Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

El hombre que cayó en la Tierra, un marciano en Kentucky

El hombre que cayó en la Tierra - Reseña - Destacada

Vuelve a las librerías españolas el clásico atemporal de Walter Tevis.

Thomas Jerome Newton es demasiado alto y demasiado pálido para pasar como humano, pero lo hace de todas formas. ¿Por qué? Porque en su planeta, Anthea, las cosas no están yendo como deberían y Newton ha aterrizado en la Tierra con una misión: construir una nave con la que regresar para rescatar a sus compatriotas que, mientras tanto, deberán aprender las costumbres terrícolas para no desentonar una vez aterricen. Eso es lo que hizo el propio Newton, y lo que pone en práctica nada más aterrizar. Para empezar, y con el fin de conseguir algo de efectivo para comprar tocino, huevos, pan, patatas y algunas verduras, empeña un anillo que supuestamente su mujer, una tal Marie Newton, le regaló en algún momento. Luego regresa a su campamento, en el que oculta su nave monoplaza, destruida tras el aterrizaje. El campamento está en una mina de carbón abandonada en el Kentucky oriental.

David Bowie - El hombre que vino de las estrellas

David Bowie en el papel del malogrado Newton.


He aquí el arranque de la fabulosa y muy honda, por momentos descorazonadora y brutal, El hombre que cayó en la Tierra de Walter Tevis, un clásico de la ciencia ficción que por fin reaterriza en librerías españolas, más de medio siglo después de que se publicara por primera vez (1963) y otro tanto desde que se estrenara la brillante adaptación que se hizo en el cine (1976) y que aquí llevó por título El hombre que vino de las estrellas. Protagonizada por un insustituible David Bowie —nadie como él para interpretar a un genio de otro planeta que no acaba de sentirse a gusto en la Tierra—, la película se convirtió en un clásico instantáneo que permitió, de la misma manera que la novela en su momento, abordar el asunto del marciano desde un punto de vista humanista y atacar a la humanidad, porque es ella la agresora en este caso. El marciano es la víctima, a la que la humanidad, el solo hecho de tratar de ser humano, acaba destruyendo.

Porque lo que le ocurre a Newton es que un día conoce a una chica y esa chica acaba resultando ser su perdición. Al principio todo va bien. Newton es más listo que todos los demás y se dedica a registrar patentes de inventos que, en su planeta, existen desde hace mucho. Y por supuesto, eso hace que gane mucho dinero en poco tiempo. Es un tipo de éxito. Podría tener lo que quisiera. Pero entonces conoce a una chica, Betty Joe, y ella se enamora perdidamente de él, y Newton se entrega de lleno al alcohol y empieza a preguntarse si tendrá sentido todo lo que está haciendo. Para qué construir nada en absoluto. Para qué intentar salvar a nadie si ni siquiera puede salvarse a sí mismo.

Walter Tevis

Walter Tevis, el chico de Kentucky.


La forma casi quirúrgica en la que Tevis narra el descenso a los infiernos del antheano tiene mucho de la ciencia ficción de la época, pero el humanismo y la perdición lo acercan a la narrativa del siempre fabuloso John Cheever y sus también muchos problemas con el alcohol. Porque sí, Tevis estaba teniendo serios problemas con el alcohol mientras escribía El hombre que cayó en la Tierra y no temió en su momento admitir que el libro, más que una novela de ciencia ficción, era una suerte de biografía disfrazada, porque también rememoraba desde la distancia el viaje que realizó a lo largo y ancho de Estados Unidos, cuando tan solo tenía 11 años. Su familia se había instalado en una granja de Kentucky un año antes de que él pudiera hacerlo (estaba ingresado en una clínica, de ahí que tuviera un aspecto muy distinto al del resto de los niños y se sintiera siempre raro, como enfermo) y el chaval viajó solo en tren hasta allí.

Mucho después de todo aquello, escribió esta novela que reflexiona, desde el género, sobre la condición del ser humano y su destino, siempre fatal, que se lee como una novela de aventuras, las aventuras de un ser condenado a pasar como humano y a sufrir las consecuencias de su humanidad. Muy, muy recomendable.

Sinopsis

El hombre que cayó en la Tierra

Huyendo de la devastación nuclear de las guerras que casi aniquilan la vida en Anthea, planeta del sistema solar, el extraterrestre de rasgos humanoides Thomas Jerome Newton aterriza en la Tierra tras años de adiestramiento y aprendizaje de las costumbres terrícolas con la misión de construir una nave espacial con la que trasladar a los pocos antheanos que sobrevivieron a la hecatombe y poder así asegurar la supervivencia de su estirpe.

Inicia sesión y deja un comentario