Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

The Other Dead, los zombis son ellos

Animales zombis, un huracán, un paleto sureño, adolescentes problemáticos y Obama. Pasen y lean.

La idea de los animales zombis es casi tan vieja como el género tal y como lo entendemos hoy en día. Simplemente no se ha explotado demasiado, porque tiene un problema de raíz: si todos los animales se convirtieran en zombis, la humanidad desaparecería en horas. Y cuando alguien ha intentado plantearlo en serio, el resultado ha sido siempre el mismo: la verosimilitud ha saltado por los aires. Y que en una historia cuya premisa es que los muertos vuelven a la vida con ansias antropófagas la credibilidad del lector sufra no tiene perdón de dios. El siguiente paso suele ser poner zombis inteligentes, y nunca funcionan. Pueden ser muertos vivientes, pero no son zombis. Echad un ojo a las novelas de David Wellington y veréis a qué me refiero.

Claro que hay otra opción: no hacerlo en serio. Por algún extraño motivo, un animal muerto que se mueva puede ser muy gracioso. Quizás sea esa mezcla de ternura y asquerosidad, pero desde la película Zombeavers hasta la novela corta Racoon zombies, pasando por la rata de Sumatra de Braindead, esos bichos son graciosos.

The Other Dead - Los pájaros

Los pájaros no podían faltar, claro.


The Other Dead opta claramente por esta segunda posibilidad. Se regodea en presentar tópicos: adolescentes conflictivos, un paleto sureño con muchas armas, cazadores con pocas luces… todo bañado con humor negro, referencias a películas y un ritmo muy rápido, no sea que el lector se pare por un momento a pensar en lo que está leyendo.

A nivel de guión la historia es básicamente lo que uno espera. En ese sentido, nada que objetar. El problema está en el tono, porque aunque opta por el humor negro y la autoparodia (me hizo pensar varias veces en las películas de Syfy), no se acaba de dejar llevar. Falta más humor negro, más gore, más sangre y más mala leche. Poner al presidente Obama como secundario podría haber sido un gran acierto, y las escenas en la casa del paleto sureño ponen los gags en bandeja, pero luego no acaban de estar. Hay algún chiste, sí, pero justo esas son las escenas más serias.

The Other Dead - Obama - Cartel

¿Soy el único que ve un parecido razonable entre Obama y Vin Diesel?


Pero el gran problema de The Other Dead no es de guión, sino de dibujo. Las portadas como la de aquí encima son de otros autores, pero el interior es de Qing Ping Mui, que no está a la altura en casi ningún momento. Al margen de su estilo feísta, que puede gustar más o menos, tiene serios problemas con la perspectiva. No parece que sea consciente de ello, porque algunos planos son especialmente exigentes en ese aspecto y ponen aún más de manifiesto sus carencias. Tampoco se le da bien la anatomía, especialmente la de los animales, y algunos dibujos son realmente bochornosos. Y ni el entintado ni el mediocre color consiguen compensarlo.

The Other Dead - Lobos

Sí, podría haber sido peor. En otras páginas lo es.


En resumen, The Other Dead deja un sabor agridulce. No es un mal cómic, tiene un buen ritmo y hace pasar un buen rato. Pero podría haber sido mucho, mucho mejor.

Sinopsis

The Other Dead

Un huracán se acerca a Luisiana y podía ser peor que el Katrina. Al mismo tiempo, una extraña enfermedad se desata entre los animales, convirtiéndolos en zombis.

Inicia sesión y deja un comentario