Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

El universo interactivo de Christopher Kastensmidt

Charlamos con Christopher Kastensmidt, durante el pasado Celsius 232, sobre las expansiones de su serie La enseña del elefante y el guacamayo a través del rol y el videojuego. 

Estábamos todavía frescos en el pasado Celsius cuando Christopher Kastensmidt nos dio la bienvenida a su universo. Fue una de las primeras presentaciones a las que pudimos asistir en la carpa de actividades, y no fueron pocos los que salieron cautivados por su entusiasmo. Nos habló de su exhaustiva labor de investigación para confeccionar las novelas de La enseña del elefante y el guacamayo; de la riqueza y la belleza de Brasil, su país de adopción; del colorido de las plumas del guacamayo, al que describió como «una de las criaturas más hermosas que existen». Sin ser uno de los nombres más esperados del cartel de este año, lo cierto es que resultó el gran descubrimiento para muchos. Nosotros ya os habíamos hablado de él hace tiempo, cuando Sportula publicó Encuentro fortuito, la primera de las once novelettes que componen la serie. En el Celsius se presentó la edición que contiene las seis primeras, recopilación que Sportula ha editado con el título Belleza, misterio y magia.

No obstante, una parte muy importante de Christopher Kastensmidt como creador, que no puede obviarse, se encuentra en el universo transmedia que ha derivado de su obra literaria. El tono aventurero, el dinamismo y la perfecta sinergia entre los dos protagonistas, Gerard y Oludara, dan para mucho en el terreno lúdico. Es algo de lo que también nos habló durante su presentación: el juego de rol, publicado en inglés por Porcupine Publishing, ha cosechado un éxito apabullante e independiente de las novelas. La primera edición se agotó en tres meses en Brasil, convirtiéndose en el primer juego se vendía con tanta velocidad. En 2019 recibió un premio ENnie en la categoría Judges’ Spotlight Awards; un galardón otorgado en la GenCon de Indianápolis, la convención de rol de mayor relevancia a nivel internacional.

Christopher tuvo la amabilidad de charlar con nosotros en el salón del hotel 40 Nudos, lugar emblemático para el mundillo literario en Avilés que se ha convertido en un punto de encuentro entre escritores, aficionados y redactores. Puesto que ya dedicamos unas líneas a su obra literaria, centrar nuestra conversación en su expansión lúdica nos parecía una perspectiva muy interesante. Sobre todo, teniendo en cuenta que el juego de rol va a ser publicado en nuestro país en los próximos meses por HT Publishers. Un acuerdo que Christopher nos adelantó entonces, aunque no se había hecho público todavía, y que la editorial reveló en su cuenta de Facebook a finales de agosto.

Ya en la propia portada del juego de rol hay un elemento que llama poderosamente la atención: se define como un «juego de interpretación de papeles». Fue la primera pregunta que realizamos a Christopher: si aquella era, quizás, la nomenclatura habitual en brasileño para denominar esta afición.

—No, es algo que utilizo para definir mi juego, específicamente. El nombre se ha adaptado para fomentar la accesibilidad.

Christopher nos cuenta que el juego de rol de La enseña del elefante y el guacamayo, localizado en el Brasil de 1576, ha sido adoptado por numerosas escuelas a lo largo del país y se utiliza como herramienta de aprendizaje en las clases. Es evidente el porqué: de nuevo, sale a relucir en la conversación la exhaustiva tarea de documentación previa al nacimiento de la obra literaria. «Más de trescientos libros» fueron los que consultó a lo largo de doce años, nos dice, para recabar información sobre el folclore y la tradición brasileña. Indagando, incluso, en muchos aspectos que se pasan por alto en el currículum escolar. Un conocimiento que ha puesto al servicio de la educación, aunque siempre tuviera presente su potencial para el aspecto lúdico. De hecho, su intención original era la de utilizar esta documentación para elaborar el lore de un videojuego, el terreno por el que se ha movido el perfil profesional de Christopher desde 1999, año en que formó el estudio independiente Southlogic en Brasil. Tras esta experiencia y su paso por Ubisoft Brasil como director creativo, hoy en día trabaja como profesor universitario de game design.

Sin embargo, cuando la empresa en la que trabajaba no pudo asumir los costes y necesidades del videojuego que tenía en mente, se dijo que tenía que hacer algo con todo aquello entre manos. Fue así como decidió plasmarlo en forma de novelas cortas. No obstante, la voluntad didáctica de su obra ha trascendido la experiencia literaria para convertirse en un elemento de conexión con niños y jóvenes en el ámbito educativo. Una faceta que, nos explica, ha funcionado extraordinariamente bien, como pudo comprobar cuando se convocó un fin de semana de sesiones de juego colectivo en todo el país. Más de cien grupos en cincuenta ciudades respondieron a la cita.

El sistema del juego de rol está pensado «para que cualquiera pueda aprender a jugar en cinco minutos», nos explica. En lugar de las innumerables clases, razas o puntuaciones que estamos habituados a encontrar, en La enseña del elefante y el guacamayo nuestro personaje puede progresar a lo largo de tres niveles: aprendiz, practicante y maestro. Un planteamiento en el que confluyen filosofía de diseño y de vida: «Nada te define como persona, excepto aquello que aprendes», en palabras de Christopher. Cualquier acción dentro del juego exige tan solo la realización de un test sencillo. El objetivo es potenciar la parte estratégica y narrativa, dejando a un lado los dados, y conseguir sesiones rápidas, que puedan jugarse en el transcurso de una clase de colegio. Siguiendo esta idea de accesibilidad, tanto para gente muy joven como para quienes no hayan jugado nunca a un juego de rol, algunos conceptos habituales se sustituyen por otros que transmiten un carácter más didáctico; por ejemplo, se habla de «mediadores» en lugar de directores de juego, y de «participantes» en lugar de jugadores.

Christopher nos hizo un repaso por las distintas secciones del juego básico, dividido en Guía del Jugador y Guía del Mediador: desde la creación de personajes y la lista de habilidades y profesiones hasta la guía geográfica del Brasil del siglo XVI, que incluye una recopilación de instrumentos musicales de la época. Aunque sin duda la parte más impresionante es el bestiario al que podremos hacer frente. Nada que sorprenda a quien haya leído algunas de sus novelas; en las ilustraciones reconocimos a muchas de esas criaturas de proporciones grotescas, híbridos imposibles que pueblan el corazón de su Amazonas mítico. E incluso se asomó algún que otro spoiler entre las páginas del libro: entre las influencias de las próximas novelas que están por publicar en nuestro país, Christopher, aficionado al manga y el anime, hizo referencia a «las historias de kaijus». Así que es de suponer que criaturas todavía más descomunales que las que ya han enfrentado se toparán con los pobre Gerard y Oludara en algún momento.

Con respecto a la fecha de publicación del juego en nuestro país, Jorge Coto, de HT Publishers, nos comenta que se encuentran ahora mismo en proceso de traducción y que esperan poder lanzarlo a finales de 2020. «Cuando nos propusieron este juego lo miramos con cierta reserva», confiesa. «Conocíamos las historias de Kastensmidt y nos encantaban, pero no veíamos claro si eso funcionaría bien en un juego de rol. Sin embargo, la lectura del manual nos enamoró por completo, es un juego tremendamente sencillo. Muy apto por el sistema y por la ambientación para jugadores adolescentes. Y además, por qué negarlo, es sencillamente precioso.»

De la mesa al PC

Era solo cuestión de tiempo que Christopher volcara su conocimiento y trayectoria en el mundo del videojuego en su saga literaria. El lanzamiento del primer videojuego inspirado en ella era ya algo inminente durante la semana del Celsius, por lo que gran parte de nuestra conversación orbitó en torno a él. Nos contó que está pensado, al igual que el juego de rol, como una iteración independiente, por lo que los protagonistas no serían Gerard y Oludara, sino un nuevo personaje: Baltasar, un joven portugués que acude a Brasil atraído por las promesas de gloria y riquezas. Aunque varios de los personajes secundarios que encontramos en las novelas también estarán presentes en el videojuego.

El peso del juego, que lleva por nombre Três Reinos y de momento está previsto únicamente para PC, se halla en la narrativa, a través de los diálogos entre personajes y la toma de decisiones, basándose en la estructura en forma de ramas (branching storyline). Christopher nos comentó que su gran inspiración dentro del mundillo fue la saga Sorcery!, de Inkle Studios, a su vez versión digital de los conocidos librojuegos de Ian Livingstone. Señaló también otros estudios de referencia en el terreno de la ficción interactiva actual, como Choice of Games; así como juegos que han aportado un soplo de aire fresco al género del rol como Darkest Dungeon, Divinity: Original Sin o Tides of Numenera, o la novela visual Loren The Amazon Princess.

En el momento de nuestra charla, el guion del videojuego alcanzaba las cien mil palabras (la misma cantidad que el primer juego de los tres que componen la serie Sorcery!, y un número sin duda bastante respetable, si lo comparamos con una novela). El sistema de juego es una traslación fiel del RPG de mesa, en palabras de Christopher: podemos formar grupos de hasta cuatro personajes, y los combates se desarrollan por turnos. Asimismo, es posible socializar con otros personajes e interactuar a través de nuestras habilidades, y nuestras decisiones pueden afectar de manera decisiva al desarrollo de la historia. En este sentido, así como en el apartado artístico, el juego también recuerda poderosamente al Renowned Explorers de Abbey Games.

El nombre del estudio creado ex profeso para trasladar las aventuras de La enseña del elefante y el guacamayo al mundo digital es Time Galleon Studio. La primera campaña de crowdfunding para obtener financiación y completar el desarrollo se lanzó el pasado 14 de noviembre, a través de la plataforma brasileña Catarse, aunque Christopher nos confirma que es muy probable que se lance otra en Kickstarter, dentro de un tiempo, para la audiencia no brasileña. España se encuentra entre los mercados principales a los que quieren apuntar con ella, gracias al éxito de la edición de Sportula, junto con China y el mundo anglosajón. El objetivo, nos indica el autor, es llegar a publicar el juego en español, portugués, inglés, chino, japonés y coreano; posiblemente, con los acuerdos adecuados, también en alemán, francés e italiano. La banda sonora, por su parte, ha sido compuesta por Kaedalus.

La campaña en Catarse finaliza el 7 de enero de 2020, y tiene como objetivo reunir 75.000 reales brasileños. La versión beta del juego estará lista, según indican en la página de la campaña, en un periodo de entre ocho y diez meses. Para Christopher, el videojuego es «el proyecto más ambicioso que ha llevado a cabo en los trece años que lleva trabajando en este universo».

El autor nos confirmó que quiere centrarse fundamentalmente en el juego de rol y los futuros videojuegos, expandiendo el universo a través de ellos, aunque sigue teniendo ideas para futuras novelas. No descarta ampliar las iteraciones lúdicas a otros terrenos como el de los librojuegos; no obstante, si decidiera entrar en este campo no cree que los escribiera él mismo, del mismo modo que ha trabajado con distintos autores para crear aventuras para el juego de rol o para el videojuego. Tuvo alguna charla en este sentido durante el Celsius con Víctor Conde, comentó.  Los proyectos bullen en la cabeza de Christopher, de modo que podemos respirar tranquilos: vamos a seguir teniendo noticias de Gerard, Oludara, y quién sabe qué otros nuevos personajes surgidos de su imaginación durante mucho tiempo.

Inicia sesión y deja un comentario