Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Las leyendas de Andor: Chada y Thorn, cooperación auténtica

Reseñamos el juego de cartas para dos jugadores ambientado en el mundo de fantasía creado por Michael Menzel.

La cooperación es siempre una constante en los juegos ambientados en Andor, el mundo de fantasía creado por Michael Menzel: lo ha sido en Las leyendas de Andor y sus expansiones, y lo es en Chada y Thorn, un juego de cartas para dos personas que vuelve a sacar ese instinto de los jugadores por llevar a buen puerto la aventura y no morir en el intento. Para Chada y Thorn, Menzel ha cedido la batuta a Gerhard Hecht para que conduzca un episodio menor en el mundo de Andor, con una propuesta distinta a sus predecesores. Si en anteriores capítulos de la saga íbamos a por todas para salvar el reino de una invasión de monstruos, esta vez la premisa es avanzar hacia adelante en pareja para que la maldición que os persigue no os haga trizas. Eso sí, por el camino hay monstruos, aliados y otras sorpresas que habrá que saber aprovechar.

Las leyendas de Andor: Chada y Thorn
Mientras en anteriores juegos de Andor la parte narrativa era importante, ya que consistía en una especie de cuento interactivo, en Chada y Thorn el argumento es totalmente irrelevante y quizá por eso se distancia de sus hermanos mayores. Lo que importa aquí es la forma en que los jugadores administran sus cartas y avanzan una casilla tras otra para salir airosos de la situación. El sistema de juego de Chada y Thorn coge de otros juegos un poco de aquí y otro poco de allá para configurar un sistema de juego con bastante miga, de esos con los que no conviene distraerse. Hablamos de un juego cooperativo, y el más mínimo fallo puede repercutir negativamente en el otro jugador. En ese sentido, en Chada y Thorn los participantes no pueden ir a su bola: para jugar de cualquier manera, es mejor cerrar la caja y dedicarse a otra cosa.

Pero ¿cómo se juega? Chada y Thorn trae unos peones de cartón y, a primera vista, parece un juego de recorrer un mundo de fantasía dividido en una serie de pequeños tableros. Pero no es así, ya que aunque los tableros (que son las cartas de aventura de los anteriores juegos) son un control del movimiento que hace ganar o perder puntos y señala el recorrido de la maldición, la baza principal del juego es la administración de tres pilas de cartas, que a medida que avancen las cuatro aventuras que trae la caja irán aumentando o disminuyendo, esto es, llenándose de monstruos, objetos mágicos, enemigos o aliados humanos. Estas pilas están presididas por tres versiones distintas de un mismo personaje (Chada o Thorn), cada una con una ilustración diferente y marcada con una serie de acciones que el jugador puede llevar a cabo: mover, usar una acción especial, robar carta, etcétera.

Las leyendas de Andor: Chada y Thorn - Cartas
Lo fundamental de Chada y Thorn es saber jugar en los momentos indicados las tres pilas de cartas que tiene cada jugador, ya que, como decíamos, es lo principal del título: saber cómo funcionan y sacarles el máximo provecho. El manual de instrucciones, sin embargo, no es demasiado explicativo, al contrario de lo que ocurría en Las leyendas de Andor. El libreto da por hecho que has jugado a los anteriores juegos de la colección y al principio el jugador podría sentirse un poco confuso al no explicar de manera profunda el auténtico funcionamiento de las mecánicas, que no así sus componentes y símbolos. El que haya jugado a cualquier Andor sabe en realidad que son juegos donde no hace falta empollarse el manual de instrucciones y donde prácticamente se puede jugar nada más abrir la caja. Pero en Chada y Thorn, aunque al minuto le pillas el tranquillo, no dejas de pensar que te has dejado algo sin leer. Pero oye, el juego es sencillo y fácil de aprender, marca de la casa.

En general, Chada y Thorn deja el regusto de cualquier juego de Andor. Su aspecto artístico está integrado con las reglas y sigue una estética continuista con los anteriores títulos de Andor, aunque en Chada y Thorn el apartado visual sea algo más flojo por tratarse de un título menor, en particular porque aquí no tenemos los grandes tableros ilustrados de las otras cajas. Es un juego fácil de aprender, tiene un componente cooperativo muy fuerte (por no decir que ignorar al compañero hará fracasar la aventura) y visualmente es llamativo, con unos componentes correctos aunque sin alardes.

Las leyendas de Andor: Chada y Thorn - Partida
En cambio, si esperáis un juego de aventuras con localizaciones y un mínimo de ambientación, donde los eventos influyan algo en el desarrollo de la partida, podéis iros olvidando. Chada y Thorn es un juego de cartas sin más, que se basa en el uso de las mismas y ya. Ver cómo crecen las pilas de los personajes y cómo las situaciones van volviéndose más difíciles es divertido, y se centra exclusivamente en la cooperación de los dos personajes protagonistas. La ambientación no es como la de Las leyendas de Andor o Viaje al norte, sino que parece un juego complementario a estos y la puerta a otra caja grande del mundo de Andor. Tratándose de un juego ambientado en ese mundo, esperaba una mayor integración de los jugadores con la aventura, más narrativa que hiciera sentir al jugador que verdaderamente está en el mundo de fantasía de Menzel.

Es obligatoriamente un juego para dos personas, aunque una sola podría jugarlo administrando las cartas de los dos personajes sin demasiados problemas. De hecho, los creadores han pensado en una aventura para un único jugador —la caja trae un personaje adicional llamado Stinner, el Guerrero de Mar— que se puede descargar gratuitamente en la web de Devir.

Sinopsis

Las leyendas de Andor: Chada y Thorn

¡De regreso a Andor con un nuevo juego de cartas cooperativo para dos jugadores! Chada, la arquera, y Thorn, el guerrero, deberán cruzar la isla de Argentia desde el extremo septentrional hasta la costa sur. Allí los enanos podrán ayudarles en su travesía hacia Andor. En su viaje vivirán emocionantes aventuras que les plantearán nuevos retos a cada paso, pero solamente si avanzan juntos podrán llegar a un lugar seguro. Y es que una siniestra amenaza, la maldición de Varatan, les va pisando los talones...

Inicia sesión y deja un comentario