Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Espiral: veinte años de ciencia ficción

Espiral 20 años - Destacada

El recuerdo personal de una colección clásica que nos deja.

El pasado 8 de septiembre Juan José Aroz informó del cese de actividad de la colección Espiral mediante un breve comunicado. Hace unos días hizo lo propio en persona durante una jornada de la TerBi, entre amigos y acompañado, como siempre, de su simpática esposa Pilar. La noticia nos cogió a todos por sorpresa y nos apenó aún más, aunque el comunicado dejaba claras las razones de salud que primaban en esta decisión, fácilmente comprensible dada su condición de veteranos lesionados medulares.

A Juanjo y a mí nos unen muchas cosas. Ambos somos hijos de Bilbao (bueno, en realidad yo nací muy cerquita del botxo), ambos amamos la ciencia ficción, ambos poseemos un carácter digamos introvertido y algo parco en palabras —dicen que ello forma parte de la nobleza propia de los vascos—, y ambos fuimos también cofundadores de la TerBi, en parte por mediación de Julián Aguirre, promotor del certamen Alberto Magno de Ciencia Ficción de la Universidad del País Vasco, quien nos facilitó algunos contactos hace ya la friolera de… ¡veintidós años! Tantos como acumula la colección Espiral.

Fanzine If n. 2 - Portada
Juanjo empezó en los años setenta editando el fanzine IF… y un libro de relatos titulado Procesos cuasiestáticos, de clara inspiración new wave. Luego un fatídico accidente de circulación le apartó de escena, pero sus ganas de vivir le impulsaron a volver para publicar Espiral. Corría el año 1994 cuando lanzó el primer número de lo que por entonces vino a llamarse Cuadernos Espiral, un ejemplar fotocopiado por él mismo en casa y encanutillado en espiral, lo que dio nombre a la colección, una historia entrañable titulada Nina escrita a cuatro manos por Eduardo Gallego y Guillém Sánchez.

Al cabo de seis números, consolidado ya el sello, los cuadernos dejaron paso a la colección de libros tal y como hoy la conocemos, una editorial no profesional y sin ánimo de lucro orientada a la publicación de obras principalmente de autores nóveles o poco conocidos. Primero fueron tres títulos al año, luego dos con cadencia semestral, distribuidos mediante suscripción directa y con presencia en algunas librerías especializadas.

Crónicas de la Tierra y del espacio - Portada
A lo largo de su trayectoria, Espiral ha descubierto y/o impulsado la obra de escritores como Daniel Mares, Juan Antonio Fernández Madrigal, Rodolfo Martínez, Eduardo Vaquerizo, Carlos F. Castrosín, José Antonio Suárez, Juan Carlos Planells, Sergio Parra, o los citados Eduardo Gallego y Guillem Sánchez. También han tenido cabida en sus páginas veteranos de la talla de Domingo Santos, Gabriel Bermúdez Castillo y Ángel Torres Quesada, y locales como Juanjo Sánchez Arreseigor, David Calleja, Joseba Paulorena y José Manuel González; incluso algunos escritores latinoamericanos. A ello debe sumarse, además, diversas antologías, como las que recogían las cinco ediciones del premio homónimo. Muchos aficionados aún recordamos con auténtico cariño las novelas de Luis Ángel Cofiño: El cortafuegos y Perros bajo la piel.

Esta amplia labor en pro del género fue merecedora del premio Gabriel de la Asociación Española de Fantasía, Ciencia Ficción y Terror, el galardón de la TerBi, y las Menciones BEM y Gigamesh, así como media docena de premios Ignotus (de una treintena de nominaciones) por sus contenidos, ilustración —siempre obra del fiel y autodidacta artista Koldo Campo— y obra poética.

Juan José Aroz - Terbi 2010

Juan José y Pilar, con el trofeo del I Premio TerBi honorífico a una labor destacada en la ciencia ficción de 2010 (Foto: TerBi).


No puedo negar que mantenía ciertas diferencias en lo relativo a su personal criterio editorial. En más de una ocasión sugerí a Juanjo que fuese más riguroso a la hora de seleccionar los títulos a publicar, que revisara los textos de los autores más bisoños. Él sonreía y me respondía que esa no era su labor, que simplemente facilitaba un medio para que los escritores llegaran a los lectores y que su prioridad era ofrecer la máxima diversidad.

Espiral se despide con uno de los títulos más interesantes de los últimos números, la novela con elementos distópicos La máquina de la felicidad, del prolífico y siempre efectivo José Antonio Suárez. Aún quedan en stock algunos títulos más, y les sugiero que se den prisa en adquirirlos a través de la página web editorial antes de que se agoten porque luego serán prácticamente inencontrables.

La máquina de la felicidad - Portada
Juan José Aroz y la colección Espiral han dejado un gran legado a sus espaldas. Ambos forman parte inseparable de la ciencia ficción española y de muchos aficionados que han leído sus libros durante esta veintena de años. Por eso, querido Juanjo, muchas gracias por tu esfuerzo y dedicación, por este amplio escaparate de nuestro género favorito, por la lección de vida que nos has brindado.

Esto no es un adiós: nos seguiremos viendo en la Terbi para charlar de lo divino y de lo humano. Para eso están los amigos.

Inicia sesión y deja un comentario