Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Aranzazu Serrano: «La fantasía forma parte de mi ADN»

Hablamos con Aranzanzu Serrano sobre la génesis de Neimhaim y de mucho, mucho más.

Aranzazu Serrano está sentada en un buró blanco como la nieve, donde, dice, «tenemos encerrado el ordenador en mi casa para que no desentone con el resto de la habitación que es de color azul». Parece que todo en su vida es azul y blanco, «del color de la nieve y el hielo, mis colores favoritos, los más puros, como el cielo y los animales árticos». La autora de la monumental fantasía épica de inspiración nórdica Neimhaim (Fantascy) tiene una gata, Runa («que también es totalmente nívea»), y está contando los días para ver la nueva de Star Wars. «Me muero por ver qué historia han hilado J.J. Abrams y Lawrence Kasdan, y al mismo tiempo me da un poco de temor volver a ver a Han y Leia, no quiero que se me caiga el mito», afirma.

Este último mes ha disfrutado mucho con dos series: Daredevil y Sense8. Entre sus favoritas de los últimos años destacan, cómo no, Vikingos, Juego de tronos, Outlander, Black Sails y Battlestar Galactica. ¿Algo más? Sí. A los Reyes Magos va a pedirles una lámpara de lectura, porque «me la cargué el otro día de la manera más tonta y me hace mucha falta. Mi marido me dice cariñosamente que soy como Hulka, porque destrozo sin querer todo lo que cae en mis manos». Mientras espera a que lleguen, y desde ese buró blanco, responde nuestras preguntas sobre la génesis de Neimhaim (que podéis empezar a leer aquí mismo), su llegada a la fantasía épica y sus primeros relatos. Y mucho, mucho más.

Aranzazu Serrano - Neimhaim
Cuéntanos cómo empezó todo. ¿De dónde salió la Península Prohibida? ¿Siempre habías querido escribir una historia de fantasía épica?

Neimhaim se forjó directamente con la materia de los sueños, al calor del fuego de la mitología nórdica. Se diría que los cuervos de Odín me visitaron una noche de verano, cuando yo tenía 18 años, y mientras dormía me susurraron al oído una historia llena de emociones, de aventura, de contrastes y sobre todo, del espíritu heroico que hicieron inmortales a los pueblos vikingos. Así nació Neimhaim: soñé con la Península Prohibida, con los Kranyal, los Djendel, con la impulsiva guerrera Ailsa Bäradlig y el pacífico sanador Saghan, destinados a reinar como esposa y esposo dos pueblos que no podrían ser más diferentes, pero unidos por una estrecha alianza.

La fantasía forma parte de mi ADN, creo que escribir sobre ello no es algo que me proponga, es que me brota de dentro como una fuente, no puedo evitar que salga a borbotones.

¿Le debe mucho a Juego de Tronos, o hay otras obras de cabecera a las que sientas que estás homenajeando en algún sentido? Es decir, ¿quiénes han sido tus maestros en lo que a fantasía épica se refiere?

Es curioso que haya gente que relacione Neimhaim con Juego de Tronos, porque yo creo que no tienen mucho que ver, salvo que en ambos libros aparece un lobo blanco, un elemento tan intrínseco a la mitología nórdica y a tantas otras culturas (ver La princesa Mononoke, por ejemplo) que no es digno de tener en cuenta. Por otro lado, Neimhaim nació tres años antes de que George R.R. Martin escribiera su primer libro de la saga, y desde luego muchísimo antes de que yo oyera hablar de ella.

Hay a quien también le recuerda a las obras de Tolkien, de las que soy muy fan pero que en realidad llegaron bastante tarde a mi biblioteca. Ya tenía más de medio libro escrito cuando leí por primera vez El Señor de los Anillos. Mis influencias directas, mis maestros, por decirlo así, son Frank Herbert y Marion Zimmer Bradley. Aunque pueda parecer sorprendente, hay mucho más de Dune y de Darkover en Neimhaim que de cualquier otro libro de fantasía. En el fondo siempre he pensado que Dune, con su emperador, su duque y su barón, sus gusanos de arena y sus fremen, podría haber sido perfectamente un libro de fantasía si se hubiera cambiado la tecnología por magia. Por su parte, Darkover comparte con Neimhaim que es una historia de contrastes extremos, con una sociedad supertecnológica futurista conviviendo con otra medieval, y me sorprende que esta saga en España no haya sido tan popular como en Estados Unidos, donde causó furor.

Neimhaim - Nordkinn

Nordkinn, dios del Norte y Señor de los Hielos, junto a su compañero en el exilio, Eitranan. (Ilustración: Aranzazu Serrano.)


¿Nos hablas de los protagonistas, Ailsa y Saghan, y los clanes que representan? ¿Hasta qué punto están condenados desde su nacimiento? ¿Es su linaje una maldición?

Ailsa y Saghan nacen con una enorme responsabilidad: la de regir un reino joven en pleno proceso de integración. Ellos son los Esperados de la Profecía, los que convertirán sus dos clanes en un solo pueblo, y deben demostrar que la Alianza es posible, que un guerrero amante de la guerra es capaz de convivir con un sacerdote sereno que no tolera la violencia. Desde luego el camino de la integración no es fácil, ni para ellos mismos ni para las gentes que representan. Pero yo no diría que es una condena, sino un tremendo desafío al que, aparentemente, están destinados a enfrentarse. Es cierto que tal vez ellos querrían haber podido escoger el curso de sus vidas, y la gran parte de la intriga del libro es saber si realmente pueden llegar a evadir su destino. Pero sin duda la verdadera maldición es la que, en la distancia, les impone el dios del Norte.

¿Y qué me dices de Nordkinn, el inmortal? ¿Cuál es la génesis del personaje y su papel como villano perfecto?

Nordkinn es sin duda uno de los personajes más atractivos de la novela. Es un dios maldito, exiliado y repudiado por sus iguales a causa de un acto abominable que cometió en el pasado (y que en un momento dado se dará a conocer). El Señor de los Hielos hace honor a su nombre: es frío y calculador, ha perdido todo lo que amaba en el mundo y ya no le queda más que vengarse del resto de los dioses, y para ello urdirá pacientemente un plan a muy largo plazo, haciendo de los Esperados de la Profecía su instrumento de venganza.

Desde el principio, Nordkinn nació en mi cabeza con vocación de ser el villano por excelencia de Neimhaim, y sin embargo, con el tiempo, al desarrollar con más profundidad su personalidad y las razones que le llevaron al exilio, terminó convirtiéndose en un personaje carismático. En el fondo Nordkinn no es bueno ni malo, es un ser inmortal torturado y todo lo que hace termina siendo comprensible, teniendo en cuenta su particular circunstancia. Muchos lectores le odian, pero otros muchos también le consideran su personaje favorito con diferencia.

Láminas Neimhaim sorteo

Atentos, que en breve sortearemos unas cuantas láminas lacradas de Neimhaim.


Hablemos un poco del mundo de los vikingos y las sagas nórdicas. ¿Qué te atrae como escritora de ese mundo helado y cruel del pasado?

Creo que todos los de mi generación tenemos en nuestra mente las reminiscencias de Vickie el vikingo, y me ha sorprendido encontrar en Neimhaim alguna referencia inconsciente al respecto, por ejemplo al imaginarme a los padres de Ailsa, que son como Halvar e Ilva. Incluso la amiga de Vickie, Ylvi, es un poco como Ailsa cuando es niña. Sin embargo, entré de lleno en el mundo nórdico por la mitología, y en concreto por las óperas de Wagner de El anillo del nibelungo. Siempre me han fascinado las historias de la mitología griega y romana, y saltar a la nórdica fue dar un pequeño paso más. En realidad es un panteón muy parecido y a veces incluso equivalente al de sus primos mediterráneos pero con un trasfondo mucho más salvaje, y sobre todo, trágico, ya que un día todos los dioses perecerán en el Ragnarok. Ese final catastrófico, que algunos expertos creen que se debe al afán cristiano por acabar con el paganismo, en realidad aporta un interés todavía mayor a la mitología nórdica y la hace única, en ese sentido.

Siempre me ha fascinado esa falta de miedo que los guerreros nórdicos mostraban en el combate. No sentían temor, pues aquel que muriera con honor en la batalla recibiría el mejor de los premios: una vida eterna (eterna hasta que llegue el Ragnarok) batallando, comiendo y bebiendo hasta hincharse en los pabellones de Valhalla, junto a las hermosas Valkirias. Quizás es esto lo que siempre me ha fascinado de los vikingos, y también que, al margen de sus terribles asaltos, fueron también excelentes comerciantes, llenos de curiosidad y muy abiertos a otros credos y culturas.

Vicky el Vikingo
¿Qué hay del papel de los dioses y los seres fantásticos en la novela? ¿Cómo los creas y qué te permiten explorar?

Nordkinn es una aportación mía al panteón nórdico, es el dios del Norte, una deidad inventada, aunque existe una diosa del invierno en la mitología nórdica, Skade, y hasta un dios de los patines de nieve, Ullr. Nordkinn es el único ser divino cuya historia está narrada en la novela. Las demás deidades solo se mencionan, o están presentes de una forma mucho más etérea, como Hella, diosa de la Muerte, a la que se le llama en la novela la Señora Oscura. Me gustaba más que las alusiones fueran veladas, igual que a Wotan (acepción germana de Odín) se le llama Padre de Todos o Señor de la Batalla. En realidad casi todos los seres fantásticos de la novela están relacionados con la mitología nórdica: los dasarin y los verkuur provienen de los elfos de la luz y de la oscuridad, porque en el norte de Europa ya conocían a los elfos mucho antes de que Tolkien naciera. También aparecen brevemente las vanar, los dioses menores del panteón nórdico… Los animales místicos Eitranan, Reyk y Staat son cosecha propia, aunque el ciervo Staat está muy relacionado con el dios Cernunnos celta. Todas estas criaturas no creo que estuvieran ahí para una función en concreto, sino porque forman parte del mundo mitológico en el que me inspiré y que he ampliado con mi propia imaginación.

Ahora vayamos a tu pasión por la literatura. ¿Cuáles son tus tres libros favoritos de fantasía?

La historia interminable, que dejó una huella imborrable en mi corazón cuando era niña, El Señor de los Anillos (si hay que elegir uno, El retorno del rey) y la saga Darkover (La Torre Prohibida me marcó mucho por la naturalidad con la que aborda la vida sexual de sus personajes).

Darkover - La torre prohibida - Portada
Dime un autor o autora no fantástica al que admires y leas a menudo.

Frank Herbert, autor de Dune. Me he leído todos los títulos de la saga y también los que ha escrito su hijo. Me parece un mundo magistral, perfectamente ideado y coherente, y me fascina cómo evoluciona con el paso del tiempo.

¿Siempre habías querido ser escritora? ¿Recuerdas lo primero que escribiste? ¿Y lo primero que leíste?

Desde que era muy pequeñita me encantaba inventar historias. Recuerdo que antes de saber leer, en mi colegio los profesores se divertían dándome tres nombres de cosas y viendo cómo me inventaba un cuento con ellas. Así que creo que ya hacía cuentos antes de saber escribir. El primero que recuerdo haber escrito fue gracias a mi vecino, el escritor Alfredo Gómez Cerdá, que me pasó a máquina un cuento que inventamos entre los dos, titulado El verano de Rober, y que aún guardo con mucho cariño. No recuerdo el primer libro que leí, pero sí el primero que compré con mi propio dinero, de la paga, cuando tenía unos diez u once años. Era un ejemplar de Elige tu propia aventura titulado El misterio de la habitación secreta.

El misterio de la habitación secreta - Portada
Y como escritora, ¿alguna manía, un lugar en el que escribas mejor que en otro? Y, por todos los dioses nórdicos, ¿cómo se construye una novela de más de 800 páginas? ¿Hay algún secreto?

He escrito en toda clase de formatos y lugares: lo normal es que lo haga en mi casa, en el ordenador o en una butaca maravillosa de Ikea con reposapiés, pero me llevo mi netbook a todas partes y he escrito en el metro, en el avión, en barco, en tren, en mi lugar de vacaciones, en el coche esperando a que mi hijo saliera de judo… No sé por qué pero conducir escuchando música me inspira muchísimo, y a veces he tenido que grabar en el móvil las ideas que se me ocurrían para que no se me olvidaran, porque tengo una memoria de pez. Para montar Neimhaim, que es una novela inmensa, hice toda clase de apuntes: desde los mapas, al glosario, la genealogía, la cronología de la trama, dibujos de los personajes, lo apunto todo. Afortunadamente, gran parte de ese material se ha podido aprovechar para los lectores, y ahora está disponible para ellos en la página web.

Inicia sesión y deja un comentario

One Response to “Aranzazu Serrano: «La fantasía forma parte de mi ADN»”