Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Steampunkers del mundo, ¡uníos!

El recinto de la Estació del Nord de Barcelona se llenó de fans del género en la primera Feria Steampunk celebrada en la ciudad, como parte de la EurosteamCon 2013.

El anuncio decía lo siguiente: «Con la fuerza del vapor, de ondas magnéticas, rayos de sonido, a base de absenta… ¡Diseñe y cree una buena Raygun y muéstrenosla!». El acto tenía lugar a las nueve de la noche y cerraba la exitosa I Feria Steampunk de Barcelona, que tuvo lugar este sábado en el recinto de la Estació del Nord, y que formó parte de los actos paralelos de la EurosteamCon 2013, la convención europea de amantes del steampunk que se celebró el pasado fin de semana. Una convención que fue mucho más que un encuentro de diseñadores de rayguns (flamantes pistolas retrofuturistas) dispuestos a competir para descubrir cuál de sus creaciones era la mejor.

Cartel del encuentro

Cartel del encuentro


El día arrancó a las 11 de la mañana y los alrededores de la barcelonesa Estació del Nord, esto es, los alrededores del Arc de Triomf, se llenaron de cosplayers de un futuro vaporizado, pues la de ir debidamente vestido para la ocasión (en muchos casos, con diseños propios, coquetos parasoles de época incluidos) parecía condición sine qua non para cruzar las puertas del recinto. Aquellos que iban de civiles eran, en dichos alrededores, minoría. Y una vez dentro lo eran aún más. El pequeño espacio en el que concurrían puestos de complementos (colgantes con aspecto de relicarios, gafas de aviador, bolsos y un largo etcétera) con rincones en los que podía dispararse a una campana diminuta (con una raygun, por supuesto), exposiciones de cuadros (de motivos steampunk) y mesas con libros (las editoriales Tyrannosaurus Books y Fábulas de Albión vendían sus títulos relacionados con el género) estaba repleto de steampunkers decididos a hacerse con nuevas joyas.

La organización no debió prever el enorme éxito de convocatoria (apenas se podía caminar y, puesto que se podía entrar y salir tantas veces como se quisiera, fuera había casi tanta gente como dentro) y el espacio se quedó pequeño, por lo que a la hora del té, momento en el que la organización había previsto un momento de encuentro («Un té con pastas a un precio especial», rezaba el programa) en la tetería, se creó un pequeño colapso junto al stand de Tyrannosaurus Books, que a primera hora de la mañana había presentado a su catálogo. Además de una hora del té, hubo un taller de bailes victorianos tradicionales, tres conferencias (La Parapsicología en el s. XIX, De la máquina a lo fantástico: los desafíos tecnológicos de Jules Verne y ¿Qué es la EuroSteamCon?, esta última a cargo de Marcus Rauchfuß, creador del portal de difusión europea Daily-Steampunk), dos conciertos y un concurso de sombreros, además del mencionado concurso de rayguns.

Raygun - Trendsetter

Pistola de rayos (foto: Let me be your Trendsetter)


Para Marian Womack, editora de Nevsky Prospects y responsable del subsello Fábulas del Albión, en el que se publicó Steampunk: Antología retrofuturista, la feria no solo fue un éxito en cuanto a público «sino que logró convocar a gente metida en el movimiento de verdad». Para ella, estar presente en una feria de este tipo «nos interesa muchísimo no ya por las ventas sino para dar a conocer nuestro proyecto, porque nosotros queremos, necesitamos, acercarnos a ese tipo de público si pretendemos tener continuidad en esta línea de publicaciones», asegura la editora, que añade que al día siguiente se levantó «con compras por internet y correos de gente con la que hablé y que no conocían la editorial o no la conocían bien».

Nacido en la década de los ochenta como subgénero de la ciencia ficción especulativa y tomando como punto de partida un mundo futuro en el que la electricidad es historia (en realidad, nunca ha existido, pues se prefirió seguir el camino del carbón y del vapor) y los aviones nunca sustituyeron a los zepelines, el steampunk (deudor de los trabajos de H.G. Wells y Julio Verne) aún no goza en España, a nivel literario, de la importancia que tiene en otros países —aunque cuente ya con editoriales y autores como Félix J. Palma, responsable de la más destacada antología de autores españoles publicada hasta la fecha, la citada Antología retrofuturista—, pero viendo que su público no deja de crecer, no tardará en tenerla. Pero el encuentro barcelonés no fue el único que hubo ese día, pues en otras capitales del país, como Zaragoza y Madrid, se celebraron ferias parecidas. De hecho, Zaragoza fue la primera ciudad española en la que tuvo lugar una feria steampunk.

Inicia sesión y deja un comentario