Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Saga, capítulo 3: ídolos caídos, paparazzis verdes y príncipes perdidos

El tercer volumen de Saga cierra (con éxito) el primer arco de la serie más premiada y prometedora del momento.

He aquí una nueva entrega de la serie más redonda de Brian K. Vaughan. La historia de amor intergaláctica más premiada del momento. La historia de Alana, Marko y la pequeña Hazel, una odisea que, de momento, tiene como único fin descubrir si realmente el escritor maldito de un solo ojo, D. Oswald Heist, tiene o no idea de cuál es el destino de la pequeña familia. Porque Alana está convencida de que él ha escrito sin querer su historia y solo él conoce cómo continúa.

Pero al cierre del anterior volumen, al cierre del número 12 de la serie, la cosa no estaba nada clara. Habíamos dejado a Alana y Marko contra las cuerdas. El padre de Marko acababa de morir y la madre estaba francamente cabreada. A Alana lo único que le había importado hasta la fecha era llegar a Quietus para conocer a su ídolo, pero una vez lo hicieron, ¿qué? Una vez lo hicieron, nada. Porque resulta que el (algo ebrio) escritor en cuestión considera que la novela favorita de Alana no es más que una mala novela, la peor que ha escrito con diferencia, así que lo mejor que podían hacer era seguir su camino. Pero ¿cuál era su camino?

El escritor y la pequeña Hazel

El escritor y la pequeña Hazel


En este tercer volumen avanzan en paralelo hasta cuatro tramas. Por supuesto, la que involucra a los protagonistas, que se refugiarán en casa de Oswald hasta que sea demasiado tarde (después de todo, están huyendo de tipos contratados para matarlos); otra en la que La Voluntad trata de cuidar de la pequeña Sophie, la niña que ha sacado de una suerte de prostíbulo intergaláctico, y de encontrar, con ayuda de la ex de Marko (la en muchos sentidos malvada Gwendolyn) a Alana y Marko para acabar con ellos; una tercera, en la que el Príncipe Robot IV pone gasolina en gasolineras abandonadas y hasta olvida que está a punto de ser padre, movido por una inexplicable sed de venganza; y una cuarta en la que una pareja de paparazzis ligeramente verdosos entrevistan incluso a la hermana de Alana, Even, en un busca de una historia que poder vender a su periódico.

Saga 17 - Portada original

Príncipe Robot IV obsesionándose


Los dibujos de Staples siguen a la altura, una altura excelente, retratando un mundo que no existe pero que se está volviendo francamente real para los seguidores de la serie, un mundo de paisajes áridos e imposibles, de gasolineras abandonadas y praderas carnívoras. Y qué decir del guión de Vaughan. Que sigue una línea ascendente que parece no tener fin. Y eso que a veces lo más complicado no es presentar la historia sino cerrarla, cerrar un arco en el que han pasado un buen puñado de (muy extrañas) cosas, y hacerlo así, con muertes, claro —no os preocupéis, no son demasiadas y son las justas para que la cosa acabe y acabe como es debido—, con enfrentamientos y con reencuentros esperados. Vamos, que tiene de todo un poco, y de todo, lo mejor.

Saga - Viñeta

Hazel ha crecido lo suyo.


Porque sí, la serie ganadora de tres Eisner es tan buena como parece. Incluso más aún. Un cada vez más enternecedor y brutal, un enternecedoramente salvaje, se entiende, retrato de una familia tan disfuncional como poderosamente única. Una suerte de lo que habría ocurrido si Romeo y Julieta, en vez ser un par de chicos con mala suerte, hubiesen habitado planetas distintos, y hubiesen tenido cuernos y alas, y no se hubiesen condenado al Otro Mundo por quererse sino más bien hubieran huido de él para seguir la pista a un escritor olvidado, el escritor que los ha unido, porque los libros, casi todos los libros, chicos y chicas, por más ridículos y absurdos que parezcan, son buenos chicos y a veces hasta hacen de Celestinas. Y el valor de construir semejante odisea basada en el amor a la ficción, basada en la pasión por todo aquello que no siendo posible puede serlo, es hoy enorme, incalculable. Bravo por Brian y Fiona.

Sinopsis

Saga: Capítulo tres

En Saga seguimos la historia de Alana y Marko, una pareja que encuentra el amor entre el caos de la guerra y forma una familia con el nacimiento de su hija. Su objetivo: dejar todo atrás, arriesgando todo lo que tienen en su vida para traer una nueva a este peligroso y antiguo universo. La conclusión del primer arco de la serie incluye enfrentamientos a vida o muerte en la sala del estar del escritor de un solo ojo, D. Oswald Heist, y un reencuentro de lo más esperado (que incluye a la chica con cuernos Gwendolyn y al mismísimo Marko).

Inicia sesión y deja un comentario