Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Batwoman: Hidrología, la justiciera murciélago se renueva

Una serie más que notable, empañada solo por la miopía de los directivos de DC.

Justicieros por doquier y temas fantásticos: esas son las premisas que guían a DC Comics desde hace más de ocho décadas. Esas dos razones son fundamentales para entender las publicaciones de la compañía, y una razón de peso para acercarse a las aventuras de Batwoman en solitario tras el bautizo del Universo DC en lo que ahora conocemos como «The New 52». Este renombramiento y reorganización ha dado como fruto la aparición de series como la que ahora tenemos entre manos, y que recomiendo en todos los sentidos posibles tanto si te gustan los justicieros enmascarados como si no, te vaya más o menos el noir al estilo del Hombre Murciélago o las novelas negras de detectives más clásicas pero con aderezos sobrenaturales.

Kate Kane, la protagonista absoluta de esta serie, fue creada originalmente por Bob Kane y Sheldon Moldoff en 1956, aunque las diferencias del personaje actual respecto a los anteriores es palpable. La diferencia más destacable es, sin duda, que Kate Kane es abiertamente homosexual, algo que hizo —adelantamos acontecimientos un poco— que DC propiciara el abandono de sus dos máximos responsables. J. H. Williams III en primer lugar, y W. Haden Blackman después, no estuvieron de acuerdo con los «recortes» creativos de la serie cuando Batwoman se dispuso a contraer matrimonio con su actual pareja, a partir del número 27 de la serie regular. ¿Las razones? Los cambios de última hora no sientan bien a nadie, así como tampoco una mentalidad demasiado pleistocénica, ni las decisiones al margen de los responsables directos del producto, por lo que el futuro de esta magnífica serie ahora mismo pende de la cuerda floja, una vez sus creadores tiraron la toalla ante estos impedimentos.

Batwoman: Hidrología
Pero augurar negatividades sobre algo tan sobresaliente como esta serie es sin duda echar piedras sobre el propio tejado. Nada más lejos de la realidad, ya que mi intención no es otra que la de hacer valer las virtudes tanto de Hidrología como de los siguientes tomos de esta serie que está destinada a ser una de las mejores que ha publicado últimamente DC Comics. ¿Es necesario haberse empapado previamente de todo el Universo DC? En absoluto. Se puede leer Batwoman sin ningún tipo de preparación previa. El origen del personaje está aquí, sus motivaciones, aspiraciones y metas también. Kate Kane es un personaje complejo, con un pasado difícil, equiparable al de Bruce Wayne, quien contempló el asesinato de sus padres de pequeño. Kate ha sufrido muertes en la familia, pero también ha sido expulsada del ejército por sus tendencias sexuales, algo que sin duda llevará siempre marcado a fuego. Es por todo ese cúmulo de circunstancias que la justiciera de máscara roja y traje negro combate el crimen en Gotham City gracias a su entrenamiento, su excelente condición física y su arrojo tanto espiritual como mental. Por ello no es de extrañar que el propio Batman se fije en ella como posible candidata para su grupo de justicieros murciélago.

El tono noir de la colección es muy destacable, además de su apartado artístico. Comenzando por Hidrología, tomo que recoge los primeros cinco números de la serie original, es una serie que arranca fuerte, sin ambages y directamente a lo que quiere contarnos (por eso quizá nos dé más rabia que los autores hayan decidido marcharse de la colección). La investigadora decidida, que no se amedrenta ante nada, la tenemos en la figura de Batwoman, aunque su alter ego es en muchas ocasiones el de una mujer frágil, en contraste con su papel de justiciera. Añadamos a eso un toque sobrenatural en la figura de villanos y misterios como los de esta primera entrega —el espíritu que roba niños pone los pelos de punta— y ya tenemos una atmósfera interesante, cuyas mejores escenas las encontramos a la luz de la luna, y donde el tema del agua cobra un papel protagonista. Son muchos los paralelismos con las aventuras del Hombre Murciélago: esa es la intención, pero Batwoman tiene detalles que hacen de la serie algo diferente y refrescante.

Batwoman: Hidrología
El apartado artístico de J. H. Williams III, por último. Qué decir, una auténtica fiesta de estilos, colores y formas. Un espectáculo visual que nos puede pillar desprevenidos, pero que sabremos apreciar en toda su virtud tras unas cuantas páginas. Es un derroche visual con muy pocos precedentes el que tenemos en Hidrología, pura ciencia viñetística que encaja a la perfección con la serie, elevándola a las cotas más altas del panorama de historias sobre vigilantes enmascarados. Y no solo eso, sino que el guión de Williams III y W. Haden Blackman propicia todo ese despliegue artístico y más: no estamos ante la habitual situación en la que el dibujante supera al guionista, sino que aquí hay sinergia de la buena. Pero no nos olvidemos del papel que tiene el colorista en todo esto. La colorista en este caso. Amy Reeder dota de volumen y profundidad a unos dibujos excepcionales, creando un conjunto altamente satisfactorio. No podemos pedir más a una serie.

Y si con esto no tenéis ganas de echar mano a Batwoman para saber de qué hablamos, es que he fallado al escribir esta reseña.

Sinopsis

Batwoman: Hidrología

Mientras trata de asumir los dolorosos secretos que le ocultó su propio padre, Kate Kane afronta la necesidad de entrenar a Flamebird, empeñada en convertirse en su compañera. Pero lo que realmente preocupa a Batwoman es resolver el caso abierto a raíz de la desaparición de varios niños, aparentemente secuestrados en el barrio hispano de Gotham City. Demasiados frentes abiertos, a los que hay que sumar el hecho de que esté siendo investigada por una misteriosa agencia gubernamental… Tras haber desarrollado al personaje en las páginas de Detective Comics, J.H. Williams III –Los siete soldados de la victoria, Promethea– afronta la esperada serie regular protagonizada por la Mujer Murciélago: una ambiciosa etapa que, realizada junto a W. Haden Blackman y Amy Reeder, ya se ha convertido en una de las colecciones de referecia en el Nuevo Universo DC.

Inicia sesión y deja un comentario