Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Celsius 2015: Crónica general con hipercolesterolemia

Os contamos qué se ha cocido en el Celsius 232 aparte de fabada, pote, fabes con almejas, fabes con chipirones...

Como os prometimos, además de las minicrónicas diarias del Celsius 2015 (miércoles, jueves, viernes, sábado), aquí tenéis también una crónica más general. Y la empiezo con una verdad verdadera: todo evento friki es siempre un evento gastronómico. El Celsius 232 es, en ese sentido, una auténtica barbaridad. Hay cosas que no estoy acostumbrado a decir, cosas como «no quiero más» o, peor aún, «no puedo más». Tampoco estoy acostumbrado a no ser capaz de terminarme un menú. Y no soy un tirillas como Manu, que yo tengo una reputación de pozo sin fondo bastante merecida. Lo que pasa es que lo de Asturias no es normal. Para el año que viene, id preparados con antiácidos y esas cosas.

Tablina Tierra Astur

Esto es una tablina para cuatro personas. Sí, para cuatro.


Dejado claro ese punto, vamos a lo que vamos. El Celsius 2015 ha estado realmente bien. Que se cayera Sapkowski a falta de un mes para el festival daba muy mal rollo, pero la verdad es que ha habido muchos actos realmente interesantes. Cuando leáis a alguien por ahí diciendo que este año no había autores de gran nivel le podéis golpear en la cabeza con una novela de Ramsey Campbell, o de Pat Cadigan, o de César Mallorquí. Seguro que él os presta su Premio Nacional de Literatura Juvenil para hacerlo. Y si no, ya os presto yo un bate de béisbol. No, este año no estaban Martin, ni Sanderson, ni Rothfuss, ni Abercrombie, pero había más de cien autores para todos los gustos. Sinceramente, no sé qué espera la gente. ¿Que convenzan a Stephen King de que abandone EE.UU. alguna vez? ¿En serio? Y si lo consiguieran, el año siguiente ¿qué? ¿Neil Gaiman les parecería poco?

Celsius - Charla juvenil César Mallorquí

La carpa se quedó pequeña para ver a César Mallorquí. Y eso que llovía.


En el Celsius ha habido un poco de todo, incluyendo gente ansiosa porque no podía ir a todo lo que le interesaba. Debían de ser novatos, porque es así todos los años. El viernes, por ejemplo, no pude ir a ver a Ismael Martínez Biurrun porque a la misma hora yo estaba con Cristina Macía hablando de cuando Bola de Drac —lo siento, aún soy incapaz de llamarlo Bola de Dragón o Dragon Ball— llegó a España. Incluso cantamos el tema de apertura de Bola de Drac Z en catalán. Algunas caras tenían los ojos tan abiertos que casi no les quedaba frente.

Celsius 2015 - Cosplay Saiyajin

¿Sabéis lo que cuesta mantener la concentración con este pedazo de cosplay en primera fila?


Y cuando digo que ha habido de todo, me refiero a de todo, todo. Presentaciones de libros, claro, y charlas con autores, y videojuegos, y cómic, y rol, y demostraciones de esgrima antigua, y consejos para que tus hijos salgan frikis y no muggles, y disfraces, y comida, y sidra, y talleres para niños, y cosplayers paseando, y el famoso camarero de La Bellota, el único camarero borde que hemos encontrado en Avilés en cuatro años, y camisetas frikis, y… bueno, creo que se entiende la idea, ¿no?

No voy a hacer un repaso a todo, claro. Pero sí comentaré que más me ha gustado a mí del programa, o al menos de lo que he podido ver.

Celsius 2015 - Manlima Cosplay y Susana Vallejo

Susana Vallejo estuvo hablando de costura con Manlima Cosplay.


Lo primero, la presentación de Espectros de cine en Japón, el libro de Rafael Malpartida. El libro tiene una pintaza increíble, pero es que Malpartida desprendía entusiasmo y lo contagiaba. No solo convenció a un buen puñado de los asistentes para que compráramos el libro, sino que nos dio unas ganas locas de empezar a ver películas japonesas de fantasmas. Lo curioso es que Ramsey Campbell también estuvo hablando de cine japonés de fantasmas. Tenemos deberes.

También destaca Dan Abnett, así en conjunto. Habló de cómic y de videojuegos y de novelas en charlas distintas, todas interesantes y todas amenas. Pero es que encima estuvo de público. No es habitual que los autores estrella se pasen la convención escuchando a otros autores, y Abnett lo hizo, pero encima se estuvo paseando, siempre dispuesto a dedicar un libro, a hacerse una foto o a charlar un rato sobre lo que al fan de turno le pareciera. Un auténtico encanto. Manu ya os contó los cotilleos sobre cómic que dejó caer, así que no voy a repetirlo.

Celsius 2015 - Sergi Viciana y Dan Abnett

El día que la lluvia y el sueño te dejan con más cara de tonto de lo normal es el día que te haces la foto con Dan Abnett.


¿Qué más? César Mallorquí, un showman que domina a su audiencia tan bien como a sus lectores. Me perdí la charla sobre su obra adulta porque llegué tarde a Avilés, pero sí vi la de obra juvenil. No solo es el rey de los one-liners, que decía Manu, sino que además va construyendo su propio relato mientras lo hace. Elige un elemento, lo convierte en recurrente y acaba siendo un gran chiste. En este caso, su ambición vital: estar tumbado en el sofá sin hacer nada. Supongo que ya sabéis todos lo buen escritor que es, pero lo que muchos han descubierto en este Celsius es que, además, es divertido, amable, encantador, y que su pasatiempo favorito (además de tumbarse en el sofá para no hacer nada) es sacarle los colores a su mujer, María José, que es igual de encantadora que él.

Y los bares, claro. No solo porque se come muy bien y la sidra en Asturias no tiene nada que ver con esa cosa que te pueden servir en Barcelona, sino por la compañía y por las conversaciones. Por ejemplo, el miércoles por la noche me infiltré en la cena de Fantascy. No es que la editorial montara una cena ni nada por el estilo, sino que de repente nos dimos cuenta de que casi todos los que estaban ahí tenían algo que ver con ella. Empezando por la nueva editora de castellano, Natalia, y por su asesor, Ricard Ruiz, y siguiendo por autores de la casa. No es el primer año que pasa (y que me infiltro en ella). ¡Mmmmuajajajaja! Por desgracia, no se pusieron a hablar de próximos lanzamientos ni de proyectos secretos de la editorial. Seguiré intentando conseguir alguna exclusiva.

Celsius 2015 - Cena Fantascy

Aranzazu Serrano, Susana Vallejo, Víctor Conde, Mariano Villarreal, Ricard Ruiz Garzón, Álex Hinojo y Jaume Valor. Y un escanciador de sidra.


En cambio, la charla de Pat Cadigan con Laura Fernández me dejó un sabor agridulce. Fue muy divertida, llena de anécdotas de su infancia que hicieron al público reír a carcajadas (¡es sierto!), pero en cambio apenas dijo nada sobre ciencia ficción o sobre su proceso de escritura. Laura le hacía preguntas concretas que ella aprovechaba para contestar lo que le daba la gana. Muy divertida, pero casi no aportó nada. A diferencia de ella, Nancy Kress fue mucho más seria pero sí se centró en su obra. De hecho, fue tan seria que en varios momentos tuvo que aclarar que, aunque sus libros traten temas profundos, no son aburridos ni farragosos. Un poco como ella: que fue profunda y seria, pero no aburrida en absoluto.

Celsius 2015 - Firma Booktubers

Javier Ruescas, Fa Orozco y Sebas Mouret estuvieron más de una hora firmando.


Me perdí la charla de los booktubers del sábado por la tarde porque, por un lado, reconozco que es un fenómeno que me interesa más bien poco, y por otro, a la misma hora tenía lugar la mesa de Ricard Ibáñez y Susana Vallejo sobre padres frikis, que viendo cómo son los libros (Yo soy tu padre y Madre de dragones) prometía ser realmente divertida. Lo fue, y el público contó sus propias experiencias y anécdotas, y nos enteramos de que una criaturita que andaba gateaba por allí tenía su origen en el primer Celsius. Lo curioso era ver fenómenos paranormales, como que salieran millones de personas de la carpa al terminar la presentación, pero la siguiente (Neimhaim de Aranzazu Serrano en este caso) estuviera igual de llena.

 
Quizás lo más espectacular de este Celsius haya sido el homenaje a Terry Pratchett que ha montado Sofía Rhei, que reunió a un montonazo de gente disfrazada de personajes de sus libros, incluidos Laura y yo. Mal, muy mal, Manu, por no haber ido tú también disfrazado. Lo curioso es que, después de días de frío y lluvia, al sábado se le ocurrió amanecer soleado y caluroso, ideal para ir vestidos de terciopelo, armaduras y capas y más capas de ropa. ¡Qué calor! La ganadora de la edición dorada de El mundo de hielo y fuego fue Marta Belmonte, que más que un disfraz era la misma encarnación de Y-Voy-A-La-Ruina Escurridizo. Si miráis en nuestro Facebook, encontraréis un montón de fotos de los participantes, que hay algunos realmente espectaculares.

Celsius 2015 - Cosplay Mundodisco- Marta Belmonte

Marta Belmonte va a la ruina. Con sabrosas ratas en panecillo.


Aunque para mí, lo mejor de todas las actividades fue la mesa con Javier Olivares y Marc Vigil, showrunner y director de El Ministerio del Tiempo. No se cortaron un pelo a la hora de hablar de la serie, de los problemas que habían encontrado y de la industria contra la que tenían que luchar día a día. Desde la platea, que tuvieron que abrir ante la avalancha de público, les escuchamos hablar de los audímetros, de nuevas plataformas, de series para todos los públicos que son para el mismo público de siempre y de autores que trabajan haciendo series que luego ni ven, pero que sueñan con poder hacer algo bueno.  

 
Marc Pastor nos había pedido que dijéramos a Olivares que le debe un ejemplar de La mala mujer: ¿hacemos una apuesta sobre qué personaje aparecerá en El Ministerio del Tiempo? Pero elucubraciones aparte, lo que sí confirmaron Olivares y Vigil es que la segunda temporada empieza con El Cid, que en el tercer episodio sale Cervantes y en otro Napoleón, atrapado en una nevada en Tordesillas. Y no, Cervantes no sale en la batalla de Lepanto.


La duda estaba en cómo resultaría la mesa de fin de fiesta, con Cristina Macía, Diego García Cruz y Jorge Iván Argiz, los tres organizadores. ¿Sería divertida? ¿Se mojarían? ¿Rajarían a gusto? ¿Dirían las fechas del año que viene? Sí, sí, bastante, no. Fue divertida, claro, aunque se les notaba que tenían ya los cerebros a punto de morir (¿por qué será?), y soltaron alguna que otra de las que duelen. Hablando de Bandai Namco, por ejemplo, de cómo han estado mareando durante meses prometiéndoles el oro y el moro, y al final nada. Pidieron disculpas por lo de Sapkowski y reconocieron que no saben cuál es el motivo de su ausencia: el polaco solo les dijo que no podía acudir por motivos personales. O sea, que saben lo mismo que todo el mundo. Aunque a mí lo que me dio pena de verdad no fue que no viniera Sapkowski, sino que no lo hiciera Christopher Lee, que iba a acudir en su faceta de cantante. El homenaje de Jesús Palacios, con tres de las películas del actor británico, no compensa. Muerte, esta te la guardo.

Celsius 2015 - Cristina Macía, Diego García Cruz y Jorge Iván Argiz
Lo que sí dijeron los organizadores fue algunas cosas sobre la próxima edición. No, aún no hay fechas. No, aún no hay programa. Pero sí hay algunos autores confirmados: Michael Moorcock (ahí hubo una ovación), Paolo Bacigalupi (si le hubierais leído todos, la habría habido) y Kevin J. Anderson. Y habrá un premio, el Kelvin 505, a mejor novela publicada. Y talleres de cosplay de la mano de Manlima Cosplay y actividades de doblaje. Y nosotros, claro, que estaremos allí seguro.

Celsius 2015 - Lechazo en Pancorbo

Tradiciones personales del Celsius: parar a la vuelta en Pancorbo a comer un lechazo. Porque en Avilés se pasa hambre.

Inicia sesión y deja un comentario