Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Brandon Sanderson: «Soy fan de la épica en mayúsculas»

Entrevista Brandon Sanderson Eurocon - Destacada

Charlamos con el creador de Elantris sobre su pasión por el género en la Eurocon.

Brandon Sanderson no es el clásico escritor al que, cuando le preguntas desde cuándo escribe, te suelta que su primer relato lo escribió con tres años. Lo dice él mismo exactamente así: «De pequeño, los libros me aburrían. No era nada buen lector. Pero entonces se cruzó en mi camino una profesora que se dio cuenta de que lo que pasaba era que no había leído aún el libro adecuado». El autor de Elantris y de un puñado de títulos más —hasta 27—, cuya obra está en manos de Nova ahora en España, que acaba de lanzar la última entrega de la saga «Nacidos de la bruma» titulada Sombras de identidad, participa estos días en la Eurocon que se celebra en Barcelona, y en Fantífica hemos aprovechado para acercarnos a charlar un rato con él.

Hemos descubierto que, además de un tipo encantador, escribió sus primeras novelas detrás del mostrador de la recepción de un hotel. Sí, sí, como lo leéis. ¿Por eso es tan prolífico? Sí. Dice que en aquella época se acostumbró a escribir muchísimo, y que ahora no pasa un solo día sin escribir. Es así como ha llegado a completar 27 volúmenes, algunos de ellos francamente monumentales, antes de cumplir los 40. Y eso que empezó tarde.

Dices que de niño lo tuyo no eran los libros. ¿Qué fue exactamente lo que te hizo cambiar de opinión?

Una profesora, que para colmo se llamaba Reeder [que suena como reader, lectora, en inglés], me dijo que tenía que dejar de leer lo que estaba leyendo. Lo único que hacían en el cole era mandarnos leer libros de niños que iban al colegio, y a mí me aburrían. Entonces ella me dio un libro de Barbara Hambly que se titulaba Vencer al dragón y que me fascinó. La protagonista era una mujer de la Edad Media que estaba practicando para convertirse en la mejor bruja del reino, pero tenía que ocuparse de su familia y nunca podía. Y estaba casada con un tipo que una vez había matado un dragón, cuando era joven, y ahora le habían encargado matar otro pero estaba en baja forma. De repente me convertí en un niño de catorce años que leía sobre una mujer que trataba de salvar a su marido, en un mundo en el que la magia existía. ¡Me encantó! Aquello me convirtió en lector. Y a la vez me sirvió para entender a mi madre.

¿Por qué?

Porque mi madre había aparcado su carrera para cuidar de mí cuando era niño. Y yo en su momento lo había tomado como lo más normal del mundo, porque es algo que los padres hacen, cuidar de sus hijos, y no había pensado en absoluto en cómo se podía sentir ella. Leer ese libro me hizo entender que había renunciado a algo que amaba, su profesión de contable. Que se había estado debatiendo entre dos mundos, que había sufrido una lucha interna y había tomado una decisión durísima. Para eso, a mi juicio, sirve la fantasía también. Por un lado, te permite soñar, imaginar, disfrutar de otros mundos, y por otro te está hablando de seres humanos que se enfrentan a decisiones muy reales. Es decir, por poner un ejemplo, mira toda la ficción que hay por ahí tratando temas serios de forma realista, y la mejor novela sobre la discapacidad la ha escrito un escritor de fantasía, George R. R. Martin, con Juegos de tronos.

Vencer al dragón - Portada

El primer libro que gustó a Brandon Sanderson.


Si llegaste tarde a la lectura, ¿cuándo decidiste empezar a escribir?

Escribí mi primer libro con dieciséis años. Era horrible. Insoportable. Ni siquiera lo cuento entre los trece primeros que escribí antes de publicar. Creo que el primero que acabé en serio lo acabé a los veintidós. Y lo más importante entonces fue descubrir que podía acabarlos. Yo había estudiado química. No iba para escritor. Sabía que tenía que emplearme a fondo. Pero a veces, por mucho que te emplees a fondo, tampoco sirve de nada. Hay que tener un poco de suerte, y supongo que yo la tuve. Al principio escribía seis horas al día. Entraba a trabajar en la recepción de un hotel a las once de la noche, y una hora después, cuando ya todo el mundo dormía, me ponía a escribir hasta las seis. Aquello me dio una disciplina que ya nunca he abandonado. Escribo cada día, en cuanto tengo un rato, y me encanta. Adoro escribir por encima de todas las cosas.

¿De qué manera influyen los fans en tus libros con sus opiniones?

La dedicación y el interés de los fans no deja de sorprenderme. He de decir que he metido aposta conexiones ocultas en algunos de mis libros y que las han detectado al momento, lo que para mí es todo un honor. Hace mucho, mucho tiempo, los artistas podían trabajar porque tenían mecenas. Hoy, si yo trabajo es gracias a ellos. Ellos son mis mecenas. Mis lectores. Ellos hacen posible que yo viva de mi sueño.

Nacidos de la Bruma Segunda Trilogía - Ilustración Simonetti

Ilustración de Marc Simonetti para las portadas de la 2.ª trilogía de «Nacidos de la Bruma».


¿Tuviste claro desde el principio que lo tuyo era la fantasía épica?

Sí. No puedo evitarlo, me gusta la gran épica. La épica en mayúsculas. Historias en las que pasan un montón de cosas y que culminan con un final explosivo. Pero soy consciente de que parte de eso puede intimidar a los lectores, por lo que he intentado que haya una épica oculta en mis libros. Es decir, quien quiera profundizar puede leer todo lo que he escrito y descubrir que todo está relacionado, pero quien prefiera leer solo un libro, puede hacerlo de todas formas y sentir que está leyendo algo que empieza y acaba, y que no tiene por delante veinte volúmenes más.

¿Qué crees que te distingue del resto?

Como escritor, lo que me he propuesto es encontrar cosas que aún no se hayan hecho y hacerlas. Por ejemplo, lo de crear un sistema de planetas, con mundos fantásticos conectados, es algo que hasta ahora nadie había hecho.

¿Al principio fue duro?

Fue muy duro porque cuando empezaba a escribir no tenía ni idea de cómo podía equilibrarse la importancia que se da a los personajes con la que se da al mundo en el que se ambienta la historia. En el género, el mundo es más importante que los personajes, o eso parece. Pero para que una novela sea buena, los personajes tienen que estar vivos, tener matices. No fue hasta que descubrí que cada personaje tiene que ser el héroe de su propia historia, sea principal o secundario, de la misma manera que cada uno de nosotros protagonizamos nuestra propia vida, cuando la cosa empezó a funcionar. Al principio me dolía que me dijeran que no sabía crear personajes femeninos, que todos los que hacía eran planos. ¡Yo, que había crecido leyendo sobre todo libros escritos por mujeres! ¡Muy feministas! ¡Y no sabía crear personajes femeninos!

Disciplinas Cosmere
Por cierto, se ha sabido hace muy poco que habrá una serie de películas de Cosmere. ¿Cómo ha sido eso?

Llevaba tiempo reuniéndome con productoras y buscando un equipo de directores creativos, con su propia visión, para adaptar la historia, y al final hemos llegado a un acuerdo. Yo escribo novelas, no películas. Pero soy consciente de que las únicas adaptaciones de libros buenas son aquellas que se alejan del libro y responden a la visión propia que un director creativo tiene del libro en cuestión. Con las mejores adaptaciones de «Harry Potter» pasa eso, que no tienen mucho que ver con el libro pero son mejores. Y eso es lo que quiero para mis libros. Lo mismo que hizo Peter Jackson con «El señor de los Anillos»: adaptar la historia pero con una visión concreta, que no sea la mía.

Y con tanta saga en marcha, ¿cómo se convive con todos los personajes?

Soy una persona muy despistada. Me dejaría la cabeza en cualquier parte si no la llevara pegada al cuerpo. Pero no olvido ni un sólo detalle de ninguno de mis personajes, ni de ninguna de mis historias. Mi mujer dice que si me olvido el móvil todo el tiempo es porque no tengo espacio suficiente en el cerebro para recordar dónde lo he dejado, ¡está todo ocupado por mis personajes y mis historias!

Inicia sesión y deja un comentario

One Response to “Brandon Sanderson: «Soy fan de la épica en mayúsculas»”