Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Distancias cortas: el resurgir de las antologías

El resurgir de las antologías

Novela corta, relato, relato corto: caldos de cultivo de ideas en el mundo de la literatura desde hace siglos y formatos denostados por parte de los editores españoles, a no ser que lleven un gran y conocido nombre en su portada. O al menos eso es lo que creíamos. Sirva este artículo como un pequeño (y necesariamente incompleto) escaparate de la actualidad de la edición de ficción corta en nuestro país.

La bomba número seis y otros relatos

 

Avalada por varios premios Locus, varios Hugo y un Nebula, ha llegado a España recientemente La bomba número seis y otros relatos, de Paolo Bacigalupi. Todo un golpe en la mesa de la ciencia ficción contemporánea, en la que el autor estadounidense deja clara su manera tan peculiar de ver el género: un futuro poco halagüeño en el que los recursos naturales se han empezado a agotar y la humanidad intenta sobrevivir a duras penas. El tono humorístico de La bomba número seis y el desolador panorama de El pueblo de arena y escoria dejan claro al lector que Bacigalupi es un autor versátil y con mucho que contar.

Comparativa: Leyendas vs La espada leal

¡Busca las diferencias!

 
El imparable fenómeno George R. R. Martin tampoco es ajeno a la ficción breve. Al ser autor de relatos desde mucho antes de saltar a la gran fama, editoriales como Gigamesh, Timun Mas o La Factoría de Ideas no han renunciado a la ocasión de traducir y poner a disposición del público español gran parte del catálogo del escritor estadounidense, a rebufo de las reediciones de la serie «Canción de Hielo y Fuego». La espada leal, relato corto que da título a la antología reeditada recientemente por La Factoría de Ideas, es un claro ejemplo del gran valor comercial que ha adquirido Martin, ya que la editorial ha aprovechado para poner el nombre del autor y el título del relato bien visibles en la portada, reemplazando el anterior nombre de la antología: Leyendas.

Por otra parte, Wild Cards I  es el primer volumen de una serie de recopilaciones ambientadas en el mismo universo pero cuyos relatos están escritos por varios autores. Martin actúa como editor, además de escribir al menos un relato en cada volumen. Las reseñas apuntan a que es una serie un tanto irregular, pero eso no quita que Timun Mas haya publicado la segunda entrega, Ases en lo alto, de una colección iniciada en  1987 y que ya comprende más de diez títulos.

Mención aparte merece Luz de estrellas lejanas, editado por Gigamesh y que corresponde a la primera parte del volumen Dreamsongs: A Rrestrospective, en el que el autor reflexiona sobre su carrera como escritor a medida que presenta todos los relatos que ha ido escribiendo en orden cronológico.

Terra Nova

 
Pero el territorio anglosajón no es el único donde se han prodigado las antologías de género en los últimos tiempos: son varias las editoriales patrias que se han atrevido a lanzar recopilaciones de relatos de autores españoles. Bajo el amparo de la moda del género Steampunk y apadrinada por Félix J. Palma, podemos encontrar Steampunk: Antología Retrofuturista, lanzada dentro del sello Fábulas de Albión y en el que destacan autores como J. J. Muñoz Rengel o José Carlos Somoza.

Pero no es ni mucho menos el único ejemplo de lo que podemos encontrar actualmente en las librerías: Terra Nova, editada por Sportula bajo la batuta de Mariano Villareal y Luis Pestarini es un claro ejemplo del buen momento que el relato de género está teniendo en castellano. Junto a autores de la talla de Ken Liu —que firma con El zoo de papel uno de los mejores relatos cortos del género de los últimos tiempos— o Ted Chiang con El ciclo de vida de los objetos de software, podemos encontrar al cubano Erick J. Mota, a Víctor Conde o a Lola Robles. Todo esto a un precio ridículo si se compra la edición digital, algo que Sportula ha tenido en cuenta desde un primer momento con una política sobresaliente.

Prospectivas es otro de los grandes títulos que resuenan cuando se habla de antologías de calidad editadas en España. Salto de Página, con Fernando Ángel Moreno a la cabeza, recopila en este volumen relatos de ciencia ficción escritos por autores como León Arsenal, Rodolfo Martínez o Eduardo Vaquerizo. Pero no es el único palo del género que ha tocado Salto de Página: en Perturbaciones recorrían el relato fantástico español actual de la mano de nombres como Elia Barceló u Óscar Esquivias, y con Aquelarre se adentraban en las pesadillas más terroríficas de autores como Santiago Eximeno, Marc R. Soto o Marian Womack. Un trío de ases muy recomendable y que deja clara la postura y el apoyo de la editorial a la literatura de género más reciente en nuestro país.

Por si fuera poco, están por surgir editoriales puramente electrónicas que pretenden rellenar el hueco y calmar el ansia lectora insaciable de relatos y novelas cortas de género. Fata Libelli se postula como un nombre a seguir: relatos cortos, relatos y novelas cortas, los formatos supuestamente denostados por las editoriales en favor de novela, tendrán su hueco entre los títulos de esta nueva editorial, que pretende hacerse un hueco en el mercado con precios competitivos y una modalidad de pago por suscripción.

¿No hay mercado para la literatura de distancias cortas en España? Tal vez las cifras no lleguen a igualar a las de las novelas más conocidas, pero existen muchas opciones de calidad para todos los lectores que no dispongan del tiempo o de la atención necesaria para tratar con una obra extensa. Antologías de terror, de ciencia ficción y de fantasía, tanto patrias como de allende los mares. Antologías que recogen lo mejor de cada casa y de cada autor, repartidas en pequeñas dosis que no requieren de una gran inversión de tiempo por parte del lector y que lo dejan con una sensación equiparable a la de la mejor de las novelas. Es la magia de los relatos.

Inicia sesión y deja un comentario

4 Responses to “Distancias cortas: el resurgir de las antologías”

  1. Jana M. Pérez Romero Cyram dice:

    Sinceramente, Sinceramente, creo que es una pena que no se le de más salida en nuestro país a muchas antologías de relatos que quizás se pierdan entre tanta editorial pequeña (que conste que no digo que sean malas, sino que simplemente no tienen suficiente capacidad de promocionarlas de la forma correcta). No creo que haga falta tener un gran nombre entre los autores las antologías. Incluso he llegado a leer alguna que otra cuyo autor era siempre el mismo y no sólo he alucinado con la gran mayoría de los relatos escritos, sino que encima me he llevado la satisfacción de descubrir un formato nuevo con el que aprender a escribir, analizar y sintetizar y de paso a disfrutar.

    Es cierto, no todo el mundo vale para ser relatista, pero quizás haya autores de renombre que tampoco sirven y se aprovechan del refrán que decía: «Cría fama y échate a dormir». Hay que tener objetividad con todo y si hay alguien desconocido que escribe bien, ¿por qué no cambiar esa tendencia y reconocer su valor? ;)

    • David dice:

      Es la pescadilla que se muerde la cola, Cyram. No se traduce porque no vende y no vende porque no está traducido o no tiene la publicidad suficiente.

      En mi opinión, yo creo que poco a poco la cosa está cambiando. Ya sea por la autopublicación, internet o las pequeñas editoriales, cada vez se ven más autores desconocidos y más relatos en general, tanto traducidos como de autores que escriben en español.

      ¡Tengamos fe!

  2. Marcheto dice:

    En mi caso, disfruto incluso más con la ficción breve que con las novelas. Y por eso me duele especialmente lo abandonada que está (tanto por parte de editores como de lectores).
    Y centrándome en el territorio anglosajón, si bien es cierto que parece que esto se empieza a animar (Terra Nova, Fata Libelli…), la inmensa mayoría de los relatos interesantes que se publican cada año se quedan sin traducir.
    Esto fue lo que me animó el año pasado a comenzar a traducir relatos inéditos y a colgarlos en mi blog, «Cuentos para Algernon». Creo que todos ellos merecerían ser publicados por editoriales «de verdad», pero como eso es poco probable que llegue a suceder, estoy intentando poner mi granito de arena dándoles una oportunidad para que al menos puedan ser leídos y disfrutados por los lectores de por aquí.

    • David dice:

      Siempre he creído que es muy loable el trabajo que realizas en «Cuentos para Algernon», la verdad. Es cierto que el relato está muy abandonado en España por parte de las editoriales, pero tampoco creo que la culpa sea de los lectores. Aparte de que la oferta siempre tira hacia los best-sellers, el lector español está maleducado a leer lo que más se vende y lo que le entra por los ojos, pero eso es algo que pasa con los libros y con todo.

      Me gusta pensar que la tendencia está cambiando un poquito, sobre todo en la literatura de género, que es, prácticamente, donde nació y se desarrollo este formato. Veamos si se sigue apostando por él y si las ventas acompañan.