Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

El príncipe Lestat: salid, salid, dondequiera que estéis

Reseña El príncipe Lestat - Destacada

Los vampiros de Anne Rice regresan después de 10 años de silencio.

Antes de empezar me gustaría aclarar una cosa: siempre me han gustado mucho las «Crónicas Vampíricas» de Anne Rice. Y no solo la primera trilogía. Sangre y oro y El vampiro Armand me parecieron en su momento una manera genial de ahondar un poco más en el universo que la autora había ido desarrollando a lo largo de las décadas anteriores. Después existen cosas como Memnoch el diablo o Cántico de sangre, claro. Es normal que una saga de once libros tenga sus más y sus menos, y esta no iba a ser la excepción. He intentado que esta reseña sea lo más objetiva posible y es más que probable que haya fallado estrepitosamente. Leed, juzgad y decidid vosotros si El príncipe Lestat es un libro que merece la pena.

El príncipe Lestat se anunció a principios del año pasado en un programa de radio en streaming en el que participa Christopher Rice, hijo de la autora. Diez años después de la publicación en inglés de Cántico de sangre iba a llegar por fin una nueva novela de las exitosas «Crónicas Vampíricas», y no una cualquiera. Rice prometía una realmente significativa. Una que estuviera a la altura de Las reina de los condenados y que cambiara para siempre el tenebroso mundo que habita Lestat junto a Louis, Armand, Marius y el resto de personajes creados por la autora. En España, como era de esperar, la novela nos ha llegado de mano de Ediciones B, en tapa dura con sobrecubierta, los bordes de las páginas teñidos de rojo sangre y con traducción —muy digna— a cargo de Santiago del Rey. ¿Ha conseguido la autora estar a la altura de las expectativas?

AnneRice

Anne Rice.


 

La génesis de la Sangre

Pues sí y no. Después de leer El príncipe Lestat nos queda claro que, a nivel de la mitología de la saga, se ha convertido en uno de los libros más importantes y determinantes, pero también tiene sus defectos. La historia comienza poco después de los acontecimientos de Cántico de sangre. Con Lestat ya recuperado de la crisis existencial provocada por conocer a Memnoch, que lo tuvo alejado del mundo durante casi una década, y después también de su encuentro con las brujas de Mayfair, el vampiro comienza a escuchar una extraña voz que intenta seducirlo. No tarda en descubrir que no es el único que la escucha y en ver cómo que aquellos que sucumben a los dictados de esta Voz empiezan a protagonizar terribles quemas de la estirpe vampírica alrededor de todo el mundo.

Los acontecimientos lo llevarán a reencontrarse con grandes protagonistas de la saga. Marius, Armand, David Talbot y, por supuesto, Maharet y Mekare, las guardianas del Germen Sagrado, estarán presentes y tendrán parte del protagonismo de la novela, que de todos modos recae casi por completo en Lestat y en algunos nuevos secundarios que iremos conociendo a lo largo de las más de quinientas páginas. Los secundarios son dignos de mención, ya que Rice ha aprovechado muchos de los personajes que habían quedado entre bastidores a lo largo de toda la saga y los ha subido a la palestra para darles algo de protagonismo. En ocasiones haciendo trampa, eso sí, porque algunos de ellos se daban por muertos después del catastrófico concierto de Lestat en La reina de los condenados.

principelestat-portadaUK

Portada de la edición de Reino Unido.


 

Yo es que acabo de llegar… ¿Esto de qué va?

El primer gran problema de El príncipe Lestat —según como se mire— es que no es un libro que esté pensado para iniciar a nadie en la saga vampírica de la autora de Nueva Orleans. Se ha intentado por todos los medios que esto no sea así, claro: el libro cuenta al principio con un glosario de términos para que los lectores no se pierdan (que en realidad no ayuda mucho) y con un dramatis personae al final para ir revisando a medida que Rice lanza a diestro y siniestro personajes de los diez libros anteriores —ni que esto fuera «Canción de hielo y fuego»—, y también un pequeño resumen de los diez volúmenes anteriores, que, como era de esperar, es más que insuficiente para ponernos al día de lo que está ocurriendo en El príncipe Lestat.

Al contrario que gran parte del resto de libros de la saga, en los que los lectores «no iniciados» podían disfrutar igualmente de la lectura, en esta entrega las referencias a acontecimientos anteriores son continuas e importantes para la trama. El desarrollo de personajes es prácticamente inexistente porque Rice ya ha dedicado libros enteros a desarrollar a Marius, Armand, Lestat, Louis, Merrick y demás vampiros. Y muchas páginas de la segunda parte de la novela, en la que Rice comienza a presentar a un buen puñado de secundarios, se convierten en un bache insufrible que tendremos que sortear de la mejor manera posible. El problema de estos secundarios es que muchas de sus tramas son completamente accesorias, de relevancia nula para lo que ocurre al final del libro, y se convierten en un lastre difícil de obviar. Esto y el continuo baile de puntos de vista de esta sección son los puntos más negativos del libro.

Una revolución en las «Crónicas Vampíricas»

Si conseguimos llegar hasta aquí sin que nada de esto nos importe, o si somos ávidos lectores de Rice, encontraremos uno de los libros más importantes en lo que a canon se refiere, y también con uno muy interesante aunque un poco torpe en su desarrollo. Rice no estaba exagerando cuando comentaba que El príncipe Lestat sería una secuela de La reina de los condenados: de hecho, es un libro con una estructura similar que pretende conseguir lo mismo que aquel logró hace ya veintisiete años. El mundo conocido de los vampiros va a sufrir un revuelo tremendo y todo cambiará a partir de los acontecimientos que vamos a presenciar en la novela. Cuando el libro se dedica a seguir la trama principal y no se entretiene en las digresiones de los personajes secundarios, nos encontramos con un capítulo decente de las «Crónicas vampíricas», en el que hay algunas escenas realmente truculentas. Se sigue echando muchísimo de menos el tono más terrorífico de los primeros volúmenes, por desgracia.

Y también ha vuelto Lestat, por fin. No el Lestat descafeinado que despertó en El santuario y Cántico de sangre, sino uno mucho más interesante y más parecido al de las primeras novelas, siempre teniendo en cuenta todo lo que ha pasado desde que Magnus lo secuestrara hace varios siglos. Uno que vuelve a estar decidido a ser el foco de atención de la raza vampírica y que asume por fin el papel que está destinado a tomar desde hace mucho tiempo. El príncipe Lestat termina y podría servir perfectamente como cierre para la saga. Veremos en qué queda.

El príncipe Lestat en la mesa de novedades de la librería Gigamesh.

El príncipe Lestat en la mesa de novedades de la librería Gigamesh.


 

Vástagos del Don Oscuro

¿Merece la pena leer El príncipe Lestat? Los aficionados a las «Crónicas vampíricas» van a encontrar uno de los libros más importantes de la saga. No de los mejores, eso sí, pero con unos acontecimientos que justifican sobradamente su lectura. Y también a Lestat, que parece que por fin parece retomar un poco su rumbo y nos hace olvidar a aquel cascarón vacío de personaje insulso con el que nos había encontrado en los dos libros anteriores. Sin embargo, aquellos que se hayan quedado en la primera trilogía o en los primeros volúmenes de la saga van a estar bastante perdidos. Han pasado muchas cosas desde que Lestat se encontró con Memnoch o desde que Mekare se convirtió en la nueva Akasha, y este libro da por sentado muchas de ellas. Y también pueden quedar decepcionados, ya que el estilo y los intereses de la autora han cambiado mucho y ya se pueden ir olvidando del tono mucho más oscuro y centrado en el terror o las vicisitudes de la inmortalidad. Por otra parte, a aquellos que no han leído nada y pretendan comenzar por este libro, les diría que ya tardan en buscar Entrevista con el vampiro o Lestat el vampiro y adentrarse en dos grandísimas novelas.

El verdadero regreso de Lestat que supone este libro es un paso hacia el buen camino para los que llevamos muchos años leyendo a Anne Rice. Si estáis en ese grupo, no lo dudéis ni un instante: salid, salid, dondequiera que estéis.

Sinopsis

El príncipe Lestat

El mundo de las criaturas de la noche está sumido en una crisis: los vampiros han proliferado sin control y ahora han empezado a producirse pavorosos incendios en todo el mundo. Algunos vampiros ancianos, despertados de su sueño bajo tierra, obedecen las órdenes de una Voz que los incita a quemar indiscriminadamente a los jóvenes no muertos, rebeldes que rondan por ciudades como París, Bombay, Hong Kong, Kyoto y San Francisco.

Inicia sesión y deja un comentario