Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Hispacon 2019 en Valencia: cincuenta años ¡y más joven que nunca!

hispacon banner

La emblemática cincuenta edición de Hispacon, la convención española de la literatura de fantasía, ciencia ficción y terror que se lleva celebrando desde 1969, tuvo lugar este año en un ecosistema de lo más original: el Museo de Ciencias Naturales de Valencia. Un escenario donde, entre el 6 y el 8 de diciembre, el ciclo de la vida ha dado un nuevo giro en este evento, en un encuentro donde vientos de cambios han acompañado a lo primigenio.

Guarecido en el corazón de un parque que antaño fue huerta de reyes taifas y después vivero de limoneros y naranjos de Felipe II, el Museo de Ciencias Naturales de Valencia acogió a una legión de aficionados de la literatura de género de todas las edades con fuerte presencia femenina, una novedad importante respecto a las hispacones del siglo pasado. El variopinto público y varias cadenas locales de televisión se dieron cita con autores y editores entre fósiles de ballena, insectos palo y libros originales de Humboldt.

La inauguración de la edición número cincuenta de Hispacon, que arrancó su andadura en el paradigmático año de 1969, no pudo tener un invitado más apropiado: el eminente científico Santiago Grisolía, discípulo de Severo Ochoa. A sus 96 años, el bioquímico derrochó energía y sorprendió a propios y extraños al relatar su relación con Isaac Asimov durante los años que vivió en Estados Unidos como profesor en reputadas universidades. Precisamente Asimov fue también foco de atención durante la jornada inaugural, con una charla donde el escritor de ciencia ficción y también científico valenciano Salvador Bayarri, artífice mayor de esta Hispacon en Valencia, arrojó luces y sombras sobre la relación del autor de Fundación y las mujeres.

A lo largo de esta primera jornada, por las salas del museo natural desfilaron también la experta en filología inglesa Ana García Herráez, que descubrió el componente fantástico de las novelas de William Shakespeare, y el editor y escritor Manuel Berlanga, que charló sobre la influencia del cuento europeo en la saga de Geralt de Rivia. Firmas y presentaciones como la de la terrorífica Ponzoña del toledano David Luna (flamante Premio Ciudad de Utrera) o el cómic Viaje a Xambala, de Alberto Ávila Salazar, se sucedieron entre interesantes debates. Uno de los más concurridos fue el que enfrentó a distopías y utopías de manos de las integrantes del Proyecto Artemisa, entre las que destaca Miriam Jiménez Iriarte, celebrada autora de Ayantek, así como las también escritoras Ana Lozano, María Tordera y Cruz Gabaldón, entre otras.

Las diferentes opciones de publicación fueron objeto de un interesante debate por la tarde, en el que el público pudo conocer de primera mano la experiencia de autores como Begoña Pérez, Mar Goizueta, Feliz Carreira, Fali Ruiz-Dávila (o una servidora) en la trepidante aventura de la coedición, el crowdfunding o la edición tradicional.

Carreira, Pérez, Goizueta, Serrano y Ruiz-Dávila. Foto: Sergi Albir

Por la noche, pudimos descubrir la faceta más desconocida de Sofía Rhei en un concierto en el que la escritora estuvo acompañada musicalmente por el artista de jazz Alberto Sánchez.

Veteranía y nuevas caras

La jornada del sábado tuvo como protagonistas la entusiasta presentación de Empotradoras, llena de sangre joven con ganas de romper tabúes, y una visión nostálgica y entrañable a los orígenes de la Hispacon con la presencia de pesos pesados como Carlo Frabetti, Agustín Jaureguízar y Luis Gasca, y la siempre oportuna intervención de Mariano Villarreal, que prepara un ensayo sobre el tema.

Frabetti, Jaureguízar, Gasca y Villarreal. Foto: Sergi Albir
Frabetti, Jaureguízar, Gasca y Villarreal. Foto: Sergi Albir

Como colofón, el momento álgido del encuentro: la cena de gala y la entrega de los Premios Ignotus, que este año también estuvieron acompañados por los premios Baskerville que otorga la web Libros Prohibidos. Fue una noche para la historia, ya que más de la mitad de los premios fueron a parar a manos femeninas, incluyendo el de mejor novela, que recayó sobre Bionautas, de Cristina Jurado, inaugurando una nueva era de presencia femenina en la categoría principal.

Aires de cambio también soplaron al día siguiente, última jornada y mañana de asamblea para la Asociación Española de Fantasía, Ciencia Ficción y Terror (AEFCFT), donde entró una nueva junta con caras nuevas y muchas ganas de actualizar esta institución. Entre el legado de la Junta saliente destaca una importante novedad: a partir del año próximo los Premios Ignotus contarán con una categoría LIJ (Literatura Infantil y Juvenil), lo que sin duda ampliará considerablemente sus fronteras.

Y entre la veteranía y la sangre nueva, una certeza: que este género reclama, con más fuerza que nunca, su digno lugar en la cadena literaria.

Inicia sesión y deja un comentario