Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Juegos de mesa y financiación colectiva, amor a primera vista

Repasamos los principales proyectos de financiación colectiva en juegos de mesa.

Hace un par de semanas recogíamos una pequeña selección de videojuegos que habían sido (o van a ser) posibles gracias a las bondades de la financiación colectiva. Con la web Kickstarter por bandera, este nuevo modelo de desarrollo se ha convertido en toda una revolución, no solo para los videojuegos, que han conseguido saltarse uno de los eslabones más molestos y necesarios para su producción, sino también para los juegos de mesa, cuya financiación colectiva ha ayudado a muchos diseñadores —y sigue haciéndolo— a ver sus ideas llevadas al tablero.

Como en nuestro anterior artículo, es realmente complicado poner por escrito la multitud de campañas que empiezan y acaban semanalmente en el mundillo del crowdfunding, por lo que intentaremos recopilar aquellas que han conseguido mayor impacto en el público y en las cifras de recaudación, así como las que nos han parecido más interesantes. Para empezar podríamos nombrar Zombicide, juego de Guillotine Games que aterrizó en Kickstarter en abril de 2012 pidiendo solo 20.000 dólares y alcanzó la desorbitante cifra de más de 780.000. Fue uno de los primeros proyectos de juegos de mesa que alcanzaba una cifra tan elevada y que ponía en entredicho el sistema tradicional de publicación de este tipo de juegos. Estaba claro que, siendo un juego de zombis y considerando la fama que estos han tenido durante los últimos años, las cifras podrían llegar a dispararse, pero son muchos los proyectos posteriores que vienen a corroborar la viabilidad de la financiación colectiva para estos menesteres. Por si fuera poco, Edge Entertaiment compró los derechos del juego en España y ya ha publicado las cajas básicas y más de trece expansiones, por lo que está claro que el producto también ha funcionado muy bien dentro de nuestras fronteras y con una distribución más tradicional.

Zombicide
Pero las modas no han sido el único detonante de esta revolución en el mercado de los juegos de mesa y ahí tenemos como ejemplo a Golem Arcana, de Harebrained Schemes. El juego de mesa de los creadores de Shadowrun Returns se ha dado a conocer como un híbrido entre juego de mesa y videojuego en el que los jugadores tendrán que usar miniaturas que escanearán con un lápiz óptico, y se jugará gracias a un dispositivo móvil como una tableta —podéis ver el vídeo explicativo de su página de Kickstarter para haceros una idea—. La financiación de un proyecto de tal envergadura era algo realmente arriesgado: pedían medio millón de dólares, cuando la mayoría de los juegos de mesa necesitan menos del 10% de esa cantidad para salir adelante, pero aun así se consiguió superar la cifra por poco y el juego verá la luz el próximo verano de 2014. Tenemos muchas ganas de probar un producto de estas características, ya que las posibilidades pueden ser sorprendentes.

El universo de Lovecraft es una de las mayores fuentes de inspiración para muchos creadores en cualquier tipo de disciplina, y los juegos de mesa nunca han sido una excepción. Las mansiones de la locura y Arkham Horror son tan solo algunos ejemplos recientes de adaptaciones de los Mitos a juegos de tablero, pero se siguen creando más y más —y financiando gracias a Kickstarter también—. A Study in Emerald es un juego de tablero basado en un relato corto de Neil Gaiman, que a su vez utiliza la mitología de Lovecraft y Un estudio en escarlata de Arthur Conan Doyle como fuentes de inspiración. ¿Qué podría salir de algo así? Todo un éxito. A Study in Emerald, creado por Martin Wallace, diseñador de juegos como Mundodisco: Las brujas o Mundodisco: Ankh Morpork (ambos reseñados en Fantífica), es un juego de creación de mazos de cartas en el que los jugadores tendrán que pujar para conseguir tomar el control de la ciudad utilizando desde criaturas de otra dimensión a un ejército de zombis. Desde la propia página de Kickstarter del producto ya se avisaba que el juego solo estaría disponible directamente desde la campaña de financiación o a través de TreeFrog Games y no a través de una distribuidora, y que en caso de distribuirse por medios tradicionales —lo que todavía no está nada claro— sería a partir del año 2015, cuando la fecha de lanzamiento del producto para los mecenas era octubre de 2013 y son muchos los que ya lo están disfrutando. Sin embargo, como se puede ver en los comentarios de la página de Kickstarter, algunos están teniendo problemas con los envíos, el principal tendón de Aquiles de estos proyectos.

Brimstone
Siguiendo con la temática lovecraftiana, uno de los éxitos más apabullantes en campañas de financiación colectiva de juegos de mesa fue el proyecto de Shadows of Brimstone, que tuvo lugar entre los pasados meses de octubre y noviembre pidiendo una cantidad inicial de 30.000 dólares y llegando a alcanzar la friolera de más de un millón. Shadows of Brimstone es un juego de tablero de miniaturas e investigación ambientado en el salvaje oeste, en el que los jugadores tomarán el rol de uno de los arquetipos de personaje de esta ambientación para explorar las profundidades de minas y enfrentarse a los peligros que se esconden en ellas. Peligros con muchos tentáculos, claro. El éxito exagerado de la campaña de financiación, con más de cincuenta recompensas adicionales que se iban desvelando a medida que aumentaba la cantidad de dinero recaudado, coloca a Shadows of Brimstone en el palmarés de proyectos de juegos de mesa financiados colectivamente. Otros de los grandes proyectos que se encuentran en este palmarés y que podría decirse que lo encabeza es Cthulhu Wars (exacto, también hay tentáculos y primigenios). Cthulhu Wars es un juego de tablero de estrategia en el que los jugadores tomarán el control de una de las cuatro facciones de primigenios: Cthulhu, Shub-Niggurath, Nyarlathotep y Hastur con las que deberán dominar el mundo, representado en el tablero de juego. El proyecto se financió entre los meses de junio y julio, alcanzando una cifra récord en lo que a juegos de mesa se refiere: 1.400.000 dólares. Está previsto que se empiece a enviar a los mecenas a lo largo del próximo mes de marzo si no hay problemas con los paquetes, que saldrán desde China. Sandy Petersen, creador del juego y de la primera edición del juego de rol La llamada de Cthulhu, ya se encuentra de gira promocionando el juego, como pudimos ver y retratar personalmente en la pasada feria Spiel 2013 de Essen.

Petersen presentando Cthulhu Wars

Petersen presentando Cthulhu Wars


Pero en el terreno nacional también tenemos buenos ejemplos de financiaciones colectivas de juegos de mesa. Bueno, algunos buenos y otros no tan buenos y hasta con problemas legales. Fanhunter: Las montañas de la locura, un juego de tablero basado en el conocidísimo universo Fanhunter de Cels Piñol, se financió gracias a Verkami, otra página dedicada a la financiación colectiva, alcanzando la nada desdeñable cifra de 9.800 € cuando la inversión necesaria para llevar a cabo el proyecto era de 3500 €. Fanhunter: Las montañas de la locura está basado en la novela de Cels Piñol Fanhunter: Las montañas de la locura / Electric Boogaloo y se anuncia como un wargame sencillo y asequible para toda la familia en el que los jugadores tendrán que resistir el ataque de una horda de bichos lovecraftianos y narizones. La otra cara de la moneda para financiación colectiva en España la protagoniza Gamezone Miniatures, distribuidora española que intentó sacar adelante —esta vez en Kickstarter— un proyecto para actualizar el mítico Heroquest gracias a una edición 25 aniversario. Cuando llevaban recaudado casi medio millón de dólares canadienses, el proyecto tuvo que ser retirado de la página web debido a problemas legales con la marca (tenéis más información en nuestro artículo al respecto). Parece que al final el proyecto ha conseguido salir adelante gracias la página de financiación colectiva Lánzanos.

Nos dejamos en el tintero juegos como AvP (miniaturas, ambientado en el universo Alien) o Journey: Wrath of Demons (cooperativo de miniaturas, ambientación oriental), que también han conseguido recaudar ingentes cantidades de dinero gracias al apoyo de los aficionados; muchos otros de los que nos habremos despistado, otros tantos que no han tenido tanta repercusión pero han logrado su objetivo, cientos que no lo habrán alcanzado y algunos que en estos momentos continúan su carrera hacia la financiación, como este juego de tablero basado en el famoso personaje del mundo de los videojuegos Megaman. Queda claro que la financiación colectiva es una alternativa más que viable para que los diseñadores de juegos de mesa den rienda suelta a sus ideas y que estas se vean reflejadas en un producto final de calidad gracias al dinero de sus futuros jugadores.

Fanhunter

Inicia sesión y deja un comentario