleva generaciones apartada del resto de la galaxia— debuta en el mundo del cómic en una historia completamente nueva escrita por John Jackson Miller al hilo de su exitosa colección La tribu perdida de los Sith: antología. Obligado a exiliarse a los páramos helados por traición, Spinner, un ambicioso rebelde sith, realizará un hallazgo que cambiará el destino del planeta. Además de descubrir una antigua civilización y un arma olvidada hace mucho tiempo...

Takara, la hija del gran lord de la tribu, le ha seguido en secreto guiada por su propia ambición. Juntos, se enfrentarán a bestias inimaginables, se toparán con fuerzas que podrían llevarlos a las estrellas y, al final, ¡acabarán enfrentándose para decidir el futuro de su planeta!

Inicia sesión y deja un comentario