Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

El Método, de Juli Zeh

«Amor no es más que un sinónimo de “compatibilidad de determinados sistemas inmunitarios”.»

En un futuro no demasiado lejano, la sociedad se ha adherido por completo a la lógica como base para sus leyes y su modo de vida. Dado que somos entes biológicos cuyo objetivo último es la preservación de la propia existencia, la humanidad ha desarrollado un sistema de inflexibles normas sanitarias conocido como «El Método», del que se derivan todas las demás leyes. En esta cuasidictadura benigna que resultará no serlo tanto, Moritz Hall es acusado de un asesinato que niega hasta el final haber cometido, pero que le lleva al suicidio como alternativa a la pena capital en la sociedad alemana del futuro: la congelación con carácter indefinido. La novela narra las tribulaciones de su hermana, la bióloga Mia Hall, a quien la muerte de Moritz deja en un estado de depresión y apatía que contraviene las directrices del Método.

Pero aunque durante el libro vayamos de la mano de Mia Hall y sigamos su evolución de logicista biológica implacable a defensora de los sentimientos y de vuelta, aunque durante la trama se intercale el proceso judicial de Mia con la revisión de la condena de su hermano y con flashbacks de ellos dos, aunque intervengan personajes memorables como el inflexible pero carismático periodista Heinrich Kramer, la jueza Sophie o las chismosas vecinas de Mia, el protagonista indiscutible es el propio Método. El Método rige las vidas de todos; el Método no puede rebatirse empleando la lógica; el Método es principio, fin y… bueno, y método de una vida en la que el hombre ha renunciado a la enfermedad, al dolor, a la suciedad, al sufrimiento físico, a la aleatoriedad y, como va descubriendo Mia a medida que avanza el proceso contra ella, a la propia vida más allá de una definición biológica mal entendida.

Portada original de El Método

A Juli Zeh le gusta negar que haya escrito una novela de ciencia ficción (incluso rechazó su candidatura al premio Kurd-Laßwitz) y la define como una novela política sobre nuestro presente. Por feo que esté dar collejas a un escritor durante la reseña de su libro, y más si te ha gustado, me veo obligado a hacerlo en este caso: aun sin meterme en definiciones de lo que es ciencia ficción y lo que no, podría decirse que casi cualquier novela de casi cualquier género —salvo tal vez el romance paranormal adolescente— se refiere al presente en que está escrita y no por eso deja de ser lo que es. Si acaso, cabría dudar que El Método sea del todo una novela. Durante la lectura da la sensación de que está escrita pensando en el teatro (apenas hay cuatro o cinco escenarios en todo el libro, por ejemplo) y, de hecho, resulta que en efecto es la adaptación de una obra del mismo título y la misma autora, escrita en 2007. Tal vez sea revelador de la tónica del libro que, en un momento dado, la protagonista se pregunte: «¿Existe alguna persona en este planeta que no se haya propuesto experimentar sus ideas políticas conmigo?».

Sin embargo, las incursiones en la mente de los personajes y, sobre todo, la belleza de la prosa de Zeh (traducida por Laura Manero) dan a la novela una entidad propia y obligan a seguir pasando las páginas aunque la trama avance despacio y el misterio principal del libro, la culpabilidad o inocencia de Moritz en el asesinato que le costó la vida, no sea tal si se ha estado atento desde el principio. Lo importante en El Método, para lo que la trama, los personajes y hasta los ambientes son un mero conducto, es la exploración de una tendencia que lleva tiempo viéndose en el presente: anteponer la seguridad a la libertad, desde el espionaje informático a gran escala hasta prohibir a los niños que bajen cuestas con la bici, no vayan a rascarse las rodillas, pasando por la cerveza light sin alcohol. Y toda advertencia contra ese camino hacia el futuro, sobre todo si está tan bien escrita como El método, hace buena falta.

Sinopsis

El Método

En 2057 ni la religión ni el mercado dirigen ya la sociedad. La ciencia es el nuevo credo, y el Método, el nuevo orden social basado en la salud de los individuos. Tras el suicidio de su hermano, acusado de asesinato, Mia Hall entra en una crisis depresiva que viola las leyes sanitarias. Durante el proceso para reencaminarla a las directivas del Método, Mia tendrá que enfrentarse a sus propias opiniones como bióloga.

Seguir: Juli Zeh | Mondadori

Inicia sesión y deja un comentario