Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

John Darnielle: «Los creadores de juegos son auténticos artistas»

John Darnielle firma una primera novela sobre wargames que quedó finalista del National Book Award.

Hasta hace no demasiado, John Darnielle, conocido sobre todo por encabezar The Mountain Goats, el dúo de música folk indie, no sabía lo que era un juego de mesa. Bueno, lo sabía, pero no había jugado ni una sola vez. Tenía un amigo que había creado uno, eso sí. Y por casa había algunos dados, porque su mujer jugaba de vez en cuando.

Wolf in White Van - Portada
Pero entonces decidió que iba a escribir una novela porque estaba harto de salir de gira, y cuando se preguntó a qué debía dedicarse el protagonista, decidió que podía dirigir partidas de rol por correo. Correo del de antes, de cartas que van y vienen. Así que creó un wargame, o mejor, un survival game, ambientado en un mundo postapocalíptico en el que los jugadores andan buscando un refugio al que llaman Ciudadela Italiana y que da nombre al juego. Lo que ocurre en la novela, titulada Lobo en la camioneta blanca, recién publicada por Contra Ediciones, es que dos de esos jugadores pierden el control.

Charlamos con Darnielle en Barcelona, donde su grupo acaba de tocar. Lleva encima una lechuza de tela en la que guarda un puñado de dados. Desde que se ha vuelto un adicto a los juegos de mesa, se entretiene tirando los dados. Mientras los tira, recuerda que una vez fue enfermero en un psiquiátrico de California, en el que sobre todo había pacientes mexicanos, y por eso habla un poco de español.

John Darnielle - Guitarra
¿Has tomado alguna de tus experiencias en el psiquiátrico como punto de partida para la novela? ¿Tiene Sean algo de alguno de tus pacientes?

No. Pero sí me he basado en lo que yo viví en el hospital para relatar las rutinas del hospital en el que está Sean. Hay un momento en que el personaje se pasa un buen rato mirando el techo. Cuando trabajaba en el hospital, me preguntaba qué demonios miraban todo el tiempo los pacientes. Algunos no podían hacer otra que mirar el techo. Esa escena, por ejemplo, viene de aquella época, como también todo el sistema de protocolos, lo que se hace con un paciente cuando llega y cuando tiene que marcharse. Ese tipo de cosas.

¿Cómo acabaste escribiendo una novela?

No sé. En realidad, de niño lo que quería era ser director de orquesta. Pero con siete años alguien me regaló una máquina de escribir y desde entonces he estado escribiendo cosas. Pero hasta ahora no había escrito una novela. No sé qué decir, supongo que simplemente surgió. Eso sí, siempre había escrito poesía. Las canciones vienen en realidad de los poemas que escribo desde que era un chaval.

John Darnielle
¿Y por qué decidiste que el centro de la historia sería un juego de mesa?

No lo decidí, también fue simplemente algo que ocurrió. Porque Sean tenía que tener un trabajo, debía poder ganarse la vida haciendo algo, y como tiene la cara desfigurada era complicado que encontrara un trabajo normal. Tenía que trabajar en casa. Pensé en hacerlo crítico de discos o algo parecido. Pero luego pensé que no quería que la historia tuviera nada que ver con la música. Y de repente surgió esta idea del juego por correo y funcionó. Tengo un amigo que se dedica a crear juegos de mesa y me dijo que era posible que Sean viviera de esto. No que ganara mucho, pero sí que le diera para vivir.

¿Entonces no habías sido jugador antes?

No, pero lo soy ahora. Cada martes quedo con un grupo de amigos y jugamos. Jugamos a un juego que se llama Night Witches. Es un wargame ambientado en la Segunda Guerra Mundial. Todos los personajes son mujeres piloto que se dedican a eliminar alemanes. Mi mujer también juega. Lo pasamos en grande.

Sean se refugia en el juego, como un artista se refugia en su arte.

Sí, Sean es un artista. Los creadores de juegos de mesa son en cierto sentido auténticos artistas, porque crean otros mundos, mundos imaginarios. En eso son como escritores. Digamos que el arte es algo que está siempre ahí y que a veces te alcanza. Es un lugar en el que estar. O un lugar al que trasladarse. A él le alcanza cuando está en el hospital, recuperándose de las heridas que ha sufrido en la cara. El juego consiste en encontrar un lugar seguro. Pero es que todos los juegos consisten un poco en eso. En encontrar el tesoro, que en este caso es un lugar seguro.

Night Witches - Carátula

El juego Night Witches.


La novela quedó finalista del National Book Award, ¿te sorprendió?

¡Muchísimo! Es mi primera novela, y además, el tema es un tanto complicado. ¡Aún no puedo creérmelo! La verdad es que, si pudiera elegir, preferiría dedicarme a esto y ser escritor a tiempo completo. Me gusta estar en casa. Soy un poco como Sean. Antisocial. Prefiero estar en casa, con mi familia, a estar por ahí, tocando con el grupo.

¿Quiere eso decir que ya estás preparando otra novela?

Sí. Pero no voy a contar de qué va. Ni siquiera si los protagonistas juegan a algún tipo de juego.

Habrá que esperar, entonces.

Exacto.

Inicia sesión y deja un comentario