Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Un año ya sin Terry Pratchett

Favoritos Mundodisco Destacada

Comentamos nuestras novelas favoritas del Hombre del Sombrero. ¿Cuál es la tuya?

Hoy se cumple un año de la muerte de Terry Pratchett. Lo anunciaba en estas páginas el 12 de marzo de 2015 nuestro compañero Manu Viciano, que afirma que retará en duelo de bailes a quienquiera que afirme ser más fan de Pratchett que él. Pratchett fue un hombre que con sus palabras cambió la vida de muchos, o como mínimo de los que hoy estamos en la trastienda de Fantífica, de modo que no queríamos dejar pasar la oportunidad de poner nuestro granito de arena y rendir homenaje a uno de nuestros escritores favoritos.*

Hemos decidido hacerlo hablando sobre nuestras novelas preferidas del Mundodisco. Nos hemos atrevido a elegir una favorita, o al menos la que nos gustaba más en el momento de ponernos a escribir. En otro momento, quizá se habría tratado de una lista completamente diferente. El Mundodisco es lo que tiene. ¿Queréis saber cuáles son?

Soul Music (David)

Soul Music Ilustración
Me atrevo a decir que una de las grandes virtudes del Mundodisco es que seguro que entre sus 41 novelas al menos habrá una que será del agrado de cualquier lector. Por generalizar, los aficionados al cine tendrán su ración mundodisquera en Imágenes en acción, los aficionados a la novela detectivesca encontrarán abrigo en la saga de la Guardia Nocturna, los que busquen una ambientación más fantástica recurrirán a la saga de los magos, etc. En mi caso, la música siempre ha sido uno de los pilares fundamentales de mi deambular por el Mundobola, por lo que Soul Music está en la parte alta de la lista. Quizá fuera porque cuando se publicó en castellano, allá por el año 2004, andaba yo también con una guitarra a la espalda, ensayando y tocando en algún que otro antro de mala muerte, como el guitarrista elvish Imp «Buddy» y Celyn de Nellofselek (léase al revés), el batería trol Lias «Cliff» Piedrazul y el enano cuernista Odro Hijodeodro, La Banda con Rocas Dentro.

Soul Music (Mundodisco 16) es la tercera novela de la saga de la Muerte, una de mis favoritas. Es la primera en la que aparece Susan, su nieta adoptiva y uno de los clásicos y grandiosos personajes femeninos de Pratchett (grandiosos porque en sus libros estaban a la par con los masculinos, por triste que suene en pleno siglo XXI). Y para colmo, viene llena de referencias al mundo de la música. Y.V.A.L.R. Escurridizo se convierte en el mánager del grupo de los protagonistas —¿quién mejor para vender en los conciertos salchichas en panecillo y camisetas del grupo hechas de un algodón tan barato que casi no existe?—, el catedrático de Runas Recientes viste una túnica de cuero con un mensaje que reza «Nacido para Runear» y son un no parar los homenajes a grupos y canciones que cualquier aficionado a machacar cuerdas reconocerá con una sonrisa en la cara.

Muerte - Born to Rune
Y después está el libro en sí, claro, la lectura que hace Pratchett sobre la nefasta influencia de la fama a través de la guitarra mágica de Buddy, el negocio de la música de mano de Y.V.A.L.R. y, en definitiva, de cómo la música puede cambiar la vida a la gente y poner patas arriba (más todavía) el Mundodisco. Impagable.

—¿Gibbsson?
— ¿Sí, jefe?
— ¿Te acuerdas de todas esas guitarras que hiciste cuando estabas aprendiendo el oficio?
— ¿Las que usted dijo que sonaban como un gato yendo al lavabo con el culo cosido, jefe?
— ¿Las tiraste?
— No, jefe. Pensé: las guardaré, porque así cuando sepa hacer instrumentos como es debido dentro de cinco años, podré sacarlas y echarme unas risas.

El país del fin del mundo (Laura)

El país del fin del mundo - Detalle
Yo, como buena amante de los seriales, empecé a leer a Pratchett por el principio. Y he decir que El color de la magia me parece un hit para arrancar una serie de novelas sobre un mundo que gira sobre un montón de elefantes que están en algún lugar en el espacio. El turista, Dosflores, es un personaje maravilloso (por no hablar del equipaje con patas), y quizá fue esa buena impresión lo que me hizo amar todas y cada una de las novelas protagonizadas por Rincewind, mis favoritas de lejos entre todas las sagas del Mundodisco. Rincewind no quiere salvar el mundo, quiere vivir su vida, una vida aburrida, pero el mundo parece empeñado en que el único que puede salvarle sea Rincewind.

Dicho todo esto, mi novela favorita de la saga Rincewind, que es también mi novela favorita de la serie, es El país del fin del mundo. El país del fin del mundo es la novela número 22 del Mundodisco y, resumiendo, Rincewind ha vuelto a salvar el mundo (sí, otra vez) pero en esta ocasión ha acabado muy lejos, tan lejos que nadie sabe en realidad donde está. Y mientras pasa mucha sed, porque el sitio en el que está parece el desierto, hace un amigo, un canguro parlanchín que me fascina. Los demás magos magos en la Universidad Invisible lidian con una extraña y divertidísima enfermedad del Bibliotecario (que recordemos, fans de la saga, es un orangután), que lo convierte en un montón de cosas cada vez que estornuda, desde una tetera hasta… no sé, ¿un plátano? Lo único que podría curarle es algo que nadie sabe: su nombre.

Rincewind - Josh Kirby
Pero si hasta aquí es delirante y maravillosa, lo mejor viene ahora: los magos creen que el único que sabe su nombre es Rincewind y, para encontrarlo, entran en el despacho de un profesor de geografía y en vez de encontrarlo topan con una ventana que da a una playa. La playa es en realidad una isla casi desierta, habitada solo por el dios más peculiar que podáis imaginaros. Y así, la vida de todos esos magos se convierte en una novela de Samuel Beckett o en El ángel exterminador de Buñuel. Es decir, que están ahí y todo es horrible, pero no van a poder moverse porque la ventana se ha cerrado y no hay forma de volver al despacho del tipo que hacía geografía.

Es perfecta. Maravillosamente perfecta, y claro, divertidísima.

La verdad (Loren)

La verdad - Detalle
Leyendo las primeras novelas, quién iba a decir que el periodismo llegaría al Mundodisco alguna vez. Pero si se han inventado el cine, las palomitas y los ordenadores de hormigas y están por llegar las torres de clacs, también tiene que aparecer a la fuerza imprentas de enanos y la palabra escrita que retrate lo que se cuece a diario en Ankh-Morpork. Por eso Pratchett, en su infinito ingenio mundodisquero, tenía que parir una novela sobre el periodismo. No solo porque el autor empezó así en sus años mozos, como William De Horde en La Verdad, sino porque el nacimiento de la imprenta en el Mundodisco es algo tan natural como que haya un quinteto de elefantes —aquí espero a quien quiera corregirme— viajando a lomos de una tortuga gigante espacial.

Vetinari y de Worde - ZarKir

Vetinari y William de Worde, vistos por ZarKir.


La verdad es una novela independiente del Disco (la número 25) que no forma parte de ninguna saga propiamente dicha, salvo quizá el grupo de libros sueltos que tratan los avances tecnológicos en este mundo de fantasía tan loco y cuerdo a la vez, cuyo primer exponente fue Imágenes en acción. Desde que leí La verdad, se ha convertido en mi novela favorita de la serie, básicamente porque creo que Pratchett parió la novela perfecta en todos los sentidos, con las dosis justas de sátira, humor, parodia y seriedad (menciones incluidas a la prensa amarilla y al lío que tuvieron el New York World y el New York Journal a finales del XIX). Todo eso y más, con unos tiempos narrativos perfectos que deberían servir para estudiar en clase, hacen de La Verdad una lectura ágil, amena como ninguna y con momentos VERDADeramente hilarantes. ¿A quién, salvo a Pratchett, se le iba a ocurrir imaginar un fotógrafo vampiro que se vuelva polvo cada vez que dispara el flash y al que después después haya que barrer y embolsar hasta que se reponga?

Es una lástima que los personajes de La Verdad no hayan tenido más protagonismo salvo en menciones puntuales en novelas posteriores de la serie (dando así la sensación de mundo vivo y en constante evolución), pero así podemos hablar de ella como la novela sobre el periodismo, y punto. Y para acabar, no puedo evitarlo: «La verdad os hará liebres. ¡Extra!».

Ronda de noche (Manu)

Ronda de Noche Ilustración
Ronda de noche es la novela 29 de una serie de 41. Dentro de su propio subgrupo, el de las novelas de la Guardia de la Ciudad de Ankh-Morpork, es la sexta. Absolutamente toda su trama se apoya en un acontecimiento de un libro anterior, y para colmo dicha trama es la de un viaje en el tiempo. Y sin embargo, me atrevería a recomendarla como introducción al Mundodisco, si como lectores (de fantástica o no) preferís que os reciban con una bofetada a que os mastiquen la comida.

Sam Vimes, jefe del relativamente moderno cuerpo policial de Ankh-Morpork, persigue a un asesino implacable, un hombre que mata por placer y busca sembrar el caos, por los tejados de Ankh-Morpork. Y en plena persecución pasan por la Universidad Invisible, se produce un acontecimiento cósmico importante y acaban los dos en el oscuro pasado de la ciudad, en tiempos de revolución, cuando la Guardia de la Ciudad era poco más que otra panda de matones. Vimes no tarda en conocer a su yo más joven y ocupar el lugar del viejo sargento que lo llevó por el buen camino, sabiendo en todo momento que anda suelto alguien con los mismos conocimientos que él sobre el futuro e intenciones mucho más turbias.

Vimes - Graffitihead

Sam Vimes, visto por Graffitihead.


Suena hasta tópico, ¿verdad? Vimes es recto, sin medias tintas. Carcer es malvado, sin paliativos. Pero Pratchett los usa como extremos para pintar entre ellos toda una rica escala de grises, de puntos de vista sobre las revoluciones, el bien mayor, el mal común y hasta el amor negociable. La vieja y convulsa Ankh-Morpork es un hervidero de todas nuestras ambiciones como conjunto de seres humanos, una revolución no muy distinta de las que ya hemos afrontado y las que sin duda afrontaremos. Transcurriendo en el pasado, Ronda de noche se lee como una novela sobre el futuro. Sobre cuál queremos.

Eso y que el libro tiene lo que mentalmente defino como el Perfecto Puntito Pratchett. Es lo que dice también Loren sobre La verdad, otra novela de PPP a mi juicio. A lo largo de 41 libros, Pratchett ha ido variando las dosis de humor desatado, humanismo, crítica sutil (o no tanto), referencias, acción, parodia y, si me apuráis, hasta de relevancia del malo de turno. En general, las primeras novelas son más desenfadadas y las últimas más reflexivas, pero tampoco os fiéis de los números, que la cosa no es lineal. Para mí, Ronda de noche es Pratchett en estado de gracia. PPP. Así que no temáis los viajes en el tiempo. No temáis que haya historia en los libros anteriores. No temáis siquiera toparos con Nobby Nobbs en la vieja Ankh-Morpork. Leed el libro.

¡Verdad!
¡Justicia!
¡Libertad!
¡Amor a Precios Razonables!
¡Y un Huevo Duro!

Y si os apetece, decidnos cuál es vuestro favorito en los comentarios.


* Todos menos Sergi, que ya ha sido objeto de los debidos azotes rituales por parte de sus compañeros kevins de redacción y está castigado a copiar 88 veces la lista de 30 motivos para leer el Mundodisco que sacamos hace un tiempo. Fotos incluidas.** (Volver.)

** ¿Lo de que la Legión Extranjera Klatchiana no perdona era en general o solo con las tres comidas diarias? Seguro que tenemos los estatutos por aquí, en alguna parte…


La ilustración de cabecera es un dibujo de nuestra lectora Nemi, a la que agradecemos mucho que nos haya dejado utilizarlo.

Inicia sesión y deja un comentario

One Response to “Un año ya sin Terry Pratchett”

  1. Aitortxu dice:

    Para mi el mas redondo sin duda alguna es Guardias, Guardias, es sublime desde el comienzo, con una de las mejores introducciones (la de los sectarios), pasando por tener una gran variedad de personajes con mucho gancho (Viva Zanahoria!!!) y todos con sus propias manías y formas de interactuar entre ellos (para ser «tantos personajes» están todos muy bien definidos en tan pocas paginas), y por ultimo uno de los mejores momentos de todo mundodisco y que siempre recordare con cariño, el calculo de como poder matar al dragón ^^

    Resumiendo, es mi favorito porque no pierde el ritmo de principio a fin, problema que suelen tener casi todas las demás novelas, partes muy buenas, mezcladas con momentos aburrido, si bien es cierto que es una de sus novelas con menos critica social o muy pocos temas en los que reflexionar, eso no quita que desde que comienzas a leerla hasta que terminas, lo hagas con una constante sonrisa.